miércoles, 22 de enero de 2014

José María Arcos - In memoriam

In memoriam - José María Arcos 
- K-69 A-43 dirección Ciudad Real - Accidente fatal - DEP

Lo recuerdo sentado a la mesa solo;
estaba en la esquina derecha del rectángulo.
en pie el anfitrión y yo sentado en el tresillo,
después del saludo a  mi llegada.
Levantó los ojos del plata de comida
y me miró, como si hubiera visto un secreto,
como suplicante buscando mi justificación.
Me  acerqué a saludar a la esposa.
que estaba trajinando en la cocina.
- ¿Quieres tomar algo? Pareces cansado.
- Un vaso de agua, por favor.
Bueno vengo un poco agobiado con la ropa de "romano"
Cansado, no. La moto no me cansa.
Vuelvo al salón y el anfitrión pincha un disco.
Yo, había llegado aquel sábado, como otras veces
para hacer una visita corta en una de mis vueltas en moto.
Me explicó que cuando ibas a trabajar
comías en su casa para que no lo hicieras solo en un bar.
Yo era de total confianza, así era por entonces,
y por mi parte sigo en mis sentimientos aunque de esto
parezca que hace mil años.
Éramos tú y yo dos piezas claves para él.
Nos utilizó a los dos sucesivamente en su carrera política;
ahora eras tú, antes fui yo.
Como se suele decir, y ahora lo sé
casi desde entonces: "no había un nosotros".
Yo me hacía el loco porque no quería saberlo.
Desde su teléfono llamé a mi casa, no había móviles todavía,
para decir donde me encontraba y que llegaría tarde.
No te he vuelto a ver desde ese sábado
y ya... no podré hacerlo nunca.
Me contó, curiosamente, el anfitrión, su accidente reciente
viniendo de Madrid una noche de viernes.
en una rotonda, no sabia cómo, salió un coche por la derecha
y no llevaba cinturón, lo dijo como una letanía de veces,
y chocó.
El impacto le fracturó los brazos que soportaron el golpe
agarrados al volante que quedó doblado.
También se dañaron algunas costillas y poco más,
para lo que podría haber sido, y sin cinturón
que ya sabía que había que llevarlo y que no lo volverá a hacer más...
y blb, bla, bla.
Volvimos a hablar recurrentemente del accidente, sobre todo él,
que si había tenido mucha suerte, que menos mal...
y repitió una y otra vez el mismo mensaje como aprendido
para no variar el relato en un juicio la versión "oficial".
Eso me pareció, pero yo no estaba empeñado en saber la verdad.
Él debía pensar: "por si acaso" yo se lo cuento y ya está.
A saber.
Comías y callabas.
La música sonando "nómadas" http://youtu.be/kilKmAUvKos
Alguna frase corta, pero poco.
Él pasaba a comentar que le encantaba esta música,
que tenía algo o no sé. Nosotros callábamos.
Teníamos sensibilidades distintas.
Había pasado de Juan Pardo a Battiato y Ana Belén
sin despeinarse como con un grueso impermeable
sobre un vacía donde debería estar el corazón.
El 19 pasado,otro sábado; otra estación http://youtu.be/t1oqrBELh38
22: 57 K-69 A-43 yendo a Ciudad Real solo.
Un coche te impacta por detrás.
Una explosión. Un incendio.
Policia, bomberos, ambulancias
en la noche fria de enero, empezaba a menguar la luna.
No pudieron hacer nada sino excarcelar tu cuerpo sin ti.
"No sabemos ni el día ni la hora, Arcos"
Hicimos en la incipiente radio Surco de Tomelloso
grandes cosas; bonitas cosas creativas; cosas únicas.
Cuñas con lenguaje robado a Cervantes que yo escribía
y que luego grabábamos.
Tú ponías voz a D. Quijote y yo, a Sancho.
Eran escenas sonoras tomadas del Quijote.
Diálogos entre nosotros para terminar anunciando
la radio en la que estábamos empeñados totalmente.
Ninguno cobró nada por eso. Nadie nos pagó.
Muchos sacaron tajada de ello. Los "especialistas" dello.
Noches de relatos de Edgar A. Poe. Eras grande Arcos.
Yo a los mandos de aquella nave misteriosa
llevando a los oyentes, asombrados, a mundos imaginarios;
noches de teatro interpretado por tu grupo Pathos,
contigo a la cabeza.
O encandilar como rapsoda a la audiencia poniendo
emoción a raudales..
 y yo con una mesa de 8 vías y unos microfonos
dos platos de discos de vinilo y un Revox llevando
la nave de la ilusion cada noche mientras sonaba
Éramos "lo que no se lleva", estábamos fuera de sitio.
...Aquella noche que llegó uno de los técnicos de Zaragoza
y dijo, despectivamente claro, que parecía aquello Radio 3
Ya vimos el principio del fin en aquella sentencia.
Ha ganado la incultura.
Siempre la zafiedad vence.
al poco de desapareces de allí, nosotros,
ese tipo de radio desapareció.
Puede que dijeran como la zorra que no llegaba a las uvas:
- "No están maduras"
Éramos idealistas en ejercicio y empezaban otros tiempos.
Como ves, Arcos,  no olvido...las cosas inolvidables.
Fuiste mi aval para afiliarme a PSOE, me apadrinaste.
Sólo ese gesto te vale mi agradecimiento.
Luego cada uno ha llevado su vida por distintos caminos.
Cada uno con su arte, sus decepciones y sus tristezas.
en la noticia te mencionan como expolítico. Bueno, para mi,
nunca fuiste un político al uso. Y yo nunca lo fui, pero
me fue muy útil conocer lo que se cocía tras las bambalinas.

Ahora en el escenario que estés
todo lo verás más claro.
Ahora, espero y deseo, que entiendas mi corazón;
antes, sólo lo intuías.
Ahora sabrás lo que es auténtico y comprenderás:
"El gran teatro del mundo".
Aunque para mi entender, 
no había ninguna prisa,

Verdaderamente "No sabemos ni el día ni la hora"
Hasta siempre, amigo Arcos, rezaré por ti. 
Lo prometo.

© GatoFénix (Triste por tu pérdida)





No hay comentarios: