martes, 30 de julio de 2013

DEP

Dolor por vuestra muerte. DEP



No he podido escribir nada hasta ahora porque, literalmente,
no tenía palabras.
Todavía
Un aturdimiento me llena la cabeza y me vacía el corazón.
La muerte, que siempre es dolorosa, así de esta manera...
tanta, tan despropositada, tan absurda e incomprensible,
nos llena de pasmo y de pena.

Era la víspera del Día Sin Tiempo, según los mayas
- que nunca pudo ser más verdad que en esta ocasión -
en un curvón hacia la izquierda, según vas a Santiago de Compostela,
se fundió en negro, con gran estruendo, la vida de gentes inocentes;
peregrinos de la vida, como todos - de ida o de vuelta de un respiro -
llenos de fugaz ilusión en tiempos negros... Y mira por dónde,
se les fue el futuro en un latigazo y quedaron suspendidas su almas,
en un eterno presente,
viendo cómo llovía el sufrimiento y la tragedia sobre todos
como el orballo en un oso de peluche, mil noches apapachado
para huir del miedo a lo desconocido: al porvenir.

Desde aquí un abrazo a todos los que de alguna manera
se hayan llorando a sus muertos o sufren esperanzados
que mejoren sus heridos.

© GatoFénix


lunes, 8 de julio de 2013

Hecho al punto...casi veinte años atrás.

Empecé a dejar la educación, como maestro en activo,
cuando vi cómo me iban dejando aparte,
gentes que fueron mis compañeros,
algunos que creía amigos y así los traté,
y personas a las que ayudé con mis conocimientos
siempre que me lo pidieron y hasta a veces sin que lo pidieran.

Cada vez veía que ya no era necesario.
Cada vez que "inventaban la rueda, cuadrada"
se lo hacía ver en vez de plegarme ante el descubrimiento.
Cuando hacían partícipes a todos de aquel descubrimiento
consultaban como mandan os cánones de la manipulación
si el vehículo debía ser blanco o verde y en esa participación fraudulenta
entraba yo a decir que el color no era esencial, que si lo que queríamos
era avanzar, lo importante eran las ruedas.
Pues todo eso hemos avanzado en los Reinos de Taifas.
Hemos vuelto a la más lóbrega Edad Media.

En su estelar proyecto, luego elevado a Ley estamos:
"juventud divino tesoro"
"todo va bien, muchachos"
"las cosas están para probarlas"
"todo es opinable" y "pasadlo bien que son dos días"
"la historia: ¿a quien le importa saber ese tocho?"
"Franco si que era malo"
"Dios:¿que es eso?¡Por Dios!
"Educación de proximidad"
"Centros de Engorde y Esparcimiento"
"Última versión de escuelas ya caducas en el s. XX"
"Lenguas como bandera en el divide y vencerás"
"Victorias Pírricas de los últimos treinta años
que han hecho envidiable la escuela en la que yo crecí"

El juego de la Oca y tiro porque me toca y si no no juego.
Deshace el ovillo de las cosas y lo enreda todo
hasta tal punto que no hay sino confusión,
mala praxis generalizada, con la venia del superior;
Superior que previamente ha sido sustituido,
mediante ingenieria administrativa, por incompetentes
estómagos agradecidos, descerebrados con la sola neurona
de la fidelidad fanática a ideas jaleadas e impuestas
a golpe de cuarto poder, con prisa;  para eliminar obtáculos
en la marcha triunfal de la dictadura de la brutalidad,
ora pimentón choricero, ora marcha verde
como lamparón de aceite en carta de amor.

Me he revelado ante los miserables
que cultivan la miseria;
que siembran su miseria en el podrido campo
de las miserias humanas, porque son...
miserables hasta decir basta.

Todavía me rebelo como un vómito agraz
contra esos otros que son tan ajenos a la piedad
como a la nobleza; políticos trepadores,
a diestra y siniestra,
auténticos kamikaces de las buenas gentes.

Y así ando, eternamente joven,
en un cuerpo más que maduro y requemado,
salvando las distancias,
próximo a S. Lorenzo de la Parrilla;
sin el valor de decir:
Pueden darme la vuelta que...
por aquí ya estoy hecho,
"al punto".

© GatoFénix 

Mis desvelos nocturnos sin Chopin

Me desvela la injusticia
y la impotencia ante ella.
Me desvela el mal,
en todas sus miríadas
de facetas.
Me desvelan, los discursos
que nunca escribiré,
las palabras que me tragaré
y no pasarán de ser
la voz en off,
en mi cabeza...
las noches
en
vela.
4 de abril de 2013

© GatoFénix (Después de noventa y cuatro días con sus noches, sin Sabina; y sabiéndolo casi todo)