jueves, 14 de enero de 2010

Los paraguas rotos

¡Paragüeeeroooo, lañaooor!
Esos paraguas negros y rotos
caidos en el suelo son
los murcielagos muertos
en los días de agua y viento
tras batalla desigual; son
vestigios de la Armada Invencible:
toda una paradoja.
Ángeles caídos por la soberbia.
Daños colaterales, en esta lucha,
permanente,
contra los elementos...
que es la vida.
¡Ah!
porque menudos elementos nos aquejan.
Casi siempre "los otros",
a veces nuestra incomprensible forma
de ser;
nuestra alienación.
Podrían ser ,
estos murciélagos capotados,
una metáfora de nosotros y de nuestra
incomprensible mortalidad.
Bien podríamos encontrarnos
reflejados por ellos y su suerte,
como una premonición.

GatoFénix

3 comentarios:

josé javier dijo...

José María, no sé cómo, pero vuelves a superarte. Es un vistazo nada más, pero ¡Qué vistazo! Murciélagos muertos después de La tempestad, los negros vestigios como "nuestra incomprensible mortalidad". ¡Es una coz de mula, Gato! ¡Va directo al plexo solar! Y estoy seguro de que te sale solo, porque tiene que ser así y así es. "Los paraguas rotos" es de una perfección, de una fuerza y de una originalidad realmetne increíbles. Uno la podría leer mil veces. Demasiado buena para Internet, José María. Y lo digo en serio.

Narci dijo...

Los murciélagos nuestros, una metáfora de nosotros mismos, y tu poema una alegoría de la vida y los sentimientos.

Besos y Feliz 2010.

Narci

Sap. dijo...

Amigo Gato,
Pedona que en apoyo a tu bello poema me atreva a enviarte mis 36 paraguas rotos, paraguas tristes, "sad umbrellas", cadáveres de tela y varillas que se cruzan en mi diario caminar:
http://www.flickr.com/groups/sad_umbrellas/

Sap.