lunes, 21 de marzo de 2011

Japón 2011



Como una pesadilla transforma,
la realidad en sueño. Japón
despierta sumido en ello
triste, triste, triste...y abatido.
Sumido en la pena de una fatalidad sorpresiva,
que para algunas viejas memorias
emerge el fatum recurrente.

La enorme luna de marzo
abre esta primavera,
con el negativo de la bandera nipona.
Ya no es la luna el pergamino,
ni el tambor del llano,
ni una enorme pandereta silenciosa,
sino un gran agujero del Sino
donde no se ve siquiera,
la liebre del horóscopo chino,
conejo de la suerte huído,
quedando en perla o camafeo
sin efigie de la suerte,
o en ojo frito de merluza de ración.

Qué tino tuvo, el terremoto,
que no digo suerte,
y su estrambote marino
para sorprender a este gran pueblo
meticuloso y previsor.
Podría decirse que estaba en una mira telescópica...
y vaya si atinó.

Este GatoFénix reza porque Japón
también resurja de las cenizas.

Este gato triste, recuerda el sufrimiento
y la profunda pena de los pobres de siempre,
los de todas las comparsas,
anónimos actores de reparto
en todos estos trágicos espectaculos
que nos deparan los amos del teatro.

Hoy, creo, que han salido los últimos costaleros
del enorrme "paso del Viernes Santo" que es la Central herida..
¡Que diferente manera de inmolarse!

"En este momento Blade Runner
se marcha volando de la escena, no sé dónde.
A su lado, una criatura con fecha de caducidad...
como él.

© GatoFénix
Posted by Picasa

No hay comentarios: