viernes, 30 de julio de 2010

Cortina de avena loca



En esta imagen ves mi bicicleta.
Hay días que salimos de paseo:
respiro, pienso, miro y, sobre todo,
pedaleo.
Me gusta sentir el aire,
aunque sea el sofocante de las doce.
A veces, cuando el sudor llega a los riñones,
busco una sombra y la dejo anclada y como una veleta.
Una veleta rebelde y peleona -con el viento, claro -
Pero está en su salsa,
jugando al escondite con la evena;
La avena loca, frente al paisaje casi yerto;
un mar de abrojos y algunas amapolas sueltas
como mariposas en este aprendiz de desierto.
Juntos matamos el tiempo - es un decir, ya sabes -
con tantas dudas como pedaladas;
y mientras pienso en el sudor como respuesta,
me roza la piel avena más que loca, chalada,
y me hace cosquillas en una cuesta.

Se me para el reloj en los caminos,
entre las plantas llenas de sol, bailando sin balada
en una mañana en que las avenas locas
se me antojan;
campanas sordas en días de fiesta:
preguntas, sin respuestas.

GatoFénix
Posted by Picasa

3 comentarios:

josé javier dijo...

Otra incursión en la eternidad, y como siempre, el cazador vuelve con su morral lleno. Eres un Nimrod de lo inefable, amigo Gato.

GatoFénix dijo...

¿El conjunto de Rock o el de algún personaje bíblico? No conocía el término. Todo a base de la Wikipedia o Elgar - Nimrod (from "Enigma Variations")
Tienes un culturón y ya ves aquí me tienes aprendiendo.
Un abrazo

josé javier dijo...

Nimrod, o Nemrod, "poderoso cazador frente a dios!" y constructor de la torre de babel, pero en eso no te le pareces. No hay sino una sola voz en tus poemas.