domingo, 13 de mayo de 2012

Esos ratos antes de dormirse uno.

En este rato antes de dormime...
"Me parece que huelo a Pinocho"
¡Ah! ya...es el nuevo pijama de verano.
¿Cómo pensarán los sordomudos?
"Parece que estuviera en un arcón"
De golpe vino el calor de verano
aún en primavera, con fuego del desierto.
Nos ha pillado sin renovar los armarios,
sin darle un agua a las prendas
que han estado hibernando en ellos
"Se echan en falta los membrillos"
- no los "chivatos"; los frutos amarillos -
Membrillos maduros del otoño anterior
que impregnaban la ropa de su aroma;
el aroma del tiempo sepia; de aquel
que se vendía por la calle.
Al corte o en cajitas de madera blanca.
Unos hombres iban con su borriquillo
cantando sus excelencias, por la calle.

Puente Genil, es el nombre que me viene
a la mente y hace fluir la saliva clara como
si tuviera este dulce en mi boca.
"Pinocho", esta tarde,  recordaba el sabor del pan
con queso manchego y dulce de membrillo.
"Pinocho" que con este calor no puede
conciliar el sueño y por eso divaga.
Recuerdo los baúles con las ropas de cama.
El olor del membrillo en las sábanas enfrentado
al de la naftalina de las mantas y los cobertores.
"Pinocho" lleva mal este calor y le sobra este
trozo de viruta que lleva puesto...sin embargo
han pasado veinte minutos y despierto
en el sopor de la siesta...
abandono la cama y descalzo
busco agua en la cocina.
¡Que rica me sabe!¡Agua!
Sumerjo las muñecas, un minuto en el agua,
 bajo el chorro del grifo como rezando al lavabo.
...Y todo se vuelve soportable.

Ya sabía yo que los treinta grados en la moto
con el traje de cuero no era normal.
El verdor del campo sólo refrescaba la vista,
pero qué bien le ha sentado el agua al campo.

Allí abajo, a la derecha, cerca de Auñón
había un tapiz de pequeñas flores amarillas
empastadas con el verde esmeralda de las hojas.
Un poco más delante, me avisa un motero con algún gesto
que andan camuflados echando fotos.
Iba tranquilo y bien, pero se me han quitado las ganas de viajar,
de golpe.
Se me ha ocurrido en el sartenazo del arrebato
que igual hacían más falta en "Sol"
Pero fue cosa de un pensamiento instantáneo,
propio de esos momentos de indignación
que todos tenemos.

(Otro día hablaremos de la indignación y de los indignados)

No era ese coche sólo; ya en Sacedón,
había otro, y los números parando a un colega.

Quería hacer una fotos, aunque pensé
que no era buena idea que me vieran allí,
parado en el arcén...
tomando una panorámica.
A ver cómo explico lo de este blog...

He decidido volver a casa a ver la F1,
ya no tenía cuerpo de ir a Cuenca
ni a Brihuega, ni a Cifuentes.

He vuelto tranquilo y un poco frustrado.

Pasando por la presa creo que el olor a podrido
que asciende de la orilla
describe mejor que nada
estos tiempos de guerra sucia
propia de ratas de alcantarilla.


© GatoFénix



No hay comentarios: