sábado, 9 de junio de 2012





"No intentaría ser tan perfecto"....
"Claro que tuve momentos de alegría"...
"De eso está hecha la vida"...

En estos "cortes" del poema podeis oir mi voz.
Ese montaje de Fabian Barrio es lo que él quería crear
como síntesis de su largo periplo alrededor del mundo.
Nos pidió colaboración a sus seguidores, y yo fui uno de ellos.

Desde este humilde rincón, a Fabián le doy la bienvenida.
Intenté hacerlo en directo.
Por eso cogí la moto y me encaré hacia Calatayud.
Cuando pasé a la altura de Medinaceli,
me crucé con varios moteros que venían en sentido contrario.
Pensé que ya estaban Fabian y los compañeros hacia Guadalajara.
Cuando pude di la vuelta, esto es, pasado Montuenga de Soria,
me dirigí "apresuradamente" al punto de encuentro siguiente
(calle Francisco Aritio, Bar "El Laurel de Guadalajara")
Hace mucho viento, fresco.
Hay un tramo de obras; poco tráfico; muchos radares fijos;
grandes curvones y una gozada enorme camino de las tres.
Mi moto: sencilamente, perfecta como un reloj atómico.
Y yo como la hormiga atómica y picándome la nariz.
Corto gas. Levanto visera y me rasco, agachado.
(Luego me dice mi mujer: ¿cómo es que traes la nariz negra?)

Me mosqueó una barbaridad que no los alcanzara en el trayecto,
porque sé que Fabian odia correr. Y yo, iba a la "marcheta" de la GT.
Llegando al punto K103, que tiene unos torreznos deliciosos,
sabía que algo pasaba.
El caso es que llegué a Guadalajara, y no sin dificultad, al bar mencionado.
Encontré muchos moteros allí, esperando, pero "la Fefa" no había llegado.

Pasó la hora prevista, y cuarenta minutos más a continuación.
Llevaba una hora, vestido de romano,
hablando con unos y con otros;
algunos fotógrafos sacaban instantáneas de las motos y sus propietarios
 - en alguna estaré, seguro -
yo hice varias, como testimonio que luego colgaré;
también estaban esperando unas periodistas de Punto Radio y un cámara.

Ya casi a las cuatro llegó un motero avisando que no habría parada allí,
porque había tenido una avería y estaban de camino a la Dehesa de la Villa.

"Un feo" - dijeron algunos colegas - fruto de la contrariedad.

Salieron todos y cuando todo estaba despejado
me dirigí a mi casa, en Alcalá de Henares.
Había gastado casi el depósito de gasolina.
Se puso la reserva. Mañana repostaría.
Era tarde y me esperaban para comer.
Llegué estragao, como con mal rollo.
Y ya habían comido.
Comí solo, como arrestado. Pensativo.
- Es mi manera de bajar de revoluciones -
Dandole vueltas a los hechos de la vuelta.
Un día raro, ciertamente.

Media mañana esperando una llamada de 2Tmoto
para que fuera a por una pieza que tengo pedida.
Al final la chica estaba sola porque David
había ido a Andorra a recibir y acompañar a Fabián.

Yendo para Calatayud; pensé en la posibilidad de la avería.
Me enfadaba haberme vuelto, en contra de lo que sentía,
que era seguir hacia adelante.  Era lo que me decía el cuerpo.
Así lo hubiera encontrado a Fabián, pero...
no ocurrió así, como ya sabéis.

Nunca sabemos cómo van a ser las cosas.
Su devenir es una ruleta, sin llegar a rusa.
Y si son así...por algo será.
Y, a veces, nos quedamos sin respuestas
toda la vida.

© GatoFénix


Ahí está mi moto K1200GT aventurine 21-01- 2009

Ahí está el Restaurante "El Laurel" Guadalajara

No hay comentarios: