domingo, 16 de diciembre de 2012

 ¡Gloria a Dios en el Cielo! 

¡¡Gloria in excelsis Deo et in terra pax hominibus
bone voluntatis!!

¡Que sencillo es declarar la guerra a la fé!
"Todo es posible"
" Todo es opinable" 
"Esto no se puede probar..."
Parole, parole, parole...
¿ Y qué se puede probar?

Todo, parece improbable, excepto...
lo que conviene que sea inamovible.
Inamovible...mientras sea conveniente...
que lo sea.
¿Quién se  acuerda de los hombres de buena voluntad?
Sólo el Ángel del Señor,
que viene a redimirnos con su bendición.
Nos redime en un anticipo a la Venida.
El Mensajero de Dios
no nos olvida,
y humildemente yo, os lo recuerdo
mientras me lo recuerdo
mirando los ojos brillantes de mi hija
diciendo y escuchando
que estos días son los que vive con más ilusión
de todo el año.
Ella en sus ojos y en su agitación
me lleva a su nacimiento,
que como todos sabéis,
no hay dos nacimientos iguales.
Me dijo un enfermero cuando le pregunté:
- ¿Cómo va?
 - "Esto es como un parto" - me contestó.
Como este año es también 2012 está siendo un parto.
Me pregunta mi hija:
- ¿Se va a terminar el mundo?
- No creo, chiquitina - le digo.
Pero nada va a ser igual después de este Nacimiento.
El descaro de las fuerzas oscuras, nuevamente,
echarán un paso atrás cegados por la Luz.
Ya están acostumbrados a llevar
gafas de sol polarizadas.
Incluso con ellas, se cubren el rostro
con el antebrazo izquierdo
dejando libre el derecho por si hay que atacar.
Todos los hombres de buena voluntad
se desarman ante la belleza de un bebé.
El Misterio nos deja cara de póquer de corazones
y por un momento es un redondo silencio,
de redonda con puntillo,
que no cabe en el compás
de la vida.



Y aquí estoy viendo el Portal,
sin molestar, desde este rincón del Gatofénix
en el tejado del pesebre. 
No sé si verdaderamente no hubo posada para ellos pero...
es tan normal que eso pase.
Los que hemos vivido los nacimientos de nuestros hijos lo sabemos.


¡ Feliz Navidad!
Próspero Año Nuevo
a todos los que pacientemente habéis seguido leyendo
la reflexiones de este GatoFénix, un año más,
más maduro, tirando a viejo,
y Feliz, 
dentro de lo que cabe,
en alusión a lo que decía mi padre acertadamente.

© GatoFénix (No he olvidado terminaros el relato de la moto)

2 comentarios:

Sap. dijo...

.
Amigo Gato:
Aprovecho esta entrada para desearte a ti y a los tuyos, las mayores prosperidades para el año que se nos viene encima.
:-)

Josemaria Garcia Toledo dijo...

Gracias Sap. Igualmente para ti y los tuyos.