sábado, 24 de septiembre de 2011

Marx - Claro, Groucho... - Salut...




Tocaba ya.
Era el momento de inaugurar
el dorado tiempo del otoño.

Como siempre...de viaje.
Siempre en este eterno tiempo,
- vaya, tal vez eso quisiera -
de idas y vueltas;
yendo y volviendo constantemente,
como la "falsa moneda".

El día no puede ser más bonito.

El cielo turquesa claro,
parece de encargo a un pintor pompeyano,
con un acierto en las texturas
de seda,
con algodón egipcio en las nubes.

Es lo más alto de Cuenca.

Justo enfrente: El Sagrado Corazón,
sobre el cerro de su nombre, que,
por cierto, nunca subí a él,
después de tantos años.

Los setos verdes de charol,
esmeralda carnosa y fría,
parecen barreras quitamiedos
que nos protegen de un suelo
traidor, por resbaladizo,
proclive a un precipicio hueco
con un minúsculo Huecar, trascurriendo
al fondo, que no podría slavarnos
con sus aguas de una muerte por
estampamiento.

Veintiseis grados, como en Canarias,
con una brisa más que notable
que nos limpia el aura de la negra
semana de trabajo que dejamos ayer;
repleta de malas noticias económicas,
deprimentes enfrentamientos callejeros,
un bosque de mentiras proferidas por
todo tipo de charcutería y casquería
político-sindical manejando a la pobre gente
como si fueran polichineas.

Como es un bosque - de la Warner -
Es un bosque completo con su Robín y todo.
Este, no lleva el gorrito de Errol, pero
su discurso tiene un parecido innegable,
igualmente seductor como el conejo de la suerte
aunque parecido a Elmer, ya sin cabello,
aunque más alto, eso sí,
y sobre todo, mejor verbo.

Los guionistas de Hollyvood,
que ahora preparan campañas electorales
y después hacen, junto con los psicólogos,
los argumentarios, se emplean a fondo
en el arte de la mentira.

Igual provocan un 15M;
que lo apadrinan.
Su especialidad demoniaca, es la confusión.
Crean problemas donde sólo hay penuria.
Imponiendo "el fin justifica los medios"
llevan a pacíficos ciudadanos a la violencia,
utilizando técnicas torticeras terroristas,
o las de oscuros laboratorios de investigación
sobre la conducta humana.
Pura canallada.
Su filosofía es la de Marx; claro, Groucho,
ese de que "estos son mis princios..."
Estuve en la huelga del 1988,
hasta el final. Sé lo que digo.
Les importa la educación un pepino.
Ya tuvieron años para hacer una Ley ¿no?
Lo que sí importa es...el poder.
Pero un poder basado en la mentira
y en el miedo del pueblo, huele fatal.
Por eso aquí,
desde lo más alto de Cuenca,
me dejo limpiar por esta más que brisa
que en otoño sólo me huele a mosto en la mancha
y en este lugar, a limpio.
Sólo a limpio,
que no es poco.

Si trasladáramos en el tiempo
la Revolución Francesa...
¿Quién es ahora la casta aristocrática?

¿Quiénes han malgobernado y engañado al pueblo?

¿Quiénes subirían al cadalso?

...¿Aforados?

Tranquilos. No os asustéis.

Aquí no hay guillotina y tampoco,

gracias a Dios, pena de muerte...

Era una extrapolación provocadora
para haceros despertar.
Pensar por uno mismo, es peligroso,
pero muy saludable.
Más que nunca: "salut i força al canut"

© GatoFénix
(Dedicado a mis amigos moteros: Locos por la vida. Que alguno hay que me lee, entre viaje y viaje
¿No, Carlos?)



Posted by Picasa

jueves, 15 de septiembre de 2011

© GatoFénix - Junto a los girasoles: reflexión.




Detenerse junto a los girasoles,
tan llenos de oro,
te llena de valor
porque es un valor seguro:
un refugio.

Efímeros y brillantes
escandalosos,
colores brasileiros,
erguidos y a la tarde
cabizbajos.

Ya no queda nada de su brillo.
El color virado en tierra
espera las máquina que los cercenen,
los desgranen y los muelan,
o los envasen con sal
una vez tostadas sus pipas.

Pipas de girasol,
que todo es empezar,
para acabar con la lengua quemada
y la garganta con tropezones
que nos dejan sin voz.

Cines de verano.
Una del oeste y otra de romanos.
Sesión doble de hace tanto,
que no sabes si ha sido cierto.

Las pisadas grumosas
suenan entre silencios.
Han ido a por gaseosa o al servicio
avanzan sobre una parva de pipas y grava,
habitada por hormigas laboriosas
que transportan, atenazadas,
cáscaras enormes para su tamaño.
Cáscaras y algún fragmento de grano.

Roncha el suelo entre silencios y recuerdas
las sandalias abordadas por piedras
como pateras y cómo dolían
en el talón o entre los dedos.

Llegaba la feria y hacía fresco
a última hora.
Yo creo que éramos felices
y no sabíamos nada del futuro.
No podíamos imaginarlo.
Un futuro imperfecto
hecho presente, que era
cada vez más inimaginable y distante;
él se desvanece según se suceden
unos momentos a otros.
Un futuro que se revela en cada uno de ellos
cada vez más cínico,
más claro, más lleno de tonterías
que nos hace parecer
las hormigas del cine de verano:
Cargados de cáscaras enormes,
a los pies de enormes gigantes
que se han comido el fruto,
mientras se entretienen mirando
otros gigantes, en la pantalla,
que luchan o se besan y mueren
de mentira, claro.

La muerte y el dolor
sólo están en el patio de butacas.

Fue piadosa conmigo la vida
cuando era niño.
- No se si es piadosa la vida con otros niños -
Con nosotros lo fue
porque el futuro no existía.
Sabíamos que nosotros era difícil
que tuvieramos futuro.
Por eso, cada día era bonito, cuando lo era.
y los demás, los otros días, eran
como los otros niños,
los que tenían bicicleta y nos miraban
como nosotros mirábamos las hormigas
en el cine de verano:
Pasaban. Subian y bajaban;
Una noria de miradas,
una noria de cangilones trasegando agua
era la vida sin futuro.
Casi como ahora.

© GatoFénix
Posted by Picasa

Long Time Sun by Snatam Kaur - Tetiny's Prayers.wmv

jueves, 8 de septiembre de 2011

Entre lo real y la realidad

Cuando las cosas se ponen tan feas
que no hallas cosa que se le parezca
en tus archivos mentales,
te relajas...
 y siempre vuelves al origen.
Origen de las cosas humanas
que juntas y pegas con dichos y refranes,
al fin palabras, para acomodar la experiencia
y escapar de la locura  y lo que es peor
de la tontería.

Vivir en y para la mentira durante años,
tiene estas consecuencias.
Un día, en este caso más bien tarde,
o una mañana despiertas
en el escenario ignorado, que no por eso
menos real, aunque, eso sí celosamente
cubierto para no ser visto;
celosamente nutrido, como en el cuento
de "El piojo" que me contó mi madre
y que nos lleva a una realidad
de la que ahora se espantan, o la cual utilizan,
los mismos que la han alimentado.
Hay un gran ejercito de mamporreros,
muñidores, apesebrados, egoistas vulgares
que han hecho posible la situación.

¿Y ahora qué? - dicen
- Ahora, ¿Qué de qué? - les digo.
¿Dónde está vuestra sorpresa?
Algunos han tenido tan poca suerte
que no les contaron en su día
lo de "la gallina de los huevos de oro".
Siempre con gentes que se mueven
entre lo real y la realidad.
De tanto mentir y engañar, y engañarse,
han olvidado lo que significa no tener.
Verdaderamente: "Donde no hay mata,
no hay patata".
Veo cada cara de gentes instruidas
que alucino en colores.
Me digo, " si no esta la tele"
¿a qué tantos momios?
Un pueblo inculto y pobre
ya está , ya de ya, en la esclavitud.
La etapa del servilismo y de la precariedad
fueron etapas anteriores: agua pasada.
Ahora no hay sitio para personas
como yo.


© GatoFénix