sábado, 31 de diciembre de 2011

Las últimas gotas de la clepsidra

Últimas gotas de agua que abandonan
la clepsidra, con una dejadez
egipcia.
A golpe de carillón se renueva todo
en un instante,
revestido de Año Nuevo.

Nuestro reloj interior se agita por un momento
como cuando perdemos unas gotas de nuestra
vida en nuestra clepsidra de amor.
Sólo es eso, un momento de expansión
en un nanosegundo real
con apariencia de infinito.

Somos en la medida que estamos.
Estamos mientras sentimos.
Sentimos lo finito de nuestro tiempo
pero dormimos,
entre felices y angustiados,
arropados por las sábanas de lo ignoto.

Demasiada sima
para tan corto vuelo.
No sabemos el agua que queda.
Volveremos a rellenar el vaso,
sentimientos al fin en lo onírico,
en esta duplicidad que es el saber
y nuestra ignorancia.

Feliz 2012 a todos los que se acerquen
a este ventanuco virtual,
mientras saludo,
el Año Nuevo
rodando sólo
en moto.


© GatoFénix

miércoles, 28 de diciembre de 2011

Pensamientos de invierno: tiempo dentro del tiempo.

Hoy el invierno esconde la vida.
Dar la vuelta de siempre, hoy, ha sido una sorpresa.
No recordaba el envierno despues de tantos que llevo.
La vida se ocultaba entre los grises de la tierra,
los cenicientos de las plantas,
los plateados de las hojas del olivo,
los blancos azulados de los álamos, pelados.
La capa del invierno hacía de tul
y velaba todos los colores del entorno.
El sol me daba en la poca cara tras la pantalla
y los ojos parpadeaban veloces deslumbrados.
Al bajar la marcha el vaho interponía su cuerpo
impidiendo ver algo fuera de mi.
Macánicamente, con presteza, levanto un centímetro
el cristal y contengo el aliento para favorecesr la clariddad.
Son instantes de angustia, aun yendo de paseo.
Cualquier travesía, como por Chiloeches, te hace estar tenso
al mando de la máquina.
Se agradece una sombra de una casa pasajera.
No ha gente en las calles.
Algún transeunte lleva una barra de pan reciente.
Todo parece oculto en invierno.
En todo el camino: El Pozo, Los Santos de la Humosa...
el invierno está presente.
No hay apenas pájaros, una abubilla levanta el vuelo
a mi paso saliendo de la margen derecha
bajo los cardos seteros de la cuneta.
Sólo dos insectos se me han estrellado.
El cielo está aguamarina y el suelo blanco de escarcha.
¡Qué poca memoria tengo!
Ha sido esta mañana como una primera vez.
No hay hueco en invierno para el recuerdo
de los días duros.
Directamente van al olvido bajo esa neblina,
deslumbrado por el sol "con uñas" de membrillo pocho,
entibiando la más que brisa del noreste.
Veo que cada invierno es nuevo, para mi lo es,
no me reconocía sino, hace años,
en otra moto, con menos experiencia,
sobre otro asfalto...luego una laguna de estaciones.
He pasado de los dos grados a los siete y a los nueve.
No hay frío, pero sí la sensación de estar como envuelto
en el tiempo.
El tiempo y el tiempo;
el oraje y los años, haciéndome espectador
en vez de protagonista.Cosas del invierno
del tiempo dentro del tiempo
de un espacio cubierto de azúcar glasé;
de ruta, como nunca, entre bandejas de polvorones
de estepa y alcarreñitos.


© GatoFénix

sábado, 24 de diciembre de 2011

Incluso hoy: Paz y Bien.



Hay gentes que me leen que hoy están solos.
Hay gentes silenciosas
que piensan cada palabra y se alimentan
de la ternura que destila cada una de ellas.
Hay seres maravillosos
que no tienen a los demás,
ni siquiera a los suyos, a su lado...
¡y es Navidad!
Sí ya sé, una nebulosa de la infancia,
un festejo pagano del Sol,
una esperanza de algo imposible...
es todo eso, ya lo se.
Pero es mucho más y eso nos lo han robado.
Hay personas que se llevan los sueños
y los meten en un banco de peces muertos.
Son personas que siempre menciono: innombrables,
y que algunos lectores, cuando aparecen en mis letras,
tuercen el gesto y comentan algo para sus adentros,...
Puede que resulte improcedente, para otros,
para mi es consustancial a la escritura.
Cuando eran otros los que escribían de esta guisa
- mucho mejor, es cierto -, eran
"poetas comprometidos", cuando somos otros
ya no somos dignos de tal adjetivación.
Pues, yo denuncio a los ladrones de sueños
como a los ladrones de euros,
como a los que roban el tiempo,
como a las ratas de alcantarilla
que pululan por los despachos de mando.
Hay gentes de bien que no merecemos esto.
Hay niños y adolescentes que están huérfanos
de ilusión, y ya no digo jóvenes, adultos y mayores.
No, ilusiones;de Ilusión,
huérfanos estamos.
Han matado el alma y hemos quedado convertidos
en infra-animales; en seres pluricelulares,
con un cerebro maravilloso, lobotomizado.
Y un cuerpo que es prodigio de belleza
y de perfección: vacío.
Hay gentes solitarias que esperan, esta noche,
que pase cuanto antes.
Ya no tiene nada
y su última esperanza es el ordenador.
Este nuevo cordón umbilical que forma, más que una Red,
una maraña y que nos une a la madre.
Esta madre diluida y desangelada,
como tantas otras carnales, pero en virtual.
A esos pequeños huérfanos va este poema.
A los que dentro de su desesperación, me permiten
que les hable y me escuchan.
A ellos les doy un abrazo virtual
que sentirán como cierto,
porque así Dios lo ha querido.
¡Feliz Navidad, de corazón!


© GatoFénix


lunes, 19 de diciembre de 2011

Zoom de imágenes y aconteceres.


































Todo es jugar con la relatividad de los aconteceres.
Por eso, hasta esta Navidad, puede ser una gran cosa, digna de ser disfrutada.
Desentrañar la Verdad de las cosas 
(lo real dentro de la realidad que deseamos, o que proyectamos)
es una tarea larga. Lo otro, diría mi padre, es: "quedarse en las primeras matas"

Seguir la pista de la verdad, es muy arriesgado, porque 
si quien detenta el poder, gobierna desde "las primeras matas" a los que caminan
 varios pasos más adelante serán perseguidos y , en ocasiones, ajusticiados. 
Lo dicen todos los argumentarios:
El primer mandamiento es 
"fabriquemos la verdad que queremos que los demás conozcan. 
Y esa y sólo esa será la verdad que tengan que admitir la ciudadanía".
El pueblo ¡Vaya!
El segundo es, 
embrutecer a la gente para que no pueda ver, 
ni alcance a oir, ni llegue a percibir, ni sepa discriminar...
para lo que se utilizarán todos los medios que se precisen hasta alcanzar el fin perseguido.

Los demás mandamimentos se pueden inferir con solo ver la televisión
 o los periódicos, si todavía no has sido lobotomizado; 
o si el miedo no ha cegado tus ojos.

¡Hay que ver la cola que han traído los trenes reventados el 11M!
Sólo conociendo lo que conozco, puedo entender la naturaleza del Mal. 
Hay que admitir que se lo hace muy bien,
 pero "al final de la carrera - lo decía mil veces mi padre - 
aquel que se salva, sabe y el que no, no sabe nada "
Luego, años más tarde, supe que era un fragmento de
una epístola de S. Pablo a los Coríntios en el Nuevo Testamento.

El que vende el alma al diablo, 
siempre mantiene la esperanza de que sea mentira 
que se la vaya a reclamar. 
O, piensa en su fuero interno, que como no tiene alma ¿qué le van a reclamar?...
Luego, hay otros que ni la venden; directamente la regalan...
 y anda que no tiene capas una cebolla.

Ahora que se va Zapatero (morir matando) y deja España, 
no en la "República" o en "Icaria", sino... peor 
que en los Reinos de Taifas medievales;
Ahora que el Sr. Arreaza se va de la Junta y deja en Castilla La Mancha
la Ley de Educación más injusta, más nefasta, menos científica, 
más cara, más opresora y menos plural que la peor que pudieramos imaginar;
Ahora que la "marea verde" pulula justificando sus fanatismos ideologicos;
Ahora que, en nuestro Centro, el Director se va, y ya hay una plataforma preparada, 
con el fin de perpetuar un estado de las cosas lamentable
se utilizan todas las argucias del maligno;

Ahora, y no en otro momento me ha tocado vivir, y no hay otra.
¿Qué me queda sino rezar y echar un cable a las víctimas inocentes
 que son los niños y los adolescentes?
¿Qué me queda sino ayudar en lo que pueda a los que buscan y se revelan, 
y que ya no son tan bien recibidas sus opiniones, porque:
"empiezan a no ser de los nuestros" - eso llegan a oír que dicen en sus reuniones.
Ya están concluyendo, con tan pocos años, 
que las luchas de la "marea verde" son exclusivamente para perpetuarse o 
para conseguir sin esfuerzo, el puesto de trabajo.

Me han llegado a increpar dos profesoras, en público, sencillamente 
por haber solicitado al Sr. Director que investigara qué había de cierto 
en lo que los alumnos espontáneamente, como su tutor, me habían dicho. 
- Que había llevado muy mal ese asunto- me dijo una.
Un Director así es impagable. ¿Qué les habrá dicho que dije?...
Quince suspensos en clase de Ciudadanía de mi grupo. 
Entre ellos, curiosamente, los que han hablado pidiendo ayuda.

Esa es la escuela de éxito de Arreaza/Monse/Mareaverde por la calidad de la educación.
¿Quién se ha cargado la educación? ¿La Sr. Aguirre?
¿La Sra Cospedal que lleva cuatro días?
A quién quieren engañar.

Se la han cargado las ideologías marxistas, las fascistas,
el abandono del espíritu científico, la incompetencia, 
la selectividad inversa de la gente, la ingeniería social y lingüística, 
la transgresión sistemática como religión, la maldad, la mendacidad, 
la telebasura, los nuevos curas y obispos que son los psicólogos neo 
conductistas, el totalitarismo, la desobediencia a las leyes democráticas, 
las lenguas como banderas, y sobre todo la ignorancia , 
la mucha ignorancia y el odio. 
La ignorancia de no salir de la primera casilla del juego de la Oca.
Como dice C.S. Lewis, ya desde el titulo de su libro:
"La obolición del hombre".


©  GatoFénix  (Que ya conoció otra marea verde cuando estaba en la mili)

miércoles, 14 de diciembre de 2011

domingo, 11 de diciembre de 2011

En el Enterprice...de viaje.

Enterprise Star_Trek

El día después de la Inmaculada, volví a "boxes".
Parece que a estos años, a la más pequeña oportunidad,
se introducen en tu cuerpo por los atrases para controlar
 el colector de escape.
En esas estaba esa mañana con el sopor de la anestesia.
Terminado el acto médico, avisan a mi esposa.
Ella ,según cuenta pasó, y a mi lado me dijo:
- ¿Cómo estás, Guille? - que así me llama cariñosamente.
...Uuuhmg. Estoy en el Enterprice...
Una pausa y sigo hablando, y que yo no recuerdo,
Ahora sé dónde ha estado Zapatero estos años.
Y no dije nada más en bastantes minutos
 hasta que desperté del viaje.
El tiempo había dejado de existir por un tiempo.
O tal vez yo tampoco existía como tal.
Ciertamente, estuve fuera del cuerpo
y no recuerdo nada de nada.
Parece que en esta historia, recorren con algo, que no se decir,
los veinticinco metros de alcantarilla con una cámara
para un documental a color.
Gracias a Dios, los decorados estaban bien.
No había desperfectos a pesar de los años
de uso.
- ¡Todo perfecto! - dijo el doctor.


Volví al cuerpo despacio.
Estaba como un cuatro.
Tumbado del costado, con una vía en la mano derecha,
detrás de unas bambalinas de dos hojas.


Ya veo a mi mujer y empiezo a oír a lo lejos,
pero no puedo moverme casi.
Poco a poco, siento las manos y el cuerpo superior.
Más tarde los pies y las rodillas...
Un rosario de sensaciones conscientes se agolpan.
Una vuelta a esta vida, al fin y al cabo, gozosa.
Tiene sus vericuetos este otro sueño, pero si hay amor,
todo se sobrelleva.


Después del ayuno y la limpieza
sabe mejor un poco de jamón,
 con tomate y aceite de oliva,
en una rebanada de pan de centeno...
un beso sabe a queso de tetilla con miel
y todo lo demás, te hace sentir el calor de la vida
con el sabor salado del mar
y el intenso aroma del café con canela.


Todavía se están riendo de lo que dije, dormido,
allí en el quirófano de la segunda.
Pero..digo yo, si el chute que me pusieron.
 era como el suero de la verdad
más lo que me metieran por donde no os explico,
lo que dije...
debía de ser verdad ¿no?
Y si no lo primero, desde luego, lo segundo.
 Es lo menos.


© GatoFénix

martes, 6 de diciembre de 2011

Cavilaciones en ruta.


Como hay de todo en la vida, hay días como hoy.
Días que sale uno a caballo pero en turbio
como si tuvieras miedo y todo te agobiara.
Días de frío, entre cuatro y nueve grados,
en los que vas levantando la niebla
como si fuera un edredón húmedo y liviano.
Días de no encontrar el sitio, ni la marcha,
encodrijado sobre la grupa
viendo como las nubes, como humo indio
haciendo señales; huyendo al despegar del suelo
a enmarañarse en las copas de los pinos y subir
como vaho de la nariz del tiro del carro del Sol naciente,
y desaparecer.

El frío lo hace todo más lento.
La luz se convierte en nada
y pareces pilotar en el túnel de diciembre;
de un diciembre que empieza con adviento
y presagia una larga travesía propiciatoria,
como un sacrificio de unos apóstatas,
empeñados, desde su incredulidad, en sumergirnos
en un purgatorio, creo inmerecido, por el capricho
de una entelequia fraguada en el limbo,
y no precisamente el de los justos.

A medio camino, estaba más en las letras
- de banco - que en los arreos de la moto.
Curveaba encantado pero como ausente.
A ratos las imágenes del cielo se me antojaban fascinantes
cuando, en algún lugar, el azul se veía límpio,
y aunque os parezca una tontería...,
transparente.

Parecía cristal sólido, a la vez, inexistente.
En determinados giros se me enfrentaba el Sol
y molestaba su contraluz como en los atardeceres,
porque ya se sabe que por estas fechas
casi no levanta el vuelo y a las doce
no está sobre nuestra cabeza sino frente a ella.
El suelo escarchado deja paso a las humedades
y con ellas al mosqueo.

Tiempos inciertos de entumecimiento.
Tiempos de volver al agua caliente
y a un caldo de cocido
en nuestra casa
al lado de los nuestros
frente a un hogar encencido.

© GatoFénix  (Feliz día de la Constitución de 1978)