lunes, 19 de julio de 2010

En el charco de las palabras



En el charco de las palabras
no encuentro, ahora.
Ni ahora, ni nunca faltaron las palabras
pero es verano.

El estiaje de las palabras
es como el de las aguas.

Ya sé que son más viento y fuego que agua,
pero eso viene con los tiempos,
y los tiempos de la "frescura"y del cinismo
se dan también en verano.

Por eso faltan entre otras
las palabras:
ahora, nunca, verdad, amistad,
nobleza, sonrisa y beso.

En el charquito de las palabras
hay más miedo, que vergüenza;
más odio, que amor.

Tiempos viles de gentes sin palabra.
Con palabrería, pero
sin palabra.

Algunas palabras, se han secado,
permanecen como costras de barro.
Palabras que son grietas de la piel
de las gentes solitarias;
otras suenan como el croar de ranas locas
en una caja hueca que nos "flashea" sin descanso.

Muchas palabras se han evaporado
y han ascendido al mundo inconsistente.
Perdieron su naturaleza
revestidas,
travestidas o
tan huecas que volaron.
Inventaron, luego,
otras palabras de hormigón
y las pusieron, casualmente, ahí,
donde estaban todas,
formando un malecón.
Palabras como banderas
banderas de odio en Babelia,
antesala de las guerras.

Un malecón en un charco,
un charco de diseño, claro;
mejor oscuro feísta-todo-vale:
mediocres al poder. ¡Marchando!

Todo este asunto, de las palabras,
ha producido víctimas.
Daños colaterales, dicen.
Han muerto bastantes y casi todas,
de luto andan, las que pueden andar.
Personajes con muletas y muletillas
andan haciendonos desfilar al paso de la oca.

Hace mucho, las gentes amaban las palabras y
en ese lugar de salir "al fresco" junto a un botijo
fui creciendo.
Era el charco del verano y todavía
está vivo en mi recuerdo.
Los padres dejaban a sus hijos
jugar con el agua de los dichos,
para que aprendieran a ser,
y para que no anduvieran como sordos y mudos,
"alobaos" - se decía -
y así, hablaran para entenderse,
para cooperar en la tarea
de sobrellevar la vida,
entre todos.

GatoFénix
"Hay que tener talento, pupila y salero para saber esta vida arrastrar" - dicho de mi padre q.e.p.d.

2 comentarios:

josé javier dijo...

No me juramentaré a favor de las palabras (no todas me gustan) y mucho menos a favor de los sustantivos, pero los nexos me encantan. Permíteme, José Mª, que grite desde aquí ¡Arriba los nexos! y que los orondos sustantivos se pongan a régimen.

GatoFénix dijo...

Gracias por tu comentario, JJ. Ha palabras qeu no tiene mucho que decir, sobre todo las de significado variable.
Un abrazo.