domingo, 8 de julio de 2012

Como yo no soy tonto pero sí, ingenuo.

Como no soy tonto, pero sí, ingenuo
el dia cinco por la tarde compré una cámara de fotos,
que parecía buena, en Mediamarkt.
Llego a casa y cargo la pila por la noche;
se la pongo y enfoco un par de cosas;
con una tarjeta mía hago una sola foto,
para ver el ruido con poca luz, y... no me convence.
La vuelvo a embalar con todos sus elementos para devolverla.
Al día siguiente por la mañana, sin pasar ni diez horas de la compra,
fui a Mediamarkt convencido de que me devolverían el dinero.

Ya tenía oído que eso de devolver compras en Mediamarkt
no era cosa fácil y lo viví en mis carnes.
Me dice la encargada de fotografía, a la que llaman en devoluciones,
que, como ya estaba usada, sólo
se me podía dar una tarjeta por el valor de la compra.

Creo que es un atropello de los derechos del consumidor
como la copa de un pino y por eso me enfadé mucho.

Le dije que sólo había hecho una foto, con una tarjeta mía
y me responde que lo debería haber hecho en la tienda con las de prueba.
El día anterior, después de media hora dando vueltas por lo de fotografía,
allí no había nadie para atenderme. Na-di-e
Tonto de mi, por no haberme ido a casa a toda velocidad, como Ulises.

Fui tonto, porque yo si estaba tonto en Mediamark,
y cogí una caja transparente que contenía la caja de la cámara.
Como una Matrioska rusa, vaya.
Fui a la caja, de pagar. abrieron el metacrilato y me dieron la caja de cartón,
yo tan ingénuo, como si ellos merecieran mi confianza, pagué sin mirar nada.
¡Hay que ser tonto! Miren la secuencia:
No hay dependientes que te atiendan;
Tienes que coger tú mismo el embalaje que contiene el embalaje.
Vas a caja sin saber lo que hay dentro y vas y pagas.
Hay que ser tonto. De verdad.

Dije que pondría una reclamación; luego,
me dije, "la pincharán en el water" "mejor se lo cuento a mis lectores".
Por mi, Mediamarkt puede cerrar sus puertas.

Me dicen, una de ellas consternada, que tengo cinco años para utilizar lo pagado
y me dan una tarjeta de plástico que dicen que lleva el valor que he pagado.
¿Y si no quiero comprar más en Mediamark?
Cinco años negociando con mi dinero y sin recibir ningún interés.
"Hasta cinco años"... como si me hicieran un favor
¿Y después qué, si no compro? ¿Lo consideran una donación?
Ya os digo, pueden cerrar por mi, porque eran ciertas
las noticias de que, si hay un problema con algo comprado,
en Mediamarkt, se aplica la Ley de Embudo
y se lavan las manos como Poncio Pilato.

¡Ojo al dato! Si no tienen ustedes más remedio que comprar ahí
ya saben a lo que se arriesgan. Recuerden a Pilatos.
O lo de Herodes... que luego vas y ... lo cascas.
No sean tontos como yo, no sea que alguna dependienta,
les diga que aquello está usado y se queden con cara de tonto.

Y si le argumenta que cómo va a ver uno si aquello
cumple nuestras expectativas sin abrir la caja.
Ella le cuenta "la milonga" de las máquinas de prueba.
Si no hay nadie vendiendo. Si no tiene pila. Si no puede ser.

Y ya no vale. Aunque esté todo impecable y no hayan transcurrido
ni diez horas desde la compra.

Verdaderamente hay que ser tonto de remate
para caer en las trampas de la letra pequeña de Mediamarkt.
Yo no conocía esta estratagema, si no ¡de qué voy a ir!
Todos los aprendizajes nos cuestan mucho dinero,
sin embargo este, os saldrá gratis.
Os lo regalo yo.

Consultaré a la OCU, a la que pertenezco, porque
me suena que raya con la ilegalidad el asunto, pero
ya saben en esto quién "tiene la sartén por el mango".
Y lo de Pilatos ...y Herodes.

Hágales caso. Ellos lo dicen en su cutre propaganda.
¡No sea tonto! Vaya a otro sitio donde no lo traten
cono si lo fuera.
¡Ah! La cámara que me interesaba en vez de la que me llevé,
allí valía lo que en el Corte Inglés, donde no hubiera tenido problemas
para que me devolvieran el dinero en los quince primeros días.
En Mediamark igual de precio y si no te convence
pues... lo que te acabo de contar... Herodes.

Y lo contaré tambien en Ciao, donde colaboro a veces,
porque cosas así es preciso darle una gran difusión.
Es más, sería muy útil una página que se nutriera
con los textos en letra pequeña, en el reverso de las etiquetas,
o en el reverso tenebroso de los contratos - en tinta gris ilegible -
de esta pandilla de malos comerciantes que medran
a nuestra costa, comprando barato a ciento veinte días,
sin importar la calidad ni la procedencia, y vendiendo caro,
cobrando en el acto.
Sí. Sería bueno.
Y eso, sí que es de no ser tonto.
Yo ya no vuelvo por Mediamark.
No señor.
No.


© GatoFénix

No hay comentarios: