jueves, 20 de junio de 2013



Esta es la nueva, nunca la sustituta.
Otra moto, otra etapa;
cada una la suya y cada una, con su impronta.
El otro día coincidieron las dos en el taller
para sendas revisiones.
Ambas con sus dueños respectivos
habían recorrido los kilómetros justos
para verse en boxes.
Todavía vi a mi anterior,
aun llena de salpicaduras, llena de dignidad
y tal vez de tristeza.
Me acerqué y la toqué con cariño en el lomo;
pasé el dorso de la mano por su costado
y me pareció majestuosa y resignada.
Me dijo su dueño que estaba arreglando la cochera,
que estaba encantado con ella y que en el trabajo
le decían que qué chollo había encontrado.
La nueva en un segundo plano juega en otra liga.
Es otra época llena de tecnología pero
no creo que con los años de la Majestic
se mantenga a su altura.
Me costó mucho decidirme y ahora no me arrepiento;
la razón y el corazón de siempre.
Nada ha sido igual desde el principio.
Con la Majestic fui a la Ciudad Encantada
para hacerle parte del rodaje,
a esta X 10, por las circunstancias climatologicas
lo he ido haciendo en veces y lo he rematado
en la I Ruta del Cid que luego os cuento.
Todavía no se ha ido de mi,
parece que agacha la cabeza asumiendo,
pero ella sabe que tenemos ahora un tiempo
que no vamos a vivir juntos.
Ahora tiene un dueño mucho más joven que yo
y ella debe cuidarlo.
A mi, siempre me tendrá..

© GatoFénix  (Con mucha añoranza)

No hay comentarios: