sábado, 17 de enero de 2015

In memoriam Jose Luis Alvite. La última copa en el Savoy

http://www.ondacero.es/audios-online/herrera-en-la-onda/carlos-herrera-alvite-cierra-savoy_2015011600019.html




http://www.ondacero.es/clipping/2011/05/27/00127/30.jpg



Siento mucho su pérdida.
La siento como si algo grandioso, desapareciera.
Es, Jose Luis Alvite, el símbolo de una época en la que no cabemos.
No cabemos los seres que sabemos que nos vamos a morir; y eso,
nos hace tan diferentes que parecemos tontos del culo, ante:
los soberbios,
los engreídos, todos ellos tan próximos,
ellos, los otros, que saben todo, menos lo esencial.

Siempre lo vi como lo entrañable que tiene el hombre cuando lo es.
Esa fragilidad, esa distancia dentro de las cosas,
esa sensibilidad reprimida desde el nacimiento que necesita
la poca luz y las cortinas de humo para envolver su tristeza,
que no se note mucho, más que nada, por no molestar.

A veces un tiro se confunde con un portazo
con la diferencia de un muerto en el suelo.

La última copa en el Savoy me ha sabido a rayos.
A veces un portazo es tan contundente que puede parecernos definitivo,
pero nosotros sabemos que la muerte no necesita ruido para ser algo
definitivo y dejarnos a oscuras, de verdad.

© GatoFénix

4 comentarios:

Mar dijo...

Me solidarizo con tu sentir, compañero.
Alvite es uno de mis imprescindibles.
Un abrazo sentido.

Josemaría García Toledo dijo...

Gracias.
Ahora somos un poco más huérfanos.
Un abrazo

Diego Alonso dijo...

Yo creo que también soy áspero y sentimental. Grandes las historias que relataba Alvite.

Diego Alonso dijo...

Yo creo que también soy áspero y sentimental. Grandes las historias que relataba Alvite.