viernes, 31 de diciembre de 2010

El Wu wei


Contaros las cosas que cuento
a veces, me parte en los versos
- como cuando los dedos de los niños
labran la arena -
y entre los surcos caigo.
Caigo esparcido
lanzado a voleo,
como las semillas
(¿sueños?)
semillas que son palabras;
imágenes de las cosas
que a veces son besos,
a veces son llantos,
y, a veces, susurros
de imperios antiguos, dormidos,
que se siembran con letras
tiradas a voleo,
como todas las vidas.
Vigas ellas, de una casa sin techo,
la casa del Padre,
que forman un pentagrama
donde se posan...
o pasan entre ellas, volando...
rozando...
los alientos vocales,
esencia del alma intangible
de la palabra
(¿melodía?)
de mis versos que te cuento
cuando el año viejo
sale y entorna la puerta
dejándola entreabierta,
para que la luz y la vida
se renueven eternamente
y nos sobrepasen
sin que podamos comprenderlo
nunca y por siempre.
El Wu wei del Tao.
(Creo yo)

GatoFénix

P.D. Feliz año Nuevo (en occidente, claro) a todos mis amables lectores.
Con agradecimiento y afecto
GatoFénix
Posted by Picasa

lunes, 20 de diciembre de 2010

El Misterio

 

Como el Misterio se conoce,
centro de todo Belén.
Un misterio conocido,
algo que pasa y perdura
a pesar de la cordura.

La Luz empieza a nacer
un poco desde esa noche;
amores y amaneceres
que a duras penas maduran.

Que el Niño Dios ha nacido,
festejamos los creyentes,
Gloria in excelsis Deo et in terra
pax hominibus,
que incluso en tiempos de dudas
seguimos buscando migas del mazapán
de la infancia en nuestro hatillo.

Mazapanes, turrón y polvorones:
Sidra champán el Gaitero
famosa en el mundo entero.
¡Ay qué risa, tía Felisa!
Risa sana y hueca, de cena de familia.

Desamores y ausencias
junto al mantel y las velas
al lado de las peladillas
por entre las sillas, en torno a la mesa.

Ya no se lleva el Belén.
Son horas bajas.
En muchas casas,
las figuritas, este año,
dormitan en sus cajas.

Tampoco se llevan los niños.
Se usan para vender. Sólo valen para eso.
A todos, nos obligan a crecer
sin padre ni madre ni perro que nos ladre,
apartándonos del paraíso de la verdad misteriosa
envueltos en burdos engaños demoníacos
y lanzados a una cuna roja sin peluches.
A todos, nos obligan a creer
que somos parte de su rebaño,
más una piara de cerdos
o una manada de lobos con piel de cordero.

Por eso han hecho mazapanes con sacarina,
turrones light y cada vez,
menos polvorones.
Nos queda ...
Sidra champán El Gaitero y algún vino
para las risas huecas y necesarias
de estas noches de cenas familiares.

A la espera estamos del cumplimento de la voz:
"Ay de aquel que escandalizare a uno de mis pequeñuelos,
más le valiera atarse una rueda de molino al cuello..."
(Yo creo que andan tan sueltos porque
como ya no existen ruedas de molino...)
O tal vez sea
pura maldad y mucha ignorancia.
Que la policía no es tonta;
si ve colillas es que aquí han "fumao"
De verdad...¡Paz y Bien
a todos los hombres de buena voluntad!
De todo corazón

GatoFénix
Posted by Picasa

miércoles, 15 de diciembre de 2010

Desde que la vi


Como una muchacha,
que vive por vernos;
Ignora a su madre;
Se cambia de casa,
volcada en la suerte;
envuelta en caricias;
antorcha de anhelos.

Feliz y alocada;
cuerda de amores;
diana de aciertos;
racimos de besos;
desde que la vi...
la quiero.

GatoFénix
Posted by Picasa

Mensaje en la botella virtual.


No creas que es fácil suponer.
Es fácil suponer.
Se dice alegremente,
pero no es fácil (te digo) yo creo,
suponer que me lees.
Lo es más todavía;
suponer que me entiendes;
(A veces) imposible tal vez,
suponer que me quieres.
Que sólo el amor crea puentes
que unen los pensamientos.
Empero,
deseo que te llegue en mis versos
el mensaje;
que lo entiendas y calles;
que lo abraces y mires
con los ojos del alma,
la costa del mundo,
el agua de plata
frente al horizonte
nuestra interminable playa.


GatoFénix
Posted by Picasa

Alas "cero:cero" horas


Había pasado tanto tiempo, aquella noche,
que,
como si fuera ayer, te tuve.
No era la verdad de estas "cero:cero" horas
La música nos teletransporta
y en esa transfiguración,
soñamos que vivimos lo vivido,
reviviendo algo, nada acaso,
que todos piensan que está muerto
y pedimos balbucenates:
"Señor, hágamos tres tiendas"
a sabiendas de
que no estamos en el monte adecuado
y que no es la hora sexta del milagro.
Algún dolor nos trae
al invernal otoño y nos deja ateridos
todavía en la dulce saliva de un beso.

El pasado no existe, pero
es tan listo el cerebro
que "pasa" del tiempo;
y tiene memoria;
y capacidad y destreza
para alterarnos el pulso
y hasta nos dormiría para siempre
el reloj principal,
las saetas a las doce, claro,
en un pensamiento
de aquella sensación inolvidable.
Un soplo, unos labios
y todo vuela,
se desvanece y viaja
hasta descansar en el regalo del presente,
envueltos en la neblina matinal e intemporal
de la música que emerge
de los microsurcos de vinilo
como huellas indelebles
de unos dedos inolvidables
que nos levantaron de la infancia
y nos enseñaron a caminar
erguidos como eternos aprendices
de hombre.

GatoFénix
Posted by Picasa