sábado, 26 de diciembre de 2015

Una pequeña luz de Navidad en 2015

Tiempo de Luz. 
Foto hecha por mí ©Jose maria García Toledo

 


Kika la perrita de Sara, con ropa talar, atendiendo.

 © Ángel Pintado
con el permiso de © Ángel Pintado, mi amigo de Tomelloso.



Lirios del campo. Fotos de mi propiedad © jose maria Garcia Toledo

Dios y el dinero.

24 «Nadie puede servir a dos señores, porque aborrecerá a uno y amará al otro; o bien se dedicará a uno y despreciará al otro. No podéis servir a Dios y al dinero.

Abandono en la Providencia.

25 «Por eso os digo: No andéis preocupados por vuestra vida, pensando qué comeréis, ni por vuestro cuerpo, discurriendo con qué os vestiréis. ¿No vale más la vida que el alimento, y el cuerpo más que el vestido? 26 Mirad las aves del cielo: no siembran, ni cosechan, ni recogen en graneros, pero vuestro Padre celestial las alimenta. ¿No valéis vosotros más que ellas? 27 Por lo demás, ¿quién de vosotros puede, por más que se preocupe, añadir un solo codo a la medida de su vida? 28 Y del vestido, ¿por qué preocuparos? Observad los lirios del campo, cómo crecen; no se fatigan, ni hilan. 29 Pero yo os digo que ni Salomón, en todo su esplendor, se vistió como uno de ellos. 30Pues si Dios viste así a la hierba del campo, que hoy es y mañana se echa al horno, ¿no lo hará mucho más con vosotros, hombres de poca fe? 31 No andéis, pues, preocupados diciendo: ¿Qué vamos a comer?, ¿qué vamos a beber?, ¿con qué vamos a vestirnos?, 32 pues por todas esas cosas se afanan los paganos. Vuestro Padre celestial ya sabe que tenéis necesidad de todo eso. 33 Buscad primero el Reino de Dios y su justicia, y todas esas cosas se os darán por añadidura. 34 Así que no os preocupéis del mañana, pues el mañana se preocupará de sí mismo: cada día tiene bastante con su propio mal.

De la Biblia de Jerusalem, en el evangelio según S. Mateo.

Ya han pasado las elecciones dejando a España a los pies de algún caballo.
Ha pasado la lotería dando contento a los afortunados. El Primero en Roquetas, Almería y yo, con tres cifras de un quinto premio que no tiene ninguna recompensa económica. 
Todo pasa con normalidad en este invierno incipiente que no tiene temperatura acorde ni oraje que se parezca a ningún invierno vivido por mi.
En este invierno de camisa y chaleco,
sin nieve ni hielo, y donde la chimenea
es un adorno oscuro, como un cenicero
de exfumador, antes de tirarlo a la basura.
Las luces adicionales y el árbol de plástico
con puntitos de luz, han ocupado su sitio.
La Navidad se resiste a desaparecer pero
está claramente en vías.
El despertar de las fuerzas oscuras, han hecho su efecto.
Diríamos que más que un invierno es una estación de cosecha.
Los frutos de veinticinco años de mala educación,
de colocación estratégica, de ciruelos en puestos vitales
en todo el organigrama del esqueleto funcionarial, en todos sus servicios,
han concluido en esto:
Una auténtica vergüenza, orgullo de quienes tienen a gala su desvergüenza.
El Mal ha calado los terrenos permeables de los jóvenes;
ha enardecido el odio de quienes lo guardan desde antiguo en su corazón
y han unido sus fuerzas infiltrados hasta en lo más sagrado con el fin
de resquebrajar hasta las rocas como si de un líquido ácido se tratara.
A los viejos, y, descaradamente, se nos desea la muerte
para que no recibamos pensión ni cobijo, porque todo ese dinero
se tiene que destinar a los que ni trabajan, ni trabajaron nunca, ni quieren trabajar
si no es de payasos políticos, payasos televisivos, payasos de videojuego;
o títeres de teatro, marionetas de periódicos, monigotes del senado, y 
figurantes estaférmicos en los diecisiete castillos neo-medievales;
guiñoles de los consejos de alguna entidad bancaria; o presidentes de alguna fundación
exclusivamente con ánimo de lucro.
Hay alguna singularidad institucional, pero obedeciendo los dictados de: "colabore
con la policía. Péguese usted mismo" se ha maridado con quien le elige la corbata,
aunque no pegue exactamente con el tiempo litúrgico, porque el Adviento ya ha pasado: el morado,
y está por llegar la Cuaresma. Pero había que introducir la cuñita de "aquí estoy yo" 
a la sombra del ciruelo, por si cae la breva...
Muy pocos, pagados de su ego, ocupan cargos relevantes de "directores de orquesta",
de teatro, de cine, de televisión, de periódicos, que son los que fabrican los argumentarios
para el resto de la masa.
A nosotros, nos queda una Navidad con alguna familia, porque toda la familia
también ha sido corroída y por eso afectada de toda esta afectación.
Ya hay familiares "buenos" "malos", de derechas, de izquierdas y mediopensionistas.
Porque el odio, sembrado con mucha inteligencia, lease cizaña
para los conocedores de las parábolas contenidas en los evangelios,
dejándolo caer por doquier en el núcleo familiar, ya sin cabeza,
 para que sea una familia/famiglio democrática debidamente denostada por LGTB,
el nuevo Vaticano o Central del Pensamiento Único con su Inquisición y todo,
por lo que entonces:"donde no hay cabeza, todo son patas".
Lo que vulgarmente se llaman rabas. 
-"¡Marchando una ración de rabas y dos cañitas!"
-¡Marchando!

© GatoFénix



No hay comentarios: