sábado, 21 de febrero de 2015

Destrozándose en un beso. "El año de la oveja" : sólo amor.

 Si sólo fuera tu piel el cristal que trae el nácar del interior
de la valva de mar que transito con el dorso de mi mano.

Si sólo fueran tus ojos que reflejan el otoño del Sol
recordando en el alma una tarde de agosto.

Si sólo fuera el agua tibia de tus senos
que flotan en  la cuna del cuenco de mi mano.

Si sólo, sólo fuera, cuando la yema de mis dedos juega,
haciendo suaves caracoles, acariciando tu vello.

Si sólo fuera eso lo que me trae la primavera de tu encuentro
- Hay un silencio que queda suspendido en los hilos de seda
de unos supiros en el azul de la noche-
Pero está tu cuerpo tumbado como un remanso de dunas
mientras me acerco despacio a tientas.
- es la imagen de fondos de almohadas de aire
que viene de arriba como el sudario de la faz de la luna -

Son unas sábanas, de algodón egipcio, blancas y suaves.
Tal vez sientes que las cosas son más de lo que suelen ser
cuando se siente uno dentro.
La frente acaricia la frente;
la nariz, la nariz;
la barbilla, la barbilla y;
los labios, la boca.

Todo lo que hay fuera
es un vacío.
Es un vacío insoportable que no lo puede llenar
sino el vellocino de oro,
y el beso de esta noche,
y el alma blanca de tus senos.
La que trae todos los sueños
como hologramas, pegados, desde la infancia hasta la madurez,
llenandó las velas de un barco etéreo qué surfea el tiempo
como si fuera un balandro de plata tibia que asciende
y baja,
dibujando trazos armoniosos nipones,
livianos, parecen las plumas de los vilanos
que vienen por el aire flotando como farolillos
de papel de arroz, y que terminan
pegándose en la rama
de un almendro en flor,
destrozándose,
como un beso.

© GatoFénix



No hay comentarios: