domingo, 27 de octubre de 2019

El vacío del presente: un poema






“El vacío del presente: un poema”

El vacío no se puede llenar con cualquier cosa; y ya está.
El vacío tiene forma, porque es el presente.
Tenemos que estar siempre buscando su forma.
Una forma que se va haciendo poco a poco a de golpe
Como un estallido, y al descubrirla, es entonces cuando
Estamos preparados para poder  llenarlo.
Nuestro peor vacío es el presente…porque siempre es
Eco del pasado.
Un pasado que a veces, nos pareció lleno y realmente,
No tuvo nada..
Digo yo que pudo estar lleno de vacíos, de desencuentros, de tristeza,
De mucha tristeza; de aparentes alegrías;
O de muertes de cosas o de seres queridos;
Incluso música y baile ( poco) que me configuró lleno de “ojos” como
Algunos quesos de color anaranjado con olor de los pies de uno mismo.
Por eso el vacío del presente es el peor, porque al llegar desconocemos su forma
Y tampoco tenemos paciencia, ni sabiduría suficientes para buscarla.
Al buscar más aún el remedio a lo que pensamos, percibimos que no la tiene.
Porque no sabemos cómo pero hay vacíos rotos que nos dejan hechos jirones
Sin compostura.
Pienso en no hace tanto.
Era la víspera de ingresar de nuevo en “el hotel de la bata de la vergüenza”.
El de la mesa fría y descarnada;
La que te acoge en un sueño sin sueños; un vacío de mañana.
Y vuelvo a escribirlo en la espera del paseo perruno en 2019.
Es Octubre a las afueras de Boadilla del Monte,
 al lado de la vía de un Tren Ligero del Oeste de Madrid;
y con las ruedas traseras del coche pisando porquerías de las que
abandonan gentes comunes y maleducadas que a poco que te descuides
te llenan de lo que tiran en cualquier momento y lugar, porque están a rebosar
de toda la basura que existe y te puedas imaginar.
Hoy es Domingo y cambian la hora, jugando los poderosos con los ritmos circadianos
De todos.
Y piensas que casi mejor sería seguir vacíos que llenos de engaños que prodigan las malas gentes para sembrar odio, desamor, desesperanza y dolor
Que al fin es lo que llena los vacíos aunque no sea estanco el recipiente
Que venimos a ser nosotros, hechos jirones,
Claro.
© GatoFénix

GatoFénix (…entre un lava y otro)

miércoles, 28 de agosto de 2019

El "buen rollo femenino"


(Concebido viniendo en escúter desde Jaraiz.)
El “buen rollo femenino” pocas veces percibido.
Me recuerda al tango que baila el General retirado con una mujer.
Él, ciego, sólo percibe la vibración de la mujer, su aroma.
En la película “Esencia de mujer”.
Pero no es eso. Es algo más que aunque toca elsentido del olfato,
No es determinante.  Porque no tiene que ver con ello.
Pocas veces percibo esa sensación de estar inundado
del “buen rollo femenino”.
Sin palabras.
Ese tango es una metáfora magistral de la vida.
La vida que yo he conocido por suerte, que ya no.
Este escaso elixir que embriaga…en silencio.
Sin necesidad de palabas.
Sólo un pequeño roce, un pequeño tacto
Y unos ojos que te comen vivo con los párpados
“A media asta” .
No se puede, ni se debe, desdeñar lo mágico y único
de esta existencia,  ni de la que venga, sabiendo
que somos eternos.
Escaso y preciado Don de Dios y agradecido por ello.
Sí, eternamente agradecido cuando lo has hallado,
Porque es puro amor que restaña heridas de la batalla diária,
apenas con una mirada y un beso.
Mi cerebro accede a ese cofre interno y lo evoca, ahora.
Como si fuera hoy, en este eterno presente
del que gozan  los tesoros del alma…
Este” buen rollo femenino” es lo más sutil y poderoso.
Algunas matarían por tenerlo y mueren de envidia,
Y lo intentan con puestas en escena hueras.
O con bisturí, o aderezamientos, pero es inútil.
No tiene que ver con la edad ni la apariencia.
Es, esto que intento contar, como una pompa de jabón
que se deforma y se te adapta sin romperse cuando
se desplaza, como con inteligencia propia y sutil,
Pero no es algo que tenga que ver con afeites ni olores artificiales.
Es algo energético que percibes como percibe el frescor del musgo
La palma de la mano o la planta del pie descalzo,  la hierba;
O nuestra mejilla antes de tocar la arena de la playa un metro antes
Del cambiante perfil de la olas
cuando se hacen espuma y desaparece el agua dejando agujeritos.
Todavía sabemos que la tierra exhala, estando tan cerca,
ese buen rollo de la vida.
No se puede describir “el buen rollo femenino”.
Son sentimientos puros exentos de aditamentos.
Diría que no se localiza la fuente, en parte fija del cuerpo.
Es algo que nace como una chispita y vibra como lo hace el bronce
De una campana o el cuarzo de un cuenco o el borde de una copa de cristal
Cuando deslizamos sobre ella la yema del dedo corazón.
Son como latidos armónicos que llenan el entorno.
Al percibirlo, sintonizas con él y te contagias, y poco a poco te desmoronas…
 y te diluyes como un azucarillo en una taza de poleo menta, lavanda y melisa.

© GatoFénix (2019 pensado en viaje de vuelta desde Jaraiz de la Vera)

¿Qué te desenamoró de mi?





¿Qué te desenamoró de mi?
Me preguntaba estando en esta isla de tiempo
en el mar de los días por los que navego.
Ya sé que gente estudiosa lo sabe.
Han ingeniado un código de barras para todo.

Y dicen saber, con precisión,

la fecha de caducidad de todas las cosas ¡admirense!
Y tambien del amor, al fin, otra cosa.
Lo tachan de caduco e incluso casi ridículo, pueril o adolescente.


Será que estoy mal hecho...o que no evoluciono...

o que soy/estoy muy tonto,...¡pero mucho, mucho!

Porque a mi, no me pasa.

Yo tengo el amor guardado como se guarda el buen paño,
en el arcón de madera de sándalo acolchado,
de seda rosa y azul celeste como el perfume
de Orión y Angélica, de Aura-Soma.

Lo tengo acomodado en un lugar bonito del corazón,
al lado del baúl de la infancia, que es el tesoro mio.

Ese, que, gracias a Dios, me acompaña a todas partes y,
aunque soy muy despistado con las fechas,
esos recuerdos andan vivos y salen y entran por donde quieren de mi,
y casi diría que son como la sangre luminosa del alma...
Y, que no desaparecerá; lo sé.

Sé que no morirán cuando muera.
Como este poema roto y desmanido que me sobrevivirá;
o incluso puede, que me lleve
allá donde vaya.
¿Quién sabe esas cosas?

Por eso no entiendo... y me pregunto

¿Qué te desenamoró de mi?

Sentado,
en el islote inconsistente del tiempo del efimero mar de los dias.

© GatoFénix

martes, 25 de junio de 2019

Mi piel

Mi piel

En los confines del cuerpo
está mi piel, tan
pegada al alma
que
descansan en ella:
la mano de los sentimientos,
el manto de tu mirada
y,
el frío de tu ausencia.
A veces,
mi piel,
tan pegada a ti,
conforma la mejilla del amor...
con su mejor sonrisa.
Entonces,
la cuna del olvido del tiempo,
es.

GatoFénix

martes, 30 de abril de 2019

Rosa Mosqueta- Llegando la Aurora

Se estaba desangrando la bolsita de té,
Dejando con su hemorragia incruenta
Toda la taza llena de Rubí y granitos de granada, 
Inundando el entorno como de amor Natural 
húmedo y cálido rebasando los confines de la taza 
hecha vapor incoloro, aromático y armónico. 

Mis pensamientos fluían tristes pero serenos; 
llenos de ausencias y empapados de los sueños, 
que toda la noche entraban y salían de mi por las sienes, 
la frente, por los ojos y a veces por el corazón 
recorriendo la espalda y mis hombros hasta el esternón.  
Luego me despertaba un poco; me rebullía  un poco,
hasta que volvía a sumirme en el sueño. 
Así, al cabo de un tiempo en este trajín, 
llegando la Aurora, 
los sueños se trocaron el pensamientos y en discursos;
 Dscursos que, aunque pretendía firmemente llevarlos al papel, 
sabía en el fondo, y en la superficie, que nunca lo haría 
porque me conozco bien. 
Me cuesta mucho reconstruir varios pensamientos 
cosidos con sueños que al despertar se deshilan y no hallo 
con qué unirlos para construir un cesto útil 
para contener ideas, sueños, soledad y 
sentimientos que resista el transporte y el paso del tiempo 
sin verterse ni desvirtuarse en su esencia, 
para cualquier entendimiento de cualquier Ser nacido de mujer.
De ahí, que esta infusión de Rosa Mosqueta 
me parezca una buena alegoría de esta mañana.
© GatoFénix

domingo, 7 de abril de 2019

Jóvenes promesas - Casa de la Moneda -Cromática-Diacrónica





Somos unos privilegiados
oyendo su música...de la que ya no queda.
Música en  la Casa de la Moneda. 
Mientras, otros jóvenes,
(Siempre "los otros" de Amenabar)
Irrumpen en la Magistral
burlándose de la Espiritualidad,
de la Cultura, de sus Ancestros,
de Santos nativos del pueblo
y que son nuestras raíces.
Unos privilegiados, que todavía nos dejan,
aunque entre burlas,
que oigamos algo tan "decadente", adjetivan,
como Bach.
La armonía de las matemáticas
flotando en sonidos que ocupan la Sala
para quienes quieren sentir en el Alma Eterna
del hombre sin Edad.
se puede ver, cerrando los ojos
el bamboleo de las ondas multicolores
de vientos , maderas y cuerda.
Te acuerdas de cuentos de la niñez
con aquel Flautista de Hamelín,
que con su flauta llevaba a los niños
hasta la Gruta Oscura.
La música siempre nos "rapta"
de alguna manera y hace dos cosas
simultáneamente:
- Nos saca de nuestra realidad del momento y
- Nos conduce a una gruta aparte del ahora...
siendo tiempo y medida,
nos saca del mismo y nos deja sin medida ni dimensiones
como si fuéramos un Todo, de lo que realmente,
Somos.
----------
Luego aparece un piano y sus gotas de agua
resuenan acompasadas
con la lluvia que tamborilea en el tragaluz
de mi buhardilla y...
nos arrastra, o nos inunda de soledad
húmeda y llorosa.
Es parte de nuestro Ser,
que sabemos eterno.
Viene y va en el péndulo del tiempo
con la batuta de la Directora haciendo 
que se nos encojan los hombros del alma
y,... nos dejamos llevar como saltando, jugueteando,
de charco en charco, como si los años no hubieran pasado
sobre nosotros con todas sus inclemencias.
Tenemos vagos recuerdos o ensoñamientos, mientras
llueve en los tejado de cada casa de Madrid y Alcalá,
nuestro cobijo nuestro,
como el pan nuestro de cada día,
la sagrada Oración.
¡Dios bendiga la música!
Porque aun siendo miserables, como somos, nos acerca
a lo intangible y podemos casi en un arpegio
de las teclas de Sergio a nuestras 
más profundas tristezas y salimos,
no sabemos cómo, a flote, y creo
que casi sonriendo, como si nos hubiéramos equivocado
en un paso de baile, sin pareja y sin público.
Que al fin así es nuestra vida.
Y cada cuesta
cromática-diacrónica,
la subimos como si fuera
el final.

© GatoFenix

lunes, 25 de marzo de 2019

Primavera 2019: Pluma...de gaviota.






Hoy es 24 de marzo de 2019 y me han entrado
unas ganas irrefrenables de escribir con esa pluma.
Vosotros ya lo veréis en Arial o en Times Roman
Pero el original está escrito en un libro de notas 
que en su año fue una agenda, como todas, llenas
de páginas vacias como si esos días
no hubieran existido.
Pero como el tiempo es como es:
va y viene;o se detiene.
Se detiene cuando quiere, y sólo en estas agendas,
y puedes escribier fuera del tiempo,
fuera de tiempo, claro, porque sus hojas impresas
son del año que sean, aunque curiosamente, en estas hojas
que escribo, se lee: MARZO  24 - 25
Miro la cubierta y pone: 2010.
Quedo pensando como todo es un juego sin casualidades
pero que a nosotros nos sorprenden y nos silencian,
porque nuestra memoria localiza ese tiempo
y ve que es mucho o que no ha sido nada,
y nos vemos nueve años después, en alguna página escrita
y nos recordamos...varis páginas sacando la nota media 
de los alumnos antes de Semana Santa...
Ves. Una pausa y sigo por el placer de escribir 
con la pluma que me regaló mi mujer estas Navidades:
MONTBLANC, modelo "le Petit Prince Edition"  
  
A veces dan estos prontos, como si, las palabras y los trazos,
estuvieran cautivos de la tristeza en la bodega de un barco
y necesitan subir a cubierta;
ir corriendo hacia la Proa,
y ver,
como sólo se ve en el mar que la mar es redonda,
"la mare que nos parió" y el cielo imagino
azul como el azul de unos ojos imposibles de amor imposible,
cielos cruzados por gaviotas que viajan hacia barlovento,
jugando con el aire de sus alas ignorando el viento de estribor
que lleva nuestro navío, ligeramente escorado
hacia el lado de babor.
Y se va mitigando el ansia viva de scribir y vuelves en ti.
vuelves a llenarte de aromas de primavera;
colores pintando las ramas de los árboles;
como si fuera un regalo de cumpleaños
de los más inesperados.
Es primavera;
no una primavera cualquiera; Es, esta primavera,
la primera de otras que espero que vengan, 
a pesar de nosotros los hombres,
que ya no tenemos ojos
sino para "el móvil",
reducidos a una celda,
"El Celular" que llaman, nuestros hermanos 
del otro lado de esa mar océana.

© GatoFenix

viernes, 15 de febrero de 2019

Fractales de luz como de ganchillo



Amor incomprensible,
e incomprendido.
¡Vive Dios!
Fractal natural de luz que dibuja
el contorno de las cosas.
Caballo con forma de dragón,
que a su grupa, 
salí del polvo de la tierra y viajé tan lejos
que nunca los bordes de las nubes
escribieron algo tan bello.
Amor incomprendido,
que quiso porque quiso,
 regalarme un trozo de la vida,
O Dios…
¿Quién lo puede saber?

Pero todo tiene un tiempo, yo no lo creía.
No podía creerlo.
Porque una cualidad del amor es la ingenuidad,
clave para la felicidad.
Y la vida propia de las cosas
por alguna extraña levadura madre 
fermentó.
Se horneaba tan lentamente
(Pensaba que no subiría)
Pero un día ya todo era diferente.
La vida es puro cambio y dicen..
“Que al que cuece y amasa…”
Y aquí estoy entre cacharros de cocina,
Todos los días…me faltaría hacerlo.
Otro aprendizaje.
Cualquier primorosa creación de las nubes
Desaparece y muta en otra cosa.
(Somos menos que nubes)
Apenas somos nada…
Y sobre todo: un misterio,
con cara de bollo suizo.

Luego nos dicen que somos tristes,
Que somos otros,
Que ya es gordo, que seamos los últimos
En enterarnos.
Todos saben más de nosotros mismos
Que nosotros.
Podemos escribir todavía, eso sí, sin saber hasta cuando.
Hasta les molesta nuestro silencio,
Y nos lo reprochan.
Porque sabemos, cada día mas, que es nuestra única posesión
De ahí que estas letras sean, salvando el abismo
“sonidos del silencio interior”
Envuelto en el amor,
 que nos proteje siempre.
Y vivimos (plural mayestático) sin hacer ruido
hasta que desaparezcamos,
cuando y como Dios quiera.


© GatoFenix 

domingo, 10 de febrero de 2019

La Tierra es "un valle de lágrimas".



Una y otra vez repetía mi mamá esta sentencia:
"La Tierra es un valle de lágrimas"
Yo, con las fuerzas que la juventud,
rebatía el argumento, pero no con mucha fuerza.
Era más "un quiero y no puedo"
que una verdadera convicción,
porque ya entonces,
 no encontraba asideros para tal empresa.
Que la tierra es hermosa por donde la miremos,
es cierto, pero siempre hay algún elemento humano
que tuerce el tema y lo contamina
de su propia mala fe.

© GatoFénix


martes, 5 de febrero de 2019

martes, 29 de enero de 2019

Nuevo nacimiento de GatoFénix. 02/03/2018 (casi voy a cumplir 1 año de vida) Preparando Celebración.

Que pena, por Dios, "gatete"!
¡Qué pena si hubieras muerto,
y no volvieras otra vez!
¡Mi niño!¡Mi pobre motero y solitario, niño!
De siempre "liebre" del 51, según los chinos,
con el alma encogida al encontrar
"hombres de escopeta y perro"... en la vida.
Alma libre, de "liebre", sensible y temerosa.
Temerosa de encontrar armada:
con pana y botas;
chaleco y canana;
gorra de camuflaje,...
la zafiedad.
¡Vade retro...!
¡Peligro en el área!

¡Que pena, por Dios!
Conejito de oro, sin alas de plata,
pero siempre que puede sobre dos ruedas.
Bien calzado para disfrutar por lo negro.
Son ya medio millón de kilómetros por carreteras
trazadas en los paisaje de España,
haciéndose hueco,
como empujando las cunetas para fuera,
con los colores de cada estación del año...
Dejando, no obstante, que nos invadieran los olores
de cada sitio y momento, tierra y vegetación,
por lo que, aun con los ojos vendados,
sabríamos por donde transitamos
con nuestra cabalgadura.

¡Pobre GatoFénix! si no hubieras vuelto
de ese lugar, detrás de la luz, y sintiendo
una paz indescriptible.
Si no hubieras vuelto de la muerte
de ese día lleno de diluvio y oscuridad...donde
tremendamente solo, no hallé más cobijo
que en mis rezos a aquellos en los que creo profundamente
y que sin pizca de vergüenza menciono y agradezco,
aunque sea objeto de medias sonrisas.

¡Pobre de mi! Porque de mi hablo.
De ese pequeño "gato" que de salir una y otra vez a flote,
desde sus cenizas; nominé como Fénix, añadiendo:
"Por la Gracia de Dios", que "al César lo que es del Cesar
y a Dios lo que es de Dios".
Dios al que , humildemente sirvo, dando clases, dibujando,
diseñando, escribiendo (cuando puedo)
inventando cosas, siempre copiando las soluciones
de la Sagrada Geometría Divina que todo lo contiene
y que todo es una manifestación de ella.

Saliente el invierno pasado, dos de marzo, casi me acabo con él.
No sé cuántas "vidas" le quedarán a este ser,
de las siete, que dice el dicho, tiene el gato.
Cuántos renacimientos de Fénix, hasta quedar
en gato muerto, como cualquier mortal,
como en esta ocasión.
Igual que ese pobre animal
de pelo negro y blanco que vi ayer sobre el asfalto.
Tal vez, atropellado al intentar, cruzar mirando al frente,
absorto en su objetivo y sin mirar a los lados...
como nos pasa ahora a todos que nos inunda completamente
nuestro pensamiento o nuestro mundo interior o nuestro vacío
y otras veces estamos abducidos por el móvil...
ajenos al exterior y que nos enajena tanto que nos puede pasar
lo que a este gato de hábito dominico... y todo el conjunto
nos atropella y nos mata.
Debo felicitarme, por tanto bien.
Aunque no sepa el motivo.
Creí que todo estaba concluido...
y estuve en paz yo no sé el tiempo.
Pero hube de volver inerme
fijo en la luz del techo de la ambulancia.
Y supe quien era y el número de mi mujer
para que la llamaran...
aunque recuerdo que me despedí
y quedaron sentadas en el sofá de casa.
Luego vino todo "el después", once meses al lado del dolor.
Mucho tiempo solo, viendo las cosas con claridad,
sin engaños de falsas apariencias.
Una nueva gestación sin el vientre de mi madre, para volver a la vida.
Hace unos días volvi a montar en moto para  ir a Brihuega.
No era otra vez.
Fue algo diferente pero parecido a la primera vez,
cuando pasé de la Vespa a la BMW R100RS.
Mi corazón latía entonces más deprisa por el miedo
y los pocos años.
Ahora, volvía, incrédulo y prudente sobre otros huesos,
con otra vida.
Como si fuera un tiempo prestado...
para no se qué, si no es que sea
para contarlo y dar testimonio.
Porque, realmente,
... todo ha cambiado y es
"Distinto".
Verlo es una dolorosa bendición.

 © GatoFénix




 © GatoFénix



PD: También mi hermano Javier la ha puesto en funcionamiento. 
Se lo agradezco, en nombre de ella, que sé que tiene sentimientos. Lo merecía. 
Y a mi hermano que Dios le de años para disfrutar de ella.