lunes, 19 de mayo de 2014

Y aquel día las palabras empezaron a decir cosas.



Día de la Virgen de Fátima 2014                                                                      © GatoFénix

Y aquel día las palabras
empezaron a decir cosas.
Antes, sólo había pensamientos.
Escribía, pensando que no era bueno escribiendo.
Tenía miedo.
Un miedo terrible a no ser,
el que/lo que quería que fuese.
Miedo a ser rechazado porque
¿quién era yo para acercarme a esto?
Y me abandoné a vivir sin palabras,
pero un día los sonidos de caldero hueco cesaron.
No había eco de vacíos incontenidos/incontenibles.
Cesaron.
Y ese eco no llegó más...
a la punta de mis dedos.
Empecé como se despierta una mañana cualquiera:
como cualquier mañana.
Se despierta sin importarle nada
que nos demos cuenta,
o que estemos muertos.
Se despierta sin miedo
y se despereza tomándose su tiempo.
Hasta que escupe el horizonte el Sol,
como él sólo sabe hacer.
Y en ese momento parece que todos lo relojes
biológicos se cargan y se aceleran,
aunque todo va siempre a su paso.
En mi, esa mañana que digo,
empezó como un torbellino de celuloides viejos 
que me penetraban por la nuca,
como si todo estuviera en una almohada.
Y una luz cenital entraba por la corona
y revelaba proyectando tras mis ojos
imágenes de cosas que eran personas o lugares
y otro rayo del centro de mi cuerpo
las coloreaba,
y se me abría otra boca en la frente
que sin articular palabra
llevaba todo a la pluma y al papel
superponiendo mundos verdaderos e increíbles
dejándolo todo ordenado en una hilera de letras y espacios
como si fueran los muelles, las ruedas y espirales
del segundero de mi corazón,
o tal vez, de mi alma.

Aquel día dejé de existir porque o pensaba.
Todo era llevar el ritmo amoroso y paciente de las cosas.
Todo era dejarse llevar a la otra orilla del miedo
en la sola fragilidad del ser,
siendo un paciente texto en el papel
esperando viajar a ti, sin espacio ni tiempo
que nos separe en dos.
Minúsculo y enorme.
Solamente solo, sin más,
ni menos.

© GatoFénix

Escrito el 13 de mayo





No hay comentarios: