viernes, 6 de abril de 2012

"Elí, Elí, lamá sabactani"



“Elí, Elí, lamá sabactani”

"Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen" (Lc 23,34)
"Hoy estarás conmigo en el Paraíso" (Lc 23, 43)
"He aquí a tu hijo: he aquí a tu Madre" (Jn 19, 26)
"Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?" (Mt 27, 46)
"Tengo sed" (Jn 19, 28)
"Todo está consumado" (Jn 19,30)
"Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu" (Lc 23, 46)

Hoy desde el mirador privilegiado de mi alero
veo pasar el  entierro-Cristo.
No hay día más triste que hoy para mi, desde la infancia.
Hoy que es el triunfo de la muerte en todas sus formas.
No puede haber día más triste que hoy.
Hoy: triunfo de las mentiras;
Hoy: triunfo de la cobardía y la manipulación mediática de las masas;
Hoy: triunfo del poder corrupto, de la prevaricación, del ego;
Hoy es, la muerte misma del hijo de Hombre.
Hoy: “Consumatum est”
Hoy, la frase, que no me sale repetir: “Padre, perdónalos,
porque no saben lo que hacen”… porque me duele
su cinismo y sé de su intencionalidad.

Hoy, que me acojo a la segunda de las siete  palabras:
“Hoy estarás conmigo en el Paraíso” porque hice mía
la tercera palabra hace tiempo:
“He ahí a tu hijo, he ahí a tu madre” que traducida a mi vida es
“A Dios lo que es de Dios y al César lo que es del César” o
“A Dios rogando y con el mazo dando”.

Hoy que se conmemora en nuestra cultura cristiana,
que cuando un desvalido dice: “Tengo sed”,
alguien desde el entorno, le acerca a los labios
una caña con una esponja mugrienta
empapada en vinagre.
Y ya ha cumplido.
Verdaramente, para más INRI
(Iesus Nazarenus Rex Iudaeorum,
que era el rótulo latino en la Cruz)
nada ha cambiado desde entonces.

Aquella realidad crudelísima se repite en nosotros.
Aquel ser humano retorcido como un gusano
en esa cruz en la que no cabía más dolor.
“Elí, Elí, lamá sabactaní”
Se nos reproduce en el devenir de nuestras vidas.
¿Por qué nos has abandonado, Señor?


Cada cual lleva su cruz.
La cruz personal es aquella con la que creemos
que no podremos coronar el Gólgota.
Es la cruz de la que renegamos una y otra vez,
aquella que negamos y de la que nos escabullimos:
Esa es nuestra cruz.
-   “Si quieres seguime. Niégate a ti mismo, coge tu cruz y sígueme”
No queda otra que abrazarse a ella
y tirar para delante, con alegría.

En esta tarea estamos solos,
a pesar del desempleo, no hay cirineos.
Sólo quedan espectadores, muchos espectadores…


Hace un rato, veía en Canal Sur la Macarena bajo palio,
y al lado, confirmando todo lo anterior, manojos de globos con helio,
representando personajes de los dibujos animados:
Bob Esponja entre otros de Disney.
Ambas imágenes en el mismo plano televisivo: Canal Sur.
A los pies, una amalgama de gentes: creyentes, ateos,
fieles, fanáticos, histriones, figurantes, políticos, jerarcas,
votantes, turistas…en la consolidación de España
como Parque Temático.

© GatoFénix  

No hay comentarios: