jueves, 12 de febrero de 2015

Para el 19 de febrero de 2015: Año de la Cabra u Oveja.




Leamos en este link lo que necesitamos saber para el año que viene.
Estamos viviendo las últimas coces de este año del Caballo
que como diría la maldición china:
- "Hijo, Ojalá vivas tiempos interesantes"

Y los estamos viviendo, cada uno, como puede, claro.
Los nativos del año del caballo han tenido un subidón,
lástima que si no han sido humanizados por una buena educación,
se les ha ido todo de las manos.
¿Y qué es para un Caballo que algo se le vaya de las manos?
Todos sabemos lo que es ir "desbocado"
todos sabemos lo que es ir "con poderío"
Pues todo eso y más: Los excesos de todo tipo;
la falta de consideración de los que vamos a pie;
su naturaleza mentirosa y fánatica.
Sí, tiene esa tendencia y claro por más que lo nieguen..
se sienten "macho Alfa"...los demás
lúmpenes.


http://acupunturacuencovacio.blogspot.com.es/p/blog-page_8.html








Del año de la cabra u oveja está todo dicho en el link de arriba.
Lo demás es asunto de la cosecha en esta parte del año agrícola.
Volvemos una y otra vez por el mismo camino, cada vez diferente.
Ahora toca pisar nieve; pasar frío y en ese bucle del tiempo, revivir...
los mismos tiempos en distintos lugares y en distintas etapas de la vida.
Hace sesenta años era la primera vez de mi vida que pisaba nieve.
Era, en el primer año de la cabra, en Zafrilla y lo recuerdo con claridad.
Me sitúo encaramado en una silla, apoyado en el marco de la ventana
mirando a través del cristal, empañado por mi aliento y borrándolo
con aquellas manitas de casi cinco años de vida.
Recuerdo la frente pegada y la nariz; El frío del cristal;
El calor de mi madre detrás y sus manos sujetándome por la cintura.
Recuerdo el olmo que estaba en el centro de la plaza, frente a mi casa.
No puedo olvidar las rámas cubiertas de blanco como azúcar y detrás
al frente, cerrando la plaza, las casas con enormes carámbanos desde las tejas,
que parecían más espadas que rejas brillando como cristal de Murano,
amenazando el suelo con un manto blanco de más de medio metro.

Aquel 1955 me trajo muchas cosas, creo que me dijo mi padre, qepd,
que aprendí a leer y en aquellos cuadernos con finas tapas de color verde,
tamaño cuartilla,  con una pluma, mojando en el tintero, hacía garabatos
siguiendo una muestra y aprendí los números y a dibujar casas, árboles,
y una silla en la letra ese y una pipa y los pájaros como brotes de hierba.

Es un año bueno, este de la cabra. Aquel lo fue.
Fue un año de nieves, que creo que duró un mes aquella nevada, 
y luego siguieron fríos de los de Zafrilla, muy bajo cero, para coger anginas.

Es un año bueno, pero no por eso va a estar exento de "cagadas", con perdón.
Los hombres nos cargamos todo con nuestro poco sentido común.
En este año el gregarismo creo que es lo más peligroso que nos pueda pasar.
Los rebaños de ovejas y cabras son imágenes bucólicas en épocas pasadas
de ganados transeuntes, de unos lados a otros, buscando pasto en sus estaciones.
Aquellos pastores que servían de recaderos y mensajeros de otras existencias.
Ellos que bajaban hasta el Valle de Alcudia y venían contando cosas de las costumbres
y de los paisajes que veían en el transcurso de sus largos viajes.
De aquellas experiencias se me pegó este nomadismo ocasional, afectado
como estoy, por ser mi equivalente en el zodiaco oriental, la oveja o cabra.
Y así entre cabra unas veces y oveja otras ando oscilando desde mi gatunidad
toda esta vida que os cuento a ratos, cada vez menos, con menos gana.

Este año de la cabra pido a Dios que sea bueno. 
Pido que los hombres torpes o malos no "entorpezcan" el devenir de las cosas. 
La oveja cuando se enfada es mucha oveja.
Aunque, nada que ver con el Caballo. 
Lo de este Caballo, hasta el último día, 
va siendo de traca.

Podeís empezar nuevas cosas, sobre todo relacionadas con el arte o la cultura
que la bondadosa oveja ayudará a que aquello fructifique como una semilla de mostaza.

Es un año, en el que también se producen cortes emocionales con cosas o personas,
porque hayamos elegido un camino distinto para nuestro desarrollo personal...
o por amor.
La oveja es muy amorosa y le va "esa movida", que dicen los jóvenes. 
El romance, que cuidando las formas, que a veces son el fondo, perdurará.
Los malos modos no le van bien a la oveja, diréis que es una obviedad,
pues algunos no saben de qué hablo y la oveja se lo hará pagar caro.
Estoy hablando, no de que a todos nos molestan los malos modos, que es cierto,
sino de lo que puede pasar con la energía de este año de la oveja.
Pueden caer "torres muy altas" ¿No se os ha arrugado una cita por una "tonteria"?
Eso puede pasar este año. 
Es, no lo olvidemos, el signo más femenino del horóscopo.
Sí ya sé todo esto del género y esas mandangas, pero os digo como Copérnico:
..."la tierra sigue girando" 
 Lo de las racionalidades y lo de las ingenierias lingüísticas, este año...como que no.

Año de acercarse a la sabiduría y a la belleza , si es que no son la misma cosa.
Año de despertar a una nueva conciencia humana y solidaria con los demás,
desde el corazón no el bla, bla, bla.
Año en que con sólo dejarse llevar, se pueden descubrir muchas cosas y,
esto es lo más importante, de hacer cosas o posicionarse en lugares o
tomar decisiones, que nunca nos hubiéramos imaginado que tomaríamos.

Los cambios que proporciona la oveja, no son cosas de un día para otro,
muchos pueden considerar que no se avanza, pero pensemos en un árbol;
nadie distingue que está creciendo cada día y lo hace.
Y, con precisión de reloj suizo, da su fruto.

© GatoFénix








No hay comentarios: