miércoles, 22 de abril de 2015

Que descanse en paz, D. Abel Martínez Oliva

http://www.lavanguardia.com/local/barcelona/20150421/54430072792/ultima-leccion-heroicidad-profesor-fallecido.html#.VTdiHQYnYP8.twitter

Esta triste noticia hace que vuelva a este blog.
Bajo de mi tejado, no de zinc, para abrazar virtualmente
a sus familiares y para darles mi más sentido pésame.

D. Abel, qué nombre para ser bueno por naturaleza,
y desgraciadamente como premonición de muerte violenta
con una versión moderna de la quijada de asno.
no puedo escribir lo que siento porque me cerrarían el blog.
Ya hay gentes cargadas de poder y de nuevo orden paralelo
que dicen que la víctima no eras tú, y ahí lo dejo.

Esta triste noticia hace que vuelva a este blog.

Bajo de mi tejado, no de zinc, para abrazar virtualmente
a sus familiares y para darles mi más sentido pésame.


En un pedazo de España que vive del cuento y la mentira,
que son dos cosas diferentes,
acaban de asesinarte y luego, de quitarte el honor de tu conducta,
una conducta que no puede menos que avergonzar a cobardes:
varones, hembras o mediopensionistas.

Esta triste noticia hace que vuelva a este blog.
Bajo de mi tejado, no de zinc, para abrazar virtualmente
a sus familiares y para darles mi más sentido pésame.


Cobardes cargados de todos los vicios pestilentes del ser humano.
Es esta generación, el crisol de la necedad, la avaricia, la bajeza moral,
la torticería leguleya y del cainismo.
Este cainismo que hace de la masa su fundamento y su pedestal;
políticos de tres al cuarto que han fabricado leyes en todos los campos
para embrutecer, domesticar, aterrorizar, y enajenar a los ciudadanos.
Leyes de educación de diecisiete maneras con el denominador común
de su falta de rigor, de calidad y de utilidad para la persona.

Esta triste noticia hace que vuelva a este blog.
Bajo de mi tejado, no de zinc, para abrazar virtualmente
a sus familiares y para darles mi más sentido pésame.


Pobre D. Abel, asesinado, en la flor de su vida, por un inimputable.
Nada le devolverá la vida a Vd.
De nada sirvió que estuviera investido, supongo, de autoridad,
en el ejercicio de su profesión.
Ser hombre y ejercer de ello, ya es un problema, ser profesor: un agravante.

Esta triste noticia hace que vuelva a este blog.
Bajo de mi tejado, no de zinc, para abrazar virtualmente
a sus familiares y para darles mi más sentido pésame.


Inmediatamente pensé en mi situación: jubilado de la docencia.
Inmediatamente pensé que me podría haber tocado a mí.
No me alegra mi situación a pesar de que estoy más seguro en casa.
No me alegra que la profesión de maestro sea un riesgo laboral permanente.
No me alegra que puedas ser vejado por tus superiores, si no eres de los suyos,
hasta la depresión, hasta llegar a enfermar; también inimputables,
por el blindaje estructural que se han preparado;
ni me alegra que puedas ser tratado sin respeto, impunemente,
o que seas herido y hasta muerto, por sujetos inimputables.

Esta triste noticia hace que vuelva a este blog.
Bajo de mi tejado, no de zinc, para abrazar virtualmente
a sus familiares y para darles mi más sentido pésame.


Dolorosa esta noticia que pone de manifiesto las consecuencias
de los principios fundamentales de este nuevo orden
extraído de la religión natural roussoniana
de la que se nutre la canalla que nos ha gobenado,
"democráticamente" desde hace veinte años ya.

Que en paz descanse, Abel, que ha dejado este mundo a manos de un inimputable porque, como en el episodio del Génesis,
una quijada de asno puede ser mortal en manos de Caín. 
Amen










La última lección de heroicidad del profesor fallecido

He firmado solicitando que seas reconocido, a título póstumo con la medalla de Alfonso X el Sabio.

© GatoFénix


No hay comentarios: