viernes, 3 de junio de 2011

© GatoFénix - ¡Felicidades, "Gorrión"!












Mariposas en movimiento
mar de trigo verde
primavera dos mil once.
- Tengo unos nervios, papá.
No he podido dormir pensando
que me quedan unas horas
para cumplir catorce. 

Mariposas en movimiento
trigo verde a mares,
primavera catorce,
en un sueño.

Catorce primaveras de aquella noche,
que nos pusimos, de parto tu madre;
y yo, de espanto.
- Qué poco valen los hombres...

Mariposas en movimiento
mar de trigo verde:
primavera y ...
avena loca de las linderas,
banderas de campanillas de sauce llorón:
quimeras.

Todo junto aquella noche de truenos y centellas.
Tiempo inestable, lleno de tormentas
que amedrentaban como una gran mascletá,
lejos de las fallas.
Naciste de pie, Sara, literalmente;
preciosa como un bombón de trufas, 
y queso con arándanos, como un "buda".

Allí estaba en quirófano,
verde, rana Gustavo,
la mano cogida de tu madre,
hecho un pocete de gelatina.
En un susto.

Si hay un momento
indescriptible para mi,
fue ese: verte,
con el gorrito blanco de frailecilla
y la piel con birriagos de mantequilla, 
transmitiendo, como un farilillo, paz y luz:
una belleza.
Debía estar boquiabierto,
babitontilocosonriente, mucho tiempo.
De esos momentos, 
que se olvida uno de respirar
y no se muere.

Cuando, tiempo después,
recordando entre nosotros un viaje de hace quince años.
-"...allá por Suiza, en casa de Margrit..."
- ¿Y yo dónde estaba? - preguntas.
- En la Barriga de Dios.
Y quedabas conforme pero pensando,
tan chiquitina.
A través de tus ojos se veía
funcionando tu nueva maquinaria,
pensando que aquello sería un balcón,
como el de casa,
desde el que se veía,
 como el patio de recreo del colegio de enfrente,
pero que uno no recordaba 
porque no das abasto con tanta entretenida.

Ahora me pides, como regalo,
que te abra una cuenta para entrar a formar parte
de la "barriga" de Tuenti.
Una plaza en donde juntarse,
de forma virtual, con las amigas.

Hoy toca felicitarte.
Felicitarte y felicitarnos por tenerte.
Por ser el mejor presente
que me pudiera dar Dios en su generosidad.

La vida cobra sentido
pudriéndose el grano y dando fruto.
Cobra sentido desde el servicio a un hijo.
Una hija, fruto del amor y del valor
de dos locos,
que cogieron un cometa en un descuido
cuando pasó cerca, sin pensar otra cosa
que en el viaje.

Mariposas en movimiento
entre las olas de espigas plata y verde
Catorce cuatro de junio, Sara
bella como una amapola en el trigo.
¡Ojalá vivas dos mil once
primaveras!



© GatoFénix 
Porque ahora mismo,
 hace catorce años, 
estabas naciendo, 
como este poema nace. 
Tu papá

No hay comentarios: