jueves, 26 de septiembre de 2013

Delirio y fanatismo

Las dos caras del miedo: delirio y fanatismo.
Delirio de grandeza; fanatismo político y religioso.
Su razón de ser es el enfrentamiento
y su expresión: el odio.
Obviamente de ahí al revanchismo hay sólo un paso.
La necesidad de vengarse: su meta y su ambición.
Con estos parámetros podemos describirlos.
Son, los adoctrinados titulados, estos que la Ley
trata de imponer sobre los padres.
Minan su moral por la comodidad de dejarse llevar
"es lo más cómodo"
"mejor un especialista, déjennos"
evidentemente cómodo para los padres
con tendencia a la irresponsabilidad.
Y así se vende en los medios:
psicólogos y trabajadores sociales,
educadores y monitores debidamente "autorizados".

El resultado es una sociedad manipulada por quienes
descerebrados y ávidos de poder, pastorean
una masa borreguera de factura propia
y que luego mantienen para poder vivir de ellos
y de su ignorancia.
No importa que luego todos terminemos en el abismo,
"catalanizados"
¡Menuda aportación Sra Esperanza!
Son los antiguos cuentos,
los de siempre.
Una teología de la racionalidad creyente
desde la vacuidad del ser.
Doctrinas que ya eran viejas hace siglos.
Un poco de barniz y ya está.
Resucitan todas con el cine y las Nuevas Tecnologías.
Incoherencias y contradicciones inconfesables y patentes.
Una Alianza de Civilizaciones que ahonda en la división
utilizando la lengua, ignorantes de Babel,
sofistas codiciosos mefistofélicos y maquiavélicos.
Predican la educación en la diversidad
en una escuela que amalgama todos los criterios,
todas las ideas fanáticas que conducen al delirio
de una igualdad en la ignorancia cercenando inmisericordes
cualquier posible diferenciación o crítica.

© GatoFénix

No hay comentarios: