sábado, 30 de octubre de 2010

Memento homo






En este día de Todos los Santos
recuerdo a mis padres ya fallecidos.
Ellos, junto con tantos otros,
son esos Otros anónimos Santos
que dieron ejemplo con su vida
lejos de discursos vacíos.
Pasaron por aquí
viviendo la pobreza como podían,
a veces incluso, con alegría.
Fueron aquellos que enseñaron
a quien quiso aprender,
lo que es la esencia de vivir
sin alharacas, en el comedimiento,
en la frugalidad en la discrección 
y en la fé.
Una profunda fé en Dios,
aunque se ataban al rosario 
como el que va en una galera,
haciéndose mil preguntas
sobre el infortunio, el dolor 
y la maldad de los hombres,
pero nunca desesperaron
y hasta fueron comedidos en sus quejas,
de las que pidieron perdón,
en el santo temor de Dios.

En este día en el que dicen los sabios
que se abre una ventana entre los dos planos
y parece que hubiera
un pequeño receso en su eternidad
para mirar a los que dejaron.
Quiero que encuentren
mi amor de otoño y el reconocimiento
de su esfuerzo, y del sacrificio
para que pudiera vivir mis estaciones.
Dolor nunca elegido y siempre aceptado
aunque sobrevenido, sobre todo 
en primavera y mi primer verano,
lo cual siento y pido perdón por ello.
Encenderé una lamparilla de aceite
para que su luz os guíe hasta mi casa.
Después de encontrarnos
no tengáis  pena y seguid vuestro camino
en esa Gloria que perseguisteis
toda la vida.
Pido a Dios que sea mejor incluso
de lo que imaginasteis.
Todavía me apena vuestra muerte.
No sé si hice todo lo que pude.
Me tranquiliza pensar que os habéis liberado
de este valle de lágrimas que decíais.

Nosotros, aquí, bien, gracias a Dios,
dentro de lo que cabe,
como tantas veces os he oído.
Un beso enorme para vosotros
de vuestro hijo que os quiere.

Amen, Jesús.


GatoFénix
Posted by Picasa

jueves, 21 de octubre de 2010

La anti-tiara

Si escribo es porque da igual:
igual porque no hay nada que decir que no sepas,
si quieres saber, claro.
Por eso me entretengo sabiendo,
 a sabiendas ¿sabes? 
que a nadie  le importa lo que lea.
Ser libre tiene esas cosas;
no tener  una tribu, es lo que tiene.
A veces el don de la inteligencia,
poca o mucha que Dios me dio,
sobre todo si me abandona el humor
y se agría el ánimo,
es una broma pesada.
Te miran raro, si es que se dignan
y un poco diciendo… ¿y este qué se cree?
¿A dónde vas sin varios títulos bajo el brazo
y sin Hipatia de Alejandría con su biblioteca,
todo a cien y un cuarto y mitad de la última y más antigua religión
en la frente?
Es bonito reflejar  el tio-vivo del tiempo;
a veces el trenillo de la bruja; otras, el látigo,
el barco vikingo o la ola.
Como una ola ¿lo sientes?
Frente de Juventudes;
Nuevos cachorros de viejas generaciones;
Acción Católica de jóvenes y” jóvenas”
que así se anticiparon nominándolas
los curas progres - va para treinta años -
en aquellos  movimientos de cristianos de base,
teología de la liberación por medio,
 a la Ministra del ministerio hoy extinto.
Igual(me)dá que me da lo mismo.
El daño quedó hecho.
Modern family; los Simpson; Sin-chan…
parábola de la cizaña,

Todo por, iba a decir, por la Patria. Pero, qué patría
 queda, si no es el sillón o el propio ombligo
New-Goebels seduce a la tribu mediante el plasma,
prietas las filas; argumentarios  para apuntalar
 el marco de pensamiento (H)único.
Y yo en eso de la filiación: a la cuarta pregunta.
Pensando por mi mismo, en voz alta.
Sí, ya sé que decir esto, sin miedo te etiqueta, pero,
hace cuarenta años, decir lo mismo también merecía
una  etiqueta, aunque de signo contrario.
De oscuros curas, militares y “sociales”
a mediocres progres, artistas, sociólogos y psicólogos oscuros.
“Los mismos perros…”
Decía sobre esto de escribir, que para qué.
Porque es bonito escribir, esta noche.
Verdaderamente, placer pensar en voz alta.
Total, un poema…es literatura poco seria;
cosa de un gato aficionado,
 de adolescencia tardía o inacabada,
un cabeza-chorlito con poco fuste y sin basamento.
No me darán el Nobel,
aunque bien que me gustaría merecerlo,
para qué negarlo… “Podría
pagar lo que queda de hipoteca,
sin hacer mal a nadie.
Sería como el Gordo de la Lotería Nacional
- antes de que sea Regional, provincial o cantonal,
que siempre será de menos cuantía,
aunque no por ello merme su importancia ¡Por Dios!”
No importa que luego me rechacen,
“los (H)unos” y los otros,
porque no soy de los suyos.
Y llevan razón que tampoco importa:
 “después de cien años…” de soledad o no,
si queda algo para entonces en el planeta,
que algún estudiante haga una tesis sobre las reflexiones
de alguien que pasó por aquí, más o menos
cuando el zapatero, antes de irse a sus zapatos,
le dejara el cetro, la corona y el solideo,
casi la “anti-tiara”,
a  un maestro en el arte del engaño,
a  un “gato” sibilino, de mi quinta,
aunque no hiciéramos la mili juntos,
ni, si se engarzara el país en una contienda fratricida,
lucharíamos por las mismas cosas,
ni en el mismo mundo..¡ Vive Dios!

GatoFénix

lunes, 18 de octubre de 2010

Tiempos de tala, Javier.

Enfermó el olmo de  mi infancia
en una epidemia de árboles, 
justo cuando empecé a trabajar en otra aldea
apenas dejada atrás la adolescencia.
Fue un tiempo terrible para todos.
Primero llegaron los chinches verdes
que todos llamaban: malgüeles y ... 
Allí enfermó toda una alameda
dos kilómetos de álamos en 
Alameda de Cervera, 
y la talaron ...
quedó el pueblo sin razón de ser
y donde se podía jugar al escondite,
como en una selva doméstica,
o a coger espárragos, 
o collejas en las laderas 
de los terraplenes arenosos 
del cauce del canal en los alrededores, 
o setas de árbol,
de un tocón llené dos bolsas, una vez; 
incluso encontré, otro día,
unas colmenillas que nunca había visto,
me las comí con recochura, lo confieso;
pues todo eso, junto con nuestras vidas
al principio de todos los comienzos,
al duro comienzo de todos los principios; 
todo digo, quedó hecho un erial 
y nunca fue lo mismo,
ni mucho menos.

viernes, 1 de octubre de 2010

Envuelto en aires



Envuelto en aires de poniente,
como en volandas,
anduve buscando el otoño
pero, los "grandes almacenes"
de Gaia, estaban sólo en ello.
Algunas etiquetas amarillas,
al llegar a Cuenca,
en las alturas de los chopos
de la ribera derecha del Jucar.
Hasta allí,
un entrar en los pensamientos
para viajar sobre un sueño,
increible pero cierto,
que es mi moto.
Me gustaría , pero no puedo
contagiarte mejor la sensación de ser,
de sentir y volar en un tunel
como encapsulado,
totalmente despierto,
con cara de bobo feliz.
Escaneando con los ojos cada instante,
escrutando el horizonte que me llega
y percibiendolo todo...
viniendo o yéndose
a gran velocidad.
Con su mejor azul zafiro radiante, el cielo
tuvo, colgadas, todo el viaje
varios trenes de nubes,
nubes de algodón por cierto,
nacar y cielo,
superpuestas 3D en vivo,
moviéndose hacia el norte
parsimoniosamente, en apariencia,
- que luego vete tú a saber.
Las lindes están cubiertas de los,
hasta hace poco,
erguidos girasoles que ahora
son siervos de cabeza gacha
a nuestro paso, como en el cuento
de "El gato con botas",
atravesando las tierras
del inventado Marqués de Carabás,
- que no hubo gato heredado más rentable
en la historia de las historias.
Así, calzado con "las botas de siete leguas"
he llegado hasta el puende de San Antón
y he vuelto a casa pensando:
A veces la vida es como si no pasara
y todo en tu otoño pasa ya demasiado rápido.

GatoFénix
Posted by Picasa