miércoles, 24 de diciembre de 2014

Al ver y oir: "Feminismo Y El Hombre Desechable"





El "valor se le supone" ya no se lleva.



Los hombres hemos vivido todo eso que dice y ahora nos llaman tontos o payasos;

o aún peor, nos hacen sentir vergüenza con hechos o actitudes.

Medio-hombres o seres ambiguos han dictado los decretos.

Han hecho las leyes que reflejan que no valemos nada.

Escuché a mi director en el centro:"Es el tiempo de las mujeres"

Quedé perplejo ante esa afirmación tan estúpida,

desde el punto de vista de un hombre.

Era la última máxima del argumentario comunista de aquella semana.

Ahora escucho por un escuálido sin hombros, tipo clérigo cerbatana

con coleta, que no es el macho alfa. Por favor, un poco de por favor.

Un tío que hábilmente se rodea de corifeos para medrar en el mundo,

un encantador de serpientes que tiene la mentira por bandera,

y por educación la ingeniería comunista con Maquiavello de almohada,

no ya de libro de cabecera.

Veo y escucho a esta mujer, que no conozco de nada, y pienso

si lo dijera un hombre lo despellejarían vivo.

Y lleva razón.

Tengo en este blog un escrito que da fe de ello.

En él se relata algo grabado en mi memoria cuando apenas tenía

dieciocho meses.

Con dieciocho meses me di cuenta de lo que dice esta mujer.

No necesité más y sobreviví por voluntad y coraje consciente.

Siendo, yo, mi padre y mi madre.

Asumiendo mi derrota y mi penuria,

ignorando lo triste que podía ser la vida, y lo arriesgada;

y lo difícil que sería tomar alguna migaja, de amor,

de aquellas que desde tan pronto, me hicieron saber

lo poco que valía en esta vida.

Ahora, ya viejo, me dice un playboy revenido

con la barba rala y mano simiesca;

al que, sospecho, han tratado como a una nena.

"que no es el macho alfa"

Anda que no está aleccionado por su madre en el tema.

No se espanten, es sabido que los toreros los crean las madres.

Hay que saber llegar al corazón, incluso a las bajas pasiones,

para manipular emocionalmente bien.

Eso, nadie mejor que una madre, para enseñarlo.



He seguido el relato de esta mujer como el que ya sabe,

y a la vez se sorprenda de reencontrarse que alguien lo cuenta.

Cada palabra, de ella, ha evocado, en mi, alguna situación vivida,

que lo corrobora o lo ejemplifica.

Todo ese discurso, tan "políticamente incorrecto" es la verdad

descarnada de las sociedades humanas desde el principio

hasta ahora mismo.

El panorama de julandrones, pasmarotes, jibias, bocafraguas,

gualtrapas, lameculos y mamporreros, en todos los estamentos de poder,

y los previsibles candidatos para el "asalto",

no puede ser más oscuro.



El: "valor se le supone" ya no se lleva.





© GatoFénix

sábado, 13 de diciembre de 2014

Nuestra bibloteca: Nuestros mocasines

https://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=FZYWkDkfwao


La biblioteca de cada uno son sus mocasines.
Si la vida es un camino que se va abriendo
según vamos avanzando,  nuestros mocasines
son los libros que nos han acompañado.
No podemos entender a un ser humano si no conocemos
por donde ha transitado y cómo lo ha hecho.

Estos mocasines han marcado sus pasos y la dirección,
estos mocasines se han ido metiendo en su ser llegando
con el tiempo a conformar su estructura profunda de pensamiento.

Es peligroso los que han tenido sólo un libro para caminar.
Mucho peor es que ese libro excluya a todo lo que no es él.
¿Cómo vamos a poder intercambiar opiniones o pensamientos
con quien nos excluye preventivamente porque no somos de los suyos?

La decisión de estos últimos años respecto a esto ha sido clara,
gentes de poder y perversidad parejas, han decidido simplificar;
prevenir el problema de las discrepancias dejando sólo libros, vacíos
de contenido; o que todos los libros sean el mismo libro
vacío y recurrente.

El resultado ha sido terrible, claro, según se mire;
también un éxito sin precedentes para los iluminados.
Nada será recordado como más oscura que esta época.
Verdaderamente el movimiento cíclico de nuestra espiral
pasa por un nuevo medievo, en el que como característica,
no hay monasterios, ni monjes ni nada que no sea un gran plató
en el que se prueban ciertos experimentos psicosociales
con una doble finalidad: lucrarse de la animalización del ser.
Nada distinto a lo que se podría ver en una granja de cerdos.

Todo ello acompañado con los efectos visuales y musicales
acordes con el objetivo de romper el pensamiento
y alejarnos de nuestra peculiar naturaleza humana.
http://youtu.be/M9n98SXNGl8

 © GatoFénix