domingo, 4 de abril de 2010


Castillo de Uclés.

Descanso en día de descanso.
Como el agua tomé un recodo
ante el obstáculo,
volví sobre mis pasos.
El día está confuso.
Lleno de claridad.
Son otras nubes.
Idus de marzo.
Sol con uñas.
Viento fresco en la cara.
La gris alfombra del suelo
zigzaguea,
se alabea,
se duerme,
ronronea,
me sacude y bambolea.
Corono los repechos mientras
planean mis discursos,
dentro del casco,
envueltos en pensamientos.
Remanso de paz, este viaje,
en este sempiterno invierno
que no termina de romperse en flores.
Invierno acuoso de soledades,
brasero y chimenea,
rematado en este Jueves Santo
lleno de amor incomprensible.
Divino amor, como todo amor verdadero,
al borde del abismo,
del dolor,
en la frontera del drama;
En brazos de La Pietá.

Descanso en el remanso de la semana.

Nunca estuve en Uclés, antes.
Al menos hasta hoy, eso creía.
Después de esta vista,
el histórico bastión fronterizo
lo siento familiar.
No sé...
que puede que sea por su vino.


GatoFénix
Posted by Picasa