jueves, 18 de octubre de 2012

Alphaville - Inside Out .wmv -Siesta y otoño



Al salir de una siesta en este otoño...
Percibí, imaginé, sentí la soledad
en la primera inhalación consciente.

Todavía enredado en las sábanas
del sueño.,
giro a la izquierda,
haciendo la croqueta y
ya no estabas allí.
Por un momento la cúpula negra
de la angustia...y
sentí-imaginé-percibí
la soledad.
Eran los flecos de la pesadilla
de un puzle-sueño
inacabado.
Recurrente sensación de abandono
que me deja
fragmentado sobre la cama,
hecho un lío.
Me desenredo un brazo y una pierna
y empiezo a ser consciente
de que respiro.
¡Al menos respiro!
Estoy razonablemente vivo,
todavía.
Me desperezo recolocando
los huesos, con cuidado
de no montar los músculos
unos sobre otros tormemente.
A veces, querer tocar el techo con la mano,
estando tumbado, parece
que a mi esternón no le gusta
y ando negociando, con las costillas flotantes,
un rato largo hasta que todo vuelve a estar
en su sitio.
Luego de estas maniobras,
oí tu voz por la casa;
el cacharreo de la cocina;
las zapatillas por la escalera y noto
que el timbal de la vida
acelera sus golpes
y me levanto.

© GatoFénix

viernes, 12 de octubre de 2012

Virgen del Pilar. Pasado, presente con nubes.



http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/c/c7/Virgen_del_Pilar.JPG 

Siendo motero, hoy para mi es un día especial.
(12 de octubre, La Virgen del Pilar de Zaragoza)
Todos los años, desde que tengo moto,
y va para treinta, salgo a dar una vuelta,
si el tiempo no lo impide, como hoy.

Muy pocas veces he dejado de salir,
porque con menos años, que lloviera,
si no era, a cántaros, no era mal tiempo.

Un año, cerca de estas fechas,
yendo para Madrid, me paró la Guardia Civil.
- Sólo me han parado esa vez -
Parecía que había rebasado la velocidad
en un llano cerca de Tembleque, antes de un curvón
a izquierdas. Allí me pararon.
Era un Guardia de mediana edad, muy amable,
y yo era un hombre joven, resignado y triste.
No andaba boyante y me ví, por entonces,
cerca de los números rojos.
Todo lo que ocurría dentro del casco es...
que me faltó llorar.
El Motorista me puso una multa, luego,
me deseó buen viaje y continué la marcha, cabizbajo.
La moto quedó como lastrada y no creo que alcanzara
los ciento veinte el resto del viaje.

Era un ir sin ir;
un avanzar sin avanzar.
Una falta total de alegría, que hizo,
que ya no recuerde quién condujo mi moto
los demás kilómetros.

Hoy sé, fehacientemente, que mi ángel de la Guarda
también es motero, porque llegué sano y salvo.

Me llegó la multa tal como ayer, día 11;
y escribí el pliego de descargos, tal como hoy, 12
Era uno de esos escritos estándar en los que aduces
que es probable que el radar esté mal ajustado
y que, normalmente, no sirve para nada.
En la fecha y firma escribí:
12 de ocubre, dia de la Virgen del Pilar y, a continuación,
el año en curso.

Milagrosamente, porque así lo pedí a la Virgen,
no llegó a ejecutarse aquella multa.

Hoy el día está oscuro, de narices.
El plomo del cielo se ríe de la gravedad
y flota sobre nuestras cabezas como aves carroñeras
sobre las víctimas de una muerte, reiteradamente, denunciada.

"Que sea agua sólo" - Pedimos. Que falta nos hace.
Pero no sabemos si serán oidas nuestras súplicas.

Hoy es la Fiesta Nacional, de España,
ya no sé si sigue siendo la Fiesta de la Hispanidad.
Después de que seres egoístas sin escrúpulos,
utilizando recursos públicos como si fueran suyos,
han estado socavando el sano sentimiento de ser español,
envenenando con mentiras y ahondando en heridas
con la finalidad de que prevalezca su idea política,
comunista o nazionalista.
Ha pasado en España y en sudamérica, ante la pasividad,
y el papanatismo que ha carcterizado a nuestros dirigentes.

Ayer, sin ir más lejos, se pedía al Ministro de Educación español
su reprobacion porque dijo, dentro de un contexto adecuado,
que habia que españolizar a los españoles de Cataluña.
- Podría haber añadido, a todos los españoles,
porque es un hecho que la incultura de nuestros ciudadanos
sobre nuestro país es casi ilimitada -
Y podría haber utilizado la palabra "alfabetizar" en vez de españolizar,
ya que en un sentido amplio significa instruir en decodificar y
entender adecuadamente cualquier tipo de señal de nuestro entorno.
Incluidos los idiomas, en los que se precisan tanto los signos
como las reglas que nos hacen interpretarlos.
Por eso "hablando se entiende la gente" siempre,
que se hable el mismo idioma, u otro que se conozca.
Toda esta patética situación , con la ayuda inestimable
de los libros de texto oficiales:
Ciencias Sociales (Geografía e Historia de toda la vida)
y Educación para la Ciudadanía, que como su nombre indica
debería ser una asignatura de la que se tendrían que examinarse
los que quisieran obtener la ciudadanía española.
Porque la ciudadanía no son los ciudadanos,
sino un derecho muy valiso adquirido o que hay que ganarse.
Obviamente, con un texto que fuera Constitucional
y no, comunista-rubalcabista-zapateril.

Hoy es un día en el que me uno, de corazón, a los catalanes
que se consideran españoles como yo,
y que no ven sino una vuelta pero que muy atrás,
casi un viaje a ninguna parte, lo del invento soberanista.
Auna, el pujolismoymás, parte inventada y así enseñada
en las escuelas, IES y Universidades como cierta,
con ánimo de lucro personal,
con su manipulación y el escarnio de ciudadanos inocentes,
con su desprecio a lo evidente y a la historia.

Son expertos engañando e ignorando.
Expertos, ninguneando la realidad de verdaderos
antiguos reinos, limítrofes o distantes, o
inclusivos y reales como el Reino de España,
donde accidentalmente, en esta vida, vinimos
a ver la luz los españoles todos.

Somos el Reino más antiguo de Europa;
Tenemos una larga historia de fratricidios y maquinaciones
a nuestras espaldas, donde, las más de las veces,
nos han traicionado, indivíduos o cofradías politico-religiosas,
y nos han secuestrado, siempre,
los perversos de turno.
Hasta ahora, que lo estamos también,
desde los escaños...a los del turno de oficio.

La Virgen del Pilar intercederá por nosotros
y entre el aroma de millones de flores de las ofrendas,
seguro que las oraciones de todos, se cuelan y llegan
a donde corresponda, que igual no es arriba, sino abajo,
y nos ayudará a todos en este fangoso "penaero"
en el que han sumergido nuestras vidas.

© GatoFénix  (Por el Pilar y por España) 


jueves, 11 de octubre de 2012

¡Qué otoño, Señor!

 
¡Que otoño!
La estación sigue como puede
tratando de sacar su mejor sombrerillo.
Setas variadas como señoritas orientales
caminando a su cobijo de papel maché.
¡Qué importa lo que ocurra, arriba!
Su mágico crecimiento, su fragilidad,
su naturaleza extraña, sus enanitos,
todo huele a esa mezcla de infancia
sabiduría ancestral dulce y húmedo.
Este otoño de dragón de agua
sigue explorando la estupidez humana
pseudo-racionalista tan alejada
de las percepciones del misterio.
¡Qué otoño, Señor!
Cada día una prueba,
cada vuelta de tuerca un sinsentido.
Nunca ha sido tan natural negar la evidencia.
El reino de las mentiras está consolidado.
Fanatismo tras fanatismo,
los peldaños del abismo,
echan por tierra las señales que nos envían
todas las criaturas de esta tierra.
Patanes embozados en banderas,
tirando con pólvora del rey,
y no al aire sino, a dar.
A dar, a todo bicho viviente
que no lleve su camiseta.
Hay que ser cínico e inculto
y de baja catadura moral
para estar en candelero.
Padres que han tomado partido,
nunca mejor dicho,
contra los intereses educativos  de sus hijos.
Es lo último que han conseguido
en esa omertad impuesta por las centrales
internacionales de la estorsión.
¡Qué otoño, Señor, qué duro!
Sangre inocente derramada impunemente,
real o figuradamente,
tanta sangre de tanto inocente
que salpica las togas hasta las puñetas.
Fantoches y estrellas, que no, pijos ácratas,
sino, perroflautas trasnochados de mercadillo medieval.
Mediocres figurantes de este retablo clásico,
nada maravilloso, que nos agobia económicamente
y nos abochorna intelectualmente.
Todavía me sorprende ser dirigido en mi trabajo,
entiéndase un IES público,
por la incompetencia en estado puro,
a su vez, siguiendo una Ley de educación,
que si no destacaran tanto
por su perversidad doctrinaria,
lo haría por su inadecuación e ineficiencia.

¡Qué otoño, Señor! ¡Qué otoño de miedo!
Siento pena, en primer lugar por mi,
por ver lo real, como fui educado;
después, por todos los demás que andan ciegos
y no ven lo obvio... ¿cómo van a poder ver lo oculto?
educados en la ceguera por dos generaciones.

 "Ite ad fontes" que dijo Comenio.
...Y la estación sigue como puede
tratando de sacar su mejor sombrerillo.
Setas variadas como "gheisas" japonesas
caminando a su cobijo de papel maché.
¡Qué importa lo que ocurra, arriba!
(Al menos esta noche, tan cerca del Pilar)

© GatoFénix