sábado, 10 de noviembre de 2012

LANA DEL REY-BLUE JEANS



Casi todos los muros son humo

Humo infranqueable son las creencias.
humo, al fin los pensamientos negativos.
Vacío el tiempo del sentido.
Vacío el sentido del tiempo.

Luchamos con fantasías interiores imbatibles.
Luchamos porque no nos queremos como somos,
un sinsentido, renegar de aquello en lo que nos han convertido
nuestras elecciones.

Una mentira tras otra mentira
construye el muro infranqueable de lo que llamamos
nuestra verdad esencial, nuestro ego..
Un ego que nos hace irreconocibles ante el espejo
de los otros.
Una mentira tras otra mentira nos aleja
de nuestra madre nutricia
o de nuestro padre protector.

La soberbia es el desconcierto del ser
que hace que corramos hacia un lugar
que no existe porque  Dios, en su infinita bondad,
no nos permitió que lo creáramos porque, sospecho
y mucho me temo, que es el mismo infierno.

No lo sabemos, pero nosotros somos, o podemos llegar a ser,
el infierno de los otros.

El hombre por su naturaleza
es el único ser que puede ser estúpido.
En eso somos muy superiores a los otros animales
y a las plantas.

Nuestros pensamientos hacen que no comamos ni bebamos,
o lo hagamos en exceso, desoyendo el hambre y la sed natural
hasta creernos estar fuera del cuerpo.
Nuestra soberbia desoye cualquier ley natural y
se inventa cosas a las que llama genialidades,
porque está en su derecho.

Somos de lo que no hay. Eso, sí.
Todo es un humo espeso como un muro que nos oprime;
Todo un juego de fantasías propias o ajenas
que nos impide básicamente sentir.
Ya, una vez insensibles, nos creemos dioses.
Cuando en realidad no somos más que
unas pobres personas.
Crueles, eso sí, e infelices, porque
nos impedimos vivir la armonía del todo;
el agradecimiento amoroso ante las cosas recibidas;
y, la alegría de estar vivo y, de hacer felices
a quienes nos rodean.

Pero no vale inmiscuirse en las decisiones de los otros;
como tampoco debemos dejarnos arrastrar por ellos
- que es muy difícil este equilibrio -
No hay amor en la ignorancia de ahogarse juntos.

A veces, son las palabras las que crean cortinas de humo;
no es bueno fumarse las verdades que luego el miedo
nos impide encender el ventilador para que todo se disipe,
o no hay luz eléctrica en ese momento.

Y luego es tarde.
Que esa es otra.
"Después de burro muerto, la "cebá", al rabo"
- Versión manchega que transita entre
el don de la inoportunidad, el confesionario,
y el muro de las lamentaciones.

© GatoFénix



No hay comentarios: