lunes, 27 de mayo de 2013

Rubor estacional







Al salir de nosotros mismos y envolvernos 
en un viaje en moto, sentimos a nuestro alrededor
que todo va como Dios manda,
en el mejor sentido de la palabra.
Mi K100 RS Style de diciembre del 87
me trae otra primavera más, a sus años.
Los dos vamos para adelante,
nos conservamos bien,
nos cuidamos mutuamente y somos
como viejos amigos que han coincidido
felizmente en un espacio y un tiempo,
y que no nos entenderíamos el uno sin el otro.
Parecen locuras, pero la vida de un motero
tiene ese puntillo de ingenuidad.
Otra vez juntos rodeados de amapolas.
Ellas son el rubor estacional del campo.
Parece un idilio de una tierra enamorada
agardeciendo al Sol su vida prestada
y a las nubes cielo su agua.
A cambio,
 tenemos esto que disfrutan nuestros ojos
y no hay alquimista ni farsante demiurgo 
que pueda igualar.

© GatoFénix 



domingo, 26 de mayo de 2013

Solo agradecerte los servicios prestados...




Han concluido nuestro días de viaje
Solo agradecerte los servicios prestados
llenaría tantas hojas que formarían un olmo,
en primavera, de experiencias compartidas.
Te adquirí con el dinero que me legó mi padre al morir.
Fuiste la materialización de su herencia
y me serviste tan bien que despedirme
es tan difícil que diría imposible porque
nos llevamos mutuamente en el corazón,
y ese viaje nunca se olvida.
Cada día amanecíamos juntos hacia el trabajo,
caminando hacia la salida del Sol,
cargados con la cartera de libros y ordenador.
Vestido de "romano" encaraba el día laboral
con una sonrisa gracias a ti.
Era menos penoso el cambio de la cama muelle
al trabajo agotador de la enseñanza,
cuando no eres considerado sino un estorbo
allá donde vas a dar un servicio.
¡Cómo pasa el tiempo!
Tiempo "interesante", tan interesante tiempo
en el que lo mejor de muchos días era
el viaje de ida y el de vuelta.
Quince y quince, hasta y desde el Km 44,
todos los días que el tiempo no lo impidiera.
Esos otros días me envolvían en es-radio,
pero la realidad era tan triste que me arrugaba el ánimo
y llegaba sin coger el pulso al día,
hasta que cargando la pesada cartera,
escaleras arriba hasta el departamento y la clase
sin un Cirineo que me ayudara a  subir al Golgotta.
Mi corazón empezaba entonces a coger su ritmo
y añoraba el día anterior o deseaba el siguiente
para hacer la ruta contigo respirando la mañana
en casi cada estación del año.
Más de la mitad del curso amanecíamos juntos:
el Sol, tu y yo.

Una vez en casa o en días no lectivos,
hacer recados; ir a por el pan; de bancos;
a la Farmacia; o cuando Sara era pequeña,
llevarla a clase piano, sin el temor de no poder aparcar;
hacer pequeños viajes con mi mujer,
hablando por el intercomunicador, 
moviéndonos por Madrid en moto,
 ha sido sencillamente maravilloso.

La inauguré yendo a la Ciudad Encantada
y nos hemos despedido yendo a Guadalajara
para presentar los papeles de mi jubilación.

Esa tarde la dejé en el concesionario definitivamente.

Sólo quería agradecértelo,
de todo corazón.

© GatoFénix 




sábado, 11 de mayo de 2013

Mañana hace 13 años que me casé, en segundas nupcias.

Tampoco es cosa de hacer una confesión en el reclinatorio,
pero es digno de mención para reivindicar un acontecimiento feliz.
¡Feliz aniversario!













En mi vuelta de moto por mis lugares preferidos iba yo pensando.
¡Cómo te enreda la vida para no tener tiempo de contar!
Todos los discurso que se me van presentando en la cabeza,
durante este largo silencio, según los acontecimientos me atropellan,
no cabrían en todo el espacio virtual, sin embargo,
cuando esta mañana echaba mano de los mismos
en los estantes llenos de polvo, de mi cabeza.
Parecía un monje del nombre de la rosa revolviendo legajos.
Tan pronto, me encontraba con polvo de estrellas,
como en la cama echo polvo, dolido por el dolor;
como alitontado por los trabajos inútiles donde los haya;
por las reflexiones sobre el devenir de las tropas de asalto;
por tanta marejada de desalmados y tanto atropello 
de la razón sabia y simple del corazón.
todos estamos debilitados por el enésimo engaño.
Ahora toca, para nuestro asombro, mariano el traidor,
como antes lo fueron otros, desde el carismático, De_entrada_no.

Ya dije que me tocó cama unos días. dias que me costaron, 
más de trescientos euros, de mi nómina mensual.
Caes, desgraciadamente, enfermo y te conviertes en un delincuente
que debe pagar, por esa fechoría.
Al mismo tiempo, en otra parte de España,
algún Perrusola, anda de honesto con millones robados,
evadidos a Andorra, en billetes de a quinientos en bolsas de basura.
De los perroflautas, ni os cuento;
de los meapilas, mejor me callo;
de la marea verde/gallina mamífera, para qué hablar;
y así un discurso tras de otro, que por aquí ha quedado. 

Por fin, después de este diluvio intermitente;
Después de este invierno con estrambote,
he podido salir, de nuevo, en moto, a saludar mis paisajes.
Paisajes que se muestran a los pocos kilómetros
como una mujer recostada frente a un espejo.
Campos revestidos de otro año, con su mejor traje de primavera.

La piel de esta mujer hermosa está cubierta
de una pelusa verde aguacate; algunas pinceladas añil;
enormes manchas de amarillo, lima limón, inundadas,
franqueadas por las inestables y danzarinas amapolas:
gotas rabiosas de bermellón como infinitos labios
frotando lujuriosos la brisa, pan con mantequilla: 
pariente de vientos húmedos,cargados por las recientes lluvias 
y a la vez, heraldos del sofoco que nos sobreviene, 
después del acto carnal, del verano. 

Me siento esta mañana como el gato que amoroso
nos agasaja haciendo ochos a  nuestros pies,
devanando la madeja de lana del infinito
en eterno movimiento, en un instante,
aparentemente, quieto pero 
eterno.
Como el amor.

                                                          © GatoFénix (yendo en moto) 




 Luis Fernando Veríssimo, escritor brasileño (Porto Alegre, Rio Grande do Sul, 26 de Septiembre de 1936)
  

El irrespeto ( yo diría "falta de respeto") por la naturaleza ha afectado la supervivencia de varios seres, y entre los más amenazados está la hembra de la especie humana.
Tengo apenas un ejemplar en casa, que mantengo con mucho celo y dedicación, pero en verdad creo que es ella la que me mantiene.
Por lo tanto, por una cuestión de auto-supervivencia, lanzo la campaña “Salvemos a las mujeres”.
Tomen de acá mis pocos conocimientos sobre la fisiología de la feminidad, con el fin de que preservemos los raros y preciosos ejemplares que todavía quedan:
1. Hábitat:
La mujer no puede vivir en cautiverio. Si está enjaulada, huirá o morirá por dentro. No hay cadenas que las aten y las que se someten a la jaula pierden su DNA. Usted jamás tendrá la posesión sobre una mujer; lo que la va a atar a usted es una línea frágil que necesita ser reforzada diariamente.
2. Alimentación correcta:
Nadie vive de la brisa. Mujer vive de cariño. Dele en abundancia. Es cosa de hombre, y si ella no lo recibe de usted, lo buscará en otro. Besos matinales y un “yo te amo” al desayuno las mantienen bellas y perfumadas durante todo el día. Un abrazo diario es como el agua para los helechos. No la deje deshidratarse. Por lo menos una vez al mes es necesario, si no obligatorio, servirle un plato especial.
3. F l o r e s:
También hacen parte del menú. Mujer que no recibe flores se marchita rápidamente y adquiere rasgos masculinos como la brusquedad y el trato áspero.
4. Respete la naturaleza:
¿No soporta la TPM (tensión pre-menstrual)? Cásese con un hombre. Las mujeres menstrúan, lloran por cualquier cosa, les gusta hablar de cómo les fue en el día, de discutir sobre la relación. Si quiere vivir con una mujer, prepárese para eso.
5. No restrinja su vanidad:
Es propio de la mujer hidratar las mechas, pintarse las uñas, echarse labial, estar toooodo un día en el salón de belleza, coleccionar aretes (deben ser "pulseras, anillos o pendientes"), comprarse  zapatos, pasar horas escogiendo ropas en un centro comercial. Comprenda todo esto y apóyela.
6. El cerebro femenino no es un mito
Por inseguridad, la mayoría de los hombres prefiere no creer en la existencia del cerebro femenino. Por ello, buscan aquellas que fingen no tenerlo (y algunas realmente lo jubilaron). Entonces, aguante: mujer sin cerebro no es mujer, sino un simple objeto decorativo. Si usted está cansado de coleccionar estatuillas, intente relacionarse con una mujer.
Muchas le mostrarán que tienen más materia gris que usted. No les huya, aprenda con ellas y crezca. Y no se preocupe; al contrario de lo que ocurre con los hombres, la inteligencia no funciona como repelente para las mujeres.
7. No haga sombra sobre ella...
Si usted quiere ser un gran hombre tenga una mujer a su lado, nunca atrás. De esa forma, cuando ella brille, usted se bronceará. Sin embargo, si ella está atrás, usted llevará una patada en el trasero.
8. Acepte:
Mujeres también tienen luz propia y no dependen de nosotros para brillar. El hombre sabio alimenta los potenciales de su compañera y los utiliza para motivar los propios. Él sabe que, preservando y cultivando la mujer, él estará salvándose a si mismo. 
Mi amigo, si usted piensa que la mujer es demasiado costosa, vuélvase GAY.
¡Sólo tiene mujer quien puede!