lunes, 10 de noviembre de 2014

Dire Straits-Why Worry



I love a good Rockin' song, but I'm of the opinion that if
music can reach in and grab your emotions and move you to tears or if it
holds irreplaceable memories of those you have loved and they have
since passed, it  places that music on an entirely different
level.  There aren't a great deal of songs that are capable of properly
honoring such a time in one's life.   My mom had  breast cancer 15 years
ago.  I had flown down to spend time with her. I had put her robe on
her, moved her to her wheel chair and we sat out in the backyard.  We
didn't say a word to each other.  There was no need.  I went into the
house and I had a CD playing.  This particular song came on when I
reached the back door, I stood there and just stared at her and the
tears began to flow.  She died a week later.  Now every time I hear the
song, I'm at that back door, taking in every detail of her face because I
knew this would be the last time I saw her.  That memory is as vivid as
it was the day I was standing at that back door.  The memory, the
feelings and the thoughts I experienced at that back door allowed me to
stop the world if only for a few minutes because I needed it.   It was a
beautiful, extremely sad and powerful moment,  all wrapped in one and
had the music not been playing, I would not have had the memory in such
safe keeping.....the music.
(Lo he traducido torpemente para que veamos lo que dice MissDistarr)


Me encanta una buena canción Rockin,
pero yo soy de la opinión de que si la música
puede alcanzar y agarrar sus emociones y te llevase hasta las lágrimas o si mantiene recuerdos irremplazables de los que ha amado
y que desde entonces han pasado, pienso entonces que la música
ha llegado a un nivel completamente diferente .

No hay una gran cantidad de canciones que son capaces de honrar adecuadamente un tiempo en la vida de uno.
Mi madre tuvo cáncer de mama hace 15 años.
Yo había volado a pasar un tiempo con ella…
Le había puesto la bata, la trasladó a su silla de ruedas y nos sentamos en el patio trasero.
No dijimos una palabra la una a la otra.
No había necesidad.
Entré en la casa y estaba sonando un CD.
Esta canción en particular se escuchaba cuando llegué a la puerta de atrás.

Yo estaba allí y me la quedé mirando y las lágrimas comenzaron a fluir.

Murió una semana más tarde.

Ahora cada vez que escucho la canción, estoy en esa puerta de atrás, atenta a cada detalle de su rostro, porque sabía que sería la última vez que la viera.
Ese recuerdo es tan vívido como lo fue el día que yo estaba de pie en esa puerta de atrás.
La memoria, los sentimientos y los pensamientos que experimenté en aquella puerta de atrás me permitió parar el mundo aunque sólo fuera por unos minutos, porque lo necesitaba.

Fue un momento hermoso, muy triste y de gran transcendencia,
;todo envuelto en uno y tenía la música. Si no hubiera estado sonando ,yo no habría tenido la memoria de tal tesoro…
la música.

                                   - - - 

Ahora os digo yo, que una vez que me he puesto a escuchar la canción.
Se me han venido los años de aquella incipiente madurez llena de altibajos
en las que lo mejor de mi fluía al escucharla.
A veces digo: "Juventud divino tesoro..." con gran sorna.
Veo con el paso del tiempo que..."pa`habernos matao"
Todo estará bien, no sé, pero lo que ha dejado los recuerdos envueltos
y protegidos para que no se rompan en el viaje, 
indudablemente ha sido esta música.

© GatoFénix

No hay comentarios: