sábado, 31 de diciembre de 2016

2017

Seguimos hasta el 28 de enero con el año del Mono, pero su sucesor, el Gallo de fuego ya está preparado para tomar el relevo y desde el primer día del año puede mostrar un anticipo de sus peculiaridades.






jueves, 29 de diciembre de 2016

Álcalá de Henares - Tomelloso: Un paseo en moto.

Hace unos días fui a Tomelloso a visitar a "Brother".
Decidí ir en moto para dar una vuelta.
Salí por la mañana desde mi casa por la A-2 hasta Torrejón y al poco
tomé la M-50 que rodea por el Este la enorme ciudad de Madrid.
Luego en una gran curva a derechas dejas a la izquierda la M-45.
te desizas por este "scalextic" con sus tres túneles y todo,
hasta rebasar el Cerro de los Ángeles, ahí a la derecha y sin tocar
el Centro Comercial Nassica, cerca de Getafe.
tomamos la salida 46 para servirnos de la A-4 dirección Córdoba.
Una vez en esta vía recordamos, entre coches, los miles de viajes
que hemos hecho por ella en casi cuarenta años.
Todo ha cambiado.
Por ella he viajado en una vespa 200DN de color Rojo,
Con una BMW R100RS gris plata con el depósito filetteado a mano,
y en los últimos 29 años con la BMW K100RS, aunque ahora menos,
Porque la nueva, que ya no es tanto, es la BMW K1200GT.
Hemos cambiado mucho y tantas cosas...
Sólo a ratos, el paisaje y las gasolineras me traen imágenes pasadas.
Dejo descansar esta pluma de mi papá, tan entrañable, con la que escribo
y miro a alguna parte de ella deslizando mis dedos por donte él lo hacía
siempre para escribir cartas, sólo cartas a sus familia y amigos, que empezaban
con una cruz esquemática que tardé años, cuando era niño, para "verla".
Una Parker que ahora parece que su pequeño plumin carraspea
porque necesita una limpieza y una carga de tinta, que haré en otro momenro.
ahora no puedo apearme del escrito. Pendiente queda su mantenimiento y repostaje.
empuño mi pluma Rotring, esa que me regalé cuando estaba trabajando en el IES Arcipreste de Hita
cuando preparaba un trabajo que presentamos en un congreso de materiales educativos
en Zaragoza, llamado "Ciencia en Acción" en el que nosconcedieron una Mención de Honor,
que era como el segundo premio, porque sólo había un primero. Pero esto es, como se dice,
otra historia que no viene al caso del viaje sino al de la pluma que me enamoró.
La estrené con un poema porque su escritura era fina y suave y dejaría desde entonces, tal como las gaviotas en la arena de la playa, huellas fugaces pero de alma indeleble, una vez pasadas a la virtualidad
de la RED, que es a la vez: frágil y permanente.
Con estos pensamientos llegamos a la ciudad de Aranjuez y a su niebla casi inherente por el río Tajo,
el cual cruzamosy su ya inexistente encanto, porque ni pasamos por el centro, que era precioso,
ni subimos culebreando por las curvas de la antigua carretera.
queda una autovía áspera y anodina con un radar en el Km. cuarentaitantos
que a mi mew costó una multa por rebasar en unos kilómetros la velocidad de 100/h.
Recien estrenada la moto que hoy llevo.
No puedo olvidar mi indignación, aun pasados los años, y me acuerdo del ensimismamiento
que llevaba sobre ella, recien estrenada, con una mezcla de fascinación infantil, encantamiento
y miedo, en esos primeros kilometros que me separaban de BMW MSM en Getafe.
Cuando recibí la notificación, volví a pasar para localizar el sitio, porque no daba crédito
a la limitación a 100 k/h, ni veía la justificación por ninguna parte, si no es la de recaudar
para poder pagar las nóminas de los buitres de los 17 reinos de taifas. Porque todos entendemos
que"más vale cabeza de ratón que cola de león".
Una mafia legalmente intitucionalizada y blindada de forma magistral.
Sí, ya vemos cuánto han cambiado las cosas en este tiempo.
Todo esto mientras, a lomos de mi K1200GT, consciente de todo y atento a cada detalle
como es mi constumbre cuando voy de ruta.
Dejar Aranjuez a la espalda es un alivio hacia el Km 47 con la última curva a derechas
subes un pequeño repecho en el qeu entra en  mi casco el inconfundible olor a chufas
en los puestos de la Feria de toda la vida.
Por ese detalle, aun con los ojos vendados reconocería por donde ando.
Cosas de ir en moto: Percibir los olores del campo.
Desapareció la niebla según dejamos atrás Aranjuez y nuestra historia.
Frente a nosotros varias salidas en una autovía que nada tiene que ver con la antigua N-IV
Primera salida a Cuenca que dejamos y después la salida a Albacete, que no tomamos
y que tambien conocemos y tiene más badenes que "la antigua Ola" de los cacharros de feria.
Por esto se convierte en monótona y muy peligrosa, sobre todo hasta Quintanar de la Orden.

Nos acercamos a Madridejos para enfilar por la CM-42 el último tramo hasta Tomelloso.
Esta Autovía: Toledo - Albacete, es un buen invento para viajar répido y evitar poblaciones.
Podría ser una vía rápida y segura si estuviese en Alemania.
aquí es una vía tipo adormidera en la que da tiempo a que reflexionemos a fondo sobre la frase:
"Ancha es Castilla" y entender a sus gentes y las agudas enseñanzas que nos da en el Quijote
D. Miguel de Cervantes lo que me llega, al ver el cartel de Alcázar de S. Juan y los anteriores
que indican que hemos pasado por la linde: Camuñas, Herencia y Villafranca.
ahora rebasando Alcazar quedan a nuestra izquierda el cerro con tres molinos de viento.
Al que recomiendo subir para observar un paisaje que sobrecoje por su limpieza y extensión.
kilómetros y kilómetros llanos como un tapiz que yo he visto al amanecer y te hace sentir,
al mismo tiempo, primero insignificante y encogido y, luego de aparecer el Sol derenrollando
colores y texturas armoniosas, enorme, grande, pleno como un hombre razonablemente feliz.
Llega a verse desde allí Campo de Criptana y más allá aunque eso sólo en verano cuando la limpieza del cielo lo permite. Diría que 30 Km hacia el Este y a la espalda Extendido y casi blanco el pueblo de Alcázar.

Llegamos a la desviación a Campo de Criptana y más adelante Alameda de Cervera donde viví unos años
nada más terminar la mili; Mi primer destino de maestro en una Escuela Unitaria en Los Molinos, recien casado, y donde tuvimos a nuestro hijo David.

Hace unos años cuando me jubilé, volví un día y casi todo lo que conformó mi vida, unos años,
había desaparecido.
Tanto, tanto que que parecía que no existió jamás y creí que yo era un alma en pena,
que estaba dando una vuelta por la Tiera, sin ser visto por los otros.
Finalmente Tomelloso.
Mi hermano, al oir la moto, bajó a recibirme.
Dejé la moto y subí a su casa.
La que fuera de nuestros padres y al entrar por la puerta, como por ensalmo,
todas las cosas que rodearon a mis padres y a nosotros, allá por los ochenta,
vuelven a rozarme el alma, tan hondo, que si no fuera por el dolor y los ojos,
diría que embarrancas en un puerto al que ha dejado la mar.
- "Mecagüenla mar salá", que decía mi madre tantas veces.
Porque así tocaba el péndulo del tiempo.
Y cada barca, barcaza o barquichuela yace escorada en un costado,
dejando que las gaviotas anden buscando comida,
dejando huellas como esta pluma en el papel
o revoloteanen el aire como los pensamientos recurrentes que vienen y van,
sin ir más a ninguna parte,
porque terminan posadas en la proa, en la popa o en el techo o en el timón.
Y alguna, la más avezada, en el palo mayor.
Posadas y aliviandose, oteando el horizonte, indicando que son uno con el paisaje.
Todo fundido en el espacio y en el tiempo.

Y acto seguido me quito el traje de moto para calzar babuchas y vestir ropa cómoda
de estar por casa.
19 de diciembre 2016

© GatoFénix

A las pocas horas, decido volver a Alcalá. Son las 19:00
Al bajar hacia la cochera de mi hermano me encuentro que ya es de noche.
La niebla mostraba las farolas encendidas como globos blancos y
me acordé de aquella Virgen de Lourdes en la esfera de cristal, de mi madre,
que al invertirla y volverla sobre la peana quedaba blanca de copos de nieve
y nos hacia embelesarnos, mudos, como hipnotizados, unos segundos.

Una vez con el casco puesto y sobre la moto me despido de "Brother" y
me dirijo a repostar a una gasolinera cercana.
Me gusta ir con el depósito lleno; que quedarse seco, con este tiempo,
no quiero ni imaginarlo.

Ya saliendo de Tomelloso, una vez atrás el taller de coches de mi amigo Pablo;
primera rotonda de la enoorme Cooperativa Virgen de las Viñas;
atrás las luces de las calles; tomamos la antigua carretera a la Alameda
y dejando Bodegas Centro Españolas a la derecha, nos sobrecoge la oscuridad.

Los primeros kilómetros me animan a la prudencia absoluta dentro de lo oscuro.
Todo parece "ese cuarto" de casa antigua, sólo que en la superficie, a la interperie.

La niebla es mucho más de lo que me temía: Una cueva llena de silencio.
Voy absolutamente sólo. No se oye ni el runrun del motor a bajas vueltas.
En la primera rotonda para incorporarme a la autovía era imposible ver
en qué parte estaba la via de servicio porque ni aparecía el cartel,
justo al pasar cerca, cerca, apaso de hombre, la veo, y rigiendome por la memoria
tal com hizo el ciego del chiste para calcular los cataplines del perro que lo meó,
sé que a muy poca distancia se encuentra la salida que debo tomar.
La veo a pocos pasos como la escalera de un sótano, y empiezo a subir la rampa
hasta incorporarme lento, pero sin titubeos, a la CM - 42.

Los primeros quinientos metros confirman que puedo ver unas cinco líneas
y espero hasta que llegue algún coche y me adelante para seguirlo  a su paso
y que me vaya abriendo camino.
No tarda en aparecer en mi retrovisor dos luces, y como voy lento, pegado a la derecha,
me adelanta y yo lo sigo a una distancia segura variando mi trayectoria del arcén
a las lineas intermitentes, y de vez en cuando al revés, buscando siempre una posible salida en caso de frenada de emergencia y para hacerme ver.
Comienza entonces la travesía de esta niebla espesa y fría que duraría ni se sabe.

Enciendo los puños calefactables y el asiento, porque empiezo a ver en el marcador
el aviso en forma de estrella de nieve, al lado de los dígitos 2.3ºC
El suelo era puro charol negro de zapato sin lustrar.
El parabrisas, empañado y transitado hacia arriba por unos regueros invertidos que ascendían hasta el borde terminando en una gotita titilante, que al poco, se desprendía para terminar en mis hombros o que me rebasaría, quien sabe,
para perderse en el rebufo y en la noche hasta que cayera al asfalto.

Sentir el viaje bajo esta boina de espuma de algodón de azucar te vuelve humano.
Bajo esta medusa llorona que nos sigue como una sombrilla caminamos, como si todo
se fuera desplazando bajo las ruedas y a los lados sintiendo la magia de ser motero.
Consciente y liviano, frágil y confiado en un devenir que te hace suyo y no al revés;
donde los pensamientos no tienen lugar y las sensaciones te inundan y te congratulan.

No es para todos. Lo sé. Pocos lo entenderán, y otros, en estos kilómetros hasta que llego a la desviación hacia Alameda de Alameda de Cervera, ya pensarían en buscar posada y a dormir calentitos;
A mi me pareció un tiempo indefinido en el que cambié de coche-guia dos veces
y en el que sentía moverme, hecho un ovillo, por un túnel sin tiempo, en un pequeño ruedo de espacio lleno de presente: Feliz.

Todo es un cauce de río y conozco sus inviernos desde el 76.
Era otra carretera en otro tiempo, yo era otro yo, que tal vez ni fuera nada, pero
la niebla agobiante de esta noche era la misma niebla:
un gujero de gusano con puertas secretas que conecta muchos mundos si somos capaces de transitar por sus entrañas.
En ese rodeo de Alameda de Cervera he sentido la misma soledad que entonces
y pasados casi cuarenta años, me encontraba en la misma vibración en un mundo paralelo
como simultáneo. Una maraña de experiencias hechas cosas evanescentes que me invitan
a tomar el curvón de izquierdas recostado en ellas.
Dejamos el cauce del nuevo canal de desagüe del pantano de Peñaroya, ahora seco, entonces rebosante transcurriendo al lado de una alameda enmarañada que desapareció.

Dejado atrás el pueblo, nos acercamos al puente sobre el curso del río Záncara, ahora inexistente y entonces lleno de agua y vida, donde se cogían los mejores cangrejos nacionales, pequeños y exquisitos, ahora inexistentes, porque "algún cerebro" de estos que tanto abundan en la España política de siempre, se le ocurrío repoblar con cangrejo americano,  que son grandes depredadores a la par que insulsos de sabor,
y acabaron con todos los nacionales.
Ahora queda un puente y unas exclusas pero lleva muchos años sin gota de agua.
Sin embargo el espíritu del Zancara pervive convocando su alma la niebla de siempre.
Por eso es tan interesante ver sin ver y sentir lo que viviste como si hubiera quedado
grabado en nuestras menorias: la del aire y la mía, que tal vez sea la misma cosa,
y que estoy seguro que no tardando será la suya la que me sobreviva aunque no haya
un eco en otra memoria humana y se pierda el conocimiento transcendente de las cosas.

Poco más allá, sé que está la desviación a Campo de Criptana.
La veo cuando estoy a su altura gracias a la potente luz de los faros y continúo
tras mi coche-guía hasta as inmediaciones de Alcázar de S. Juan. pone intermitente
y se sale por la derecha. Aminoro la marcha porque quedo sólo a la espera de que
algún otro coche me adelante y me facilite el camino.
Poco más adelante mpiezan a verse unos metros más de carretera, y acelero
hasta enontrarme un camion, y vuelve a cerrarse la niebra, pasando por los humedales
de la afueras camino de Villafranca.
Lo sigo agradecido pero por poco tiempo, ya que dada la poca velocidad, un turismo
nos adelante y yo lo sigo sin dudarlo inmerso como estábamos en el espacio exterior
o en un batiscafo en una fosa marina guiados por los fluorescentes que nos circundan.

Marca dos grados el panel de abordo cuando la medusa se agranda y se eleva
ampliando el espacio cuando hemos dejado la desviación de Camuñas y se vislumba
los pilotos traseros de otro cone y de otro más adelante y una flecha indicando Madrid.
Todos los vehiculos que me preceden siguen para Toledo y yo salgo en Madridejos.
Curva a la derecha. Luego a izquierda y me incorporo a la A-4 Dirección Madrid.
Por aquí la niebla sigue pero deja ver las fachadas iluminadas de lo que puede ser
una fábrica, a la izquierda y al frente y a la derecha la via de servicio que nos llevaría
al centro de la ciudad.
Hay un poco más de tráfico pero como un goteo, y pasado un arco, al pié: un radar.
Es un punto peligroso siempre, pero se agrava con este tiempo y con otros peores.
Con lluvias torrenciales y con hielos posteriores se forma un charco infernal.
En estas divagaciones y ya como fichas de dominó nos acercamos a Tembleque.
Por aquí se reconoce la meseta aunque sólo en el corazón.
Seguimos en el centro de un círculo. Ha dejado de ser ancha Castilla pero está en mi.
Está en mi mente esa manera de aprender a sufrir las inclemencias del tiempo.
Por aquí, no sabría decir las veces que he pasado.
De paso. Siempre de paso. A 40 grados y a 2.5 como ahora, imperturbado.
Esa manera silenciosa de ir por la vida, encajando golpes como un saco de boxeo.
"El que nace pa martillo, del cielo le caen los clavos" y un inusual bienestar
me ocupa cada rincón del cuerpo impropio de las condiciones exteriores.
No se me ha empañado, ni un poquito, la pantalla del casco con su pinlock.
La pantalla de la moto toda translúcida del relente y la niebla, subiéndole
como serpentinas como los dedos de una mano que se fuera alargando
para poder llegar a tocarme, pero que salvo alguna vez que llegan al casco
me mantengo a salvo y sin pizca de cansancio.
Sigue habiendo un tráfico fluido hasta el peine de carreteras de Ocaña.
Todo es un paisaje interior. Nada hay fuera.
Se ha tupido la niebla y la temperatura 1.2 veo de refilón Aranjuez, en un cartel.
No queda ni la referencia del olor a chufas. Hay farolas que apenas rompen
la tela de araña que nos captura como peces de aluminio en una tina de zinc.
Todo son brillos sin forma.
Destellos rojos de pilotos traseros y antinieblas o flashes ambar de intermitentes.
Este tramo es especialmente frío. Húmedo y frío por la proximidad del río.
Dejamos atrás Aranjuez y los siguientes kilómetros los paso como Nemo
en la corriende marina que me lleva surfeando por Pinto y Valdemoro
hasta desviarme a la derecha, en completa oscuridad, para la M-50.
La temperatura ha subido a 2.3 y sigo fascinado de como responde la moto.
Tene la cualidad de transmitir que las malas condiciones son cosas sin importancia
y que todo es fácil si te dejas envolver de las buenas maneras del motor.
Al poco, en una bajada y curvón de izquierdas tras los candiles de las farolas
indica Torrejón de Ardoz y a él me dirijo, para dejarlo al lado derecho y ahora sí,
en muy poquito, parado en casa.
El reloj marca 21:12
Abro el casco y tengo puesta una sonrisa de Netol.


© GatoFénix

domingo, 11 de diciembre de 2016

Ya quisiera yo poderos felicitar la Navidad

Me gustaría tener alguna certeza, que no fuera mi fé,
para felicitaros la Navidad.

Con lo que tengo ahora no hay para llenar un cartucho...
de tinta para la pluma.

Las yemas de los dedos pierden el tacto de las palabras
escritas deslizandolas por el cristal.
Ya no hay teclas, ni plumas de tinta para escribir a mano,
dibujando apenas, a veces rozando la hoja satinada de papel de nácar.

Tengo lo ojos ciegos de tanta cimitarra decapitando
en aras de lo que llaman religion de paz, los más modernos.

El amor ya es una antigualla de arcón de galera.
¡Que digo! Los galeones como cáscaras de nuez hacia América.
¡Dios me libre!
No queda nada que llene un cartucho de tinta
para escribir unas letras de Felicitación.
El temor al terror y a la desventura me han dejado, este año,
sin apenas aliento.
Y me niego a escribir con sangre inocente, que de esa sobra,
Ni una palabra más.

© GatoFénix -




domingo, 27 de noviembre de 2016

Una pareja de patos. Un día más.



Una pareja de patos vienen a la piscina
cada otoño.
Han elegido la cubierta de lona,
 que se lllena de agua con la lluvia
y se convierte en una laguna temporal.
Por la mañana me los encuentro desayunando.
Introducen el pico y encuentran algunos animalillos
y levantan el pico y se sacuden las plumas;
baten las alas y caminan unos pasos contoneándose.
Transmiten paz.
Las cosas naturales son así.
Tienen su propia vida, y a la vez,
una vida que interactúa con el entorno.
El Pato provoca ondas que llegan a la orilla,
se convienten en el centro de una diana.
Y los miro embobado unos minutos.
El aire fresco entra al dormitorio rozándome.
Con paso lento voy saliendo de los sueños de la noche
esos que quedan como hilachas por la frente
que nos deja los ojos nublos y sensibles a la luz.
Cuando estornudo la primera vez,
caigo a otra realidad: la de los pensamientos.
Entonces olvido la pareja armoniosa de patos
y enmiezo a separar recuerdos de deseos,
y deseos de proyectos y así hasta llegar frente al espejo.
Un día más, o menos, según se mire.
Tratando de ver las cosas como son.
Enorme tarea, dificil y dolorosa.
Todo se convierte en subir una cuesta
con los ojos clavados en el suelo, humillado.
Ser lúcido es un enorme castigo,
estar lúcido es una elección y una gracia.
Hay veces que negamos lo que vemos.
Nos engañamos con facilidad con muchas cosas.
El amor es una de ellas, el odio, tambien.
Otra barrera, casi infranqueable,
es el miedo.
Todos los miedos juntos:
La soledad,
la traicion,
la pérdida,
el abandono,
la miseria,
la crueldad,
la enfermedad,
el dolor
y la muerte.
Tenemos que perdonarnos a nosotros mismos,
al menos nos cegó el amor, pero, 
ciegos al fin.
Sin ojos no podemos ver los patos de la mañana
con la limpieza y la armonía que transmiten.
Y luego, esas telarañas de sueños perdidos
que nunca fueron verdad pero que nos acompañaron
y nos hicieron suyos, y los hicimos nuestros.
Fuimos durante un tiempo algo sólido
y, a la vez, livianos.
Livianos y alegres enlazando curvas
sobre nuestra moto.
Nosotros dentro del todo y 
los sonidos, el olor de la tierra y las plantas,
en el olor de cada estación.
Ahí es como si no estuvieramos.
Desaparecen todos los filtros del conocimiento
y simplemente:
somos y estamos.
Ahí y ahora;
Como la pareja de patos.

© GatoFénix


jueves, 24 de noviembre de 2016

El collar del espacio tiempo.

Hemos pasado tiempos preciosos llenos de color;
Tiempos de aromas de sueño;
Tiempos de sabor a miel de mandarina;
Tiempos de terciopelo, de algodón y seda roja;
Tiempos, de alegre música de banda.

Espacios íntimos llenos de nosotros:
Espacios suaves como las olas de mar;
Espacios entre silencios de gaviotas
Espacios en los que sólo cabría un beso.

Y en el fondo, llenos de vacío.

Tiempos recurrentes plenos de abrazos y gente,
mucha gente recurrente e incierta;
como la vida, como el tiempo.

En cada salto de la comba,
bajo el arco veloz de la soga,
vivimos momentos como ondas
con nombres propios, que nos han dejado.
Porque eran "tiempos y espacios", prestados.
Ellos,
 han quedado engarzados como cuentas de un collar,
milarosamente abierto, hasta que Dios quiera,
que guarda las vivencias como pequeñas llaves
(tin-ti-ne-an-do)
del... aro del... cancerbero del... tiempo
para poder abrir puertas secretas
de espacios que fueron; sin saber si son,
pero que sin ellos, no hemos sido y a veces , ni somos.
Ese aro cerrado adornará nuestro cuello, un día,
que no sabemos, y que puede ser hoy mismo,
tumbados, serenos, como dormidos
en nuestra última cuna.


© GatoFénix


martes, 22 de noviembre de 2016

Seguimos en noviembre del año del mono chino.




Seguimos en noviembre: Noviembre en nuestras vidas.
El "oraje" es, de reclusión voluntaria.
Hace frío y viento;
lluvia de "cabello de ángel" que cala,
y espórádicamente arrecia todo.
En resumen, tiempo de meditación.
el exterios, así, queda lejos, a veces.
Tan lejos que no sabe uno cómo hemos llegado aquí.

Nosotros, cada vez menos;
y en ocasiones,
no hay un nosotros que llevarrnos a la boca
o al corazón...
Parecemos "babuchas" y chándal de mercadillo.
Ese, que aún a oscuras, reconocemos al tacto.
Nosotros mismos, sin ir más lejos, somos más reconocidos
al tacto que ante el espejo.
Los años nos van cincelando,
o llenando de más, algunas partes,
de arcilla no tan rosada como entonces.
Interiormente, a ratos, el cuerpo funciona.
Pero tambien sabemos que "los segmentos tienen hogura"
y "cilindro y pistón" no dan los caballos nominales de la ficha técnica.
Pasamos la ITV pero en el banco de pruebas,
ya somos "clásicos" y estamos descatalogados.

Hay, en este presente, un conocimiento del medio, profundo.
Profundo y difícilmente comunicable.
Es posible que esa sea una buena razón para escribir
a quienes ahora no pueden escuchar ni quieren entender
siguiendo ese adoctrinamiento feroz que llaman "educación pública".

Todo nos lleva a nuestra inutilidad social subyacente y 
las más de las veces, a la tristeza.
Este matarte lentamente nos desespera.
Un "nos" mayestático, con perdón a los republicanos,
que denota la posibilidad de que no esté solo
con estas sensaciones.
Por ejemplo, pensar que España puede desaparecer,
me conmueve.
Ya sé que tal vez no lo vean mis ojos, pero quedan mis hijos,
y los hijos de mis hijos, si los tuvieran.
Y no habrá España.
Sobre todo lo siento, porque he sido y soy
testigo consciente de todo el proceso.
He vivido de cerca, a veces, codo con codo,
con los gestores"del cambio";
con los "encofradores" de esta destrucción.
El mundo, como las personas,
se fortalece o se dirgrega, por motivos espirituales.
No he dicho "por motivos religiosos", que suelen ser otra cosa.
Creer o no creer en Cristo, es defínitivo.
La Fe Cristiana es un Don;
y como don, es un presente;
un presente que te llena de Gracia,
y por eso, digno de gratitud.
Es definitivo creer, porque se ve 
en el odio que genera en aquellos, 
que por enésima vez, nos invaden.
Ahora, "democráticamente", que es el neo-nombre
de "la piel de cordero" de toda la vida.
Aquellos que, ayudados por los ambiciosos y "tibios"
("...que los vomitaré de Mi boca")
buscando su acomodo aconomico-moral,
controlando el Mundo,
sirviendo al demonio,
gratificados por la "carne": "Sus veinte monedadas de plata"
a cambio de su alma, que les han dicho que no existe.
Todos somos "botín de guerra",
lo he visto escrito, que no me lo invento.
Todos los cristianos, como en aquellos tiempos de la antiguedad,
podemos ser devorados por las fieras, curiosamente de África,
en este "Circo Máximo de la Roma: Eterna".

© GatoFénix

miércoles, 2 de noviembre de 2016

2 de noviembre. En este ahora lleno de ausencias.

Una pequeña candela en honor de mis queridos difuntos.
Una luz que recuerde que ellos fueron mi causa humana;
que de ellos partió mi cuerpo como una pequeña nave,
al principio desvalida y por ellos salvada
de todos los naufragios evitables
y consuelo en aquellos que no.
Hoy rezo por que hayan alcanzado la Gloria,
no deseo que sólo tengan paz;
la paz del descanso merecido,
sino que alcancen el Premio que esperaban
por su profunda Fé y sacrificio cristianos.

Hoy desde muy temprano recuerdo su paso por esta tierra,
"valle de lágrimas" que decía mi madre,
y que yo rebatía vehementemente
aquejado del vigor de la juventud
y de la ignorancia de los pocos años.
Aquel mosto de uva manchega
ya se hizo vino joven y a veces
corriendo peligro de avinagrarse, se salvó de milagro
y ahora, vino añejo, de dudosa calidad, 
pero con la memoria afrutada y persistente
de unos años compartidos en familia
con estos que ahora no están porque llegó su hora,
y de los que ya no quedan sino los cascos vacíos de sus envases
en esa ultima bodega que es la tumba.

De ellos vengo y a ellos iré, cuando Dios quiera.

Ellos, que cuando estuvieron colmados de amor,
vertiéndose, me ayudaron a nacer.

Hoy, los que se fueron, tiene permiso para venir.

Espero que me pilleis escribiendo en vuestro honor,
estas letra llenas de gratitud y de cariño
mientras mis ojos se anegan de lágrimas, una ver más,
 aún sabiendo que estais bien;
porque os echo de menos, 
en este ahora,
lleno de ausencias.

© GatoFénix

jueves, 20 de octubre de 2016

Otoñación.

Esta otoñación tan otoñante
me revuelve y me adormece.
Anda revuelto todo.
Toda la gente,
la que es gente oficialmente claro,
yo no tengo carné de "gente",
puede que ya esté descatalogado,
me entristece, que es mi manera de vivir la exclusión.

Esta otoñación tan otoñable
me adormece y luego me revuelve...
moderadamente.
Hace que caiga con las hojas
y tapizo el  suelo con mi alma otoñada.
No creo que estén muertas las hojas,
si cabe, dormidas en chocolate con leche.

Las ha jubilado el tiempo pasado.
Queda el presente, tan efímero como son todos.
Han trabajado de sol a sol desde su nacimiento.
Nos enseña el otoño a recoger el fruto de lo sembrado.
Nos hace sentirnos efímeros y cíclicos
mirándonos en este espejo.
La hibernación nos llama suavemente.
Como si fuera la última la vivimos;
como si, una vez otoñados,
no hubiéramos tenido primavera.

Esta otoñación nos llena de insultos en vez de agradecimientos.
Somos personas "non gratas" por haber cumplido años y no haber muerto.
Gente "malnacida" inunda las calles; regenta las escuelas;
se instala en las instituciones...
las universidades , bueno la educación es el origen,
qué decir del circo en que se ha convertido;
 y los payasos, ayudando,
parece que nunca seran otoñables.
Pasarn esa estación hasta que sean
convertidos en estatuas de granito en calles o plazas
de ese "neo mundo" dictatorial.

© GatoFénix





miércoles, 7 de septiembre de 2016

Consciente: El poder de la impotencia.

Llega un día en que somos conscientes.
Así. Conscientes, no conscientes de algo. No.
Conscientes.
Es un día amargo, amargo donde los haya.
Conscientes de que ya no está nuestra madre para,
sin decir nada, acunarnos y conjurar el olvido
y hacer, que la pena nos cubra como un paño suave
que nos aleja del tiempo y de los dolores del alma.

Todo esto lo alcanzamos cuando Dios quiere,
que no es fijo para nada,
un "cuando Dios quiere" y que nosotros aceptamos.

Llegamos a la soledad sin cuidados paliativos.

Una soledad que nos hace tan libres como frágiles,
y podemos morir en cualquier momento.
Lloramos pero esas lágrimas ya no las extiende nuestra madre
con las yemas de los dedos o con el dorso de la mano.
No hay palabras dichas oralmente pero
se pueden escribir.
Esa es la ventaja de no articular palabra porque no se puede.
Esas palabras llegan a las yemas de los dedos directas del alma
que como muchos saben ya ha muerto, o la han matado, y
ha sido sustituida por un apaño de nervios y neuronas
entretejidas en una maraña ordenada en nuestro cerebro.
El Mal, este Mal, si lo percibís os hará sentiros impotentes.
No tengais miedo. Va a daros igual.
No gasteis ni un segundo de vuestra vida en reflexionar.
Quiero decir en intentar comprender racionalmente.
Podéis actuar desde el corazón directamente.
Os llamaran de todo, hasta puede que loco.
En este estado las palabras no tienen mucho sentido, sois conscientes.

Es muy costoso este lugar, o estado, y no es permanente.
Es, como el Guadiana misterioso, aparece y desaparece,
pero la primera vez que lo hayáis vivido no podréis olvidarlo.

Jamás se olvida esa amargura seguida de una paz que nos anticipa la muerte.
Luego,
se sobrevive hasta que dejas de pisar el suelo y
 te desprendes de todo.
Aunque no es tan rápido, lleva sus tiempos, pero
algunas veces, de lo que más quieres y no puedes desprenderte,
eres excluido y eso, tristemente, ayuda a llegar
 a la desnudez de la consciencia.
Ya no estará tu madre mirando al fondo de ti y te hará un mohín
que te haga perder la conciencia por un instante y te haga que llegues
a un lugar distinto dentro del mismo tiempo.
Una estancia que sólo sé ubicar, escuchando el latido
de su corazón y
el calor tibio de su pecho y
la atemporal cuna de su regazo
como la semiesfera de una medusa marina/mariana
sin ningún veneno: confortable mesénquima del amor.

© GatoFénix

domingo, 28 de agosto de 2016

"Citior, altior, fortior"

Como si de una Olimpiada "invertida" de la Humanidad,
se tratara, vemos por todas partes una disociación de valores:
Unos, los Olímpicos y loa Otros, los políticos.
Esos valores políticamente correctos que se imponen
desde la más abyecta conducta y desde el cinismo supremo
de quienes "detentan el poder".

Un poder que supuestamente viene legitimado por las urnas
hasta que, supongo, les venga bien a los de siempre.

Esos que se llaman "progresistas" y
todos los demás, en vias de extinción o de eliminación
de forma paulatina o de forma masiva.
Un progreso este, que se ha sidoido manifestado
como un proceso involutivo primero lento y luego rápido,
que en la actualidad alcanza cotas de aberración y esperpento,
dificilmente imaginables,
siguiendo los anti principios Olimpicos:
"más lento, más bajo, más débil"
La imposición y la refundación social
con una Humanidad ¨trans-invertida¨
lo que vulgarmente se ha dicho:
"Que no sirve ni para taco de escopeta"
Un experimento psicosocial llevado a cabo de forma recurrente
por fuerzas oscuras, que andan por las alcantarillas de la Tierra
desde antes del episodio bíblico del Paraiso Terrenal, del Génesis.

Es cierto.
Bien nos la han jugado con la ingenieria lingüístico-social,
El buenismo zapateril como modelo de lo politicamente correcto.
..."Son más sagaces los hijos de las Tinieblas
que los hijos de la Luz"
Sagaces y hábiles dominando la mentira como herramienta.
El triunfo de las "nuevas tecnologías" para recrear, una y otra vez,
"El Retablo de las Maravilas":
Las Autonomías.

Poder Judicial
Constitución española
Democracia participativa
El Sistema de Partidos políticos
Las Campañas electorales
Ley del Menor
Leyes Educativas
Los Centros de engorde y esparcimiento.Laicismo
Medicina Reparadora
"El Traje del Rey": El cuento.
Lo Trans
Lo virtual
El móvil
Las Redes sociales
Las TVs
.
.
.
.

© GatoFénix




lunes, 25 de julio de 2016

El día fuera del tiempo. Santiago Apostol

http://www.cuandoo.com/ano-nuevo-maya-dia-fuera-del-tiempo-4470.html

 Qué idea tan maravilloso la de los mayas que,
 acabando un año, haya un día fuera del tiempo.
Un día verde que precede al Año Nuevo.
hoy no es ni de uno ni de otro.
Un día con vida propia; con su personalidad;
Un día de tregua en esta carrera inacabada,
que es nuestra vida, como una rueda en movimiento.

Día de reflexión de lo hecho, o no;
y día de tomar decisiones para todos los mañanas siguientes.

Ante tanta angustia que nos oprime impotentes,
toca perdonarnos y abrazarnos recogiendo el vacío
entre nuestros brazos como única realidad vital.
Toca hacer "la vista gorda" con nuestras debilidades,
que siempre son muchas, para luego ver con otros ojos,
como desde fuera, y entender las limitaciones reales
de nuestros lazos familiares y físicos, para después,
si queda donde elegir, decidir bien, aunque nos sea costoso.

Hemos pasado tantos días del Santo dos Croques,
como años hemos anotado, si no celebrado, y sabemos,
que muchos han sido "hueros" como esos mejillones al vapor
que no tenían nada porque habían perdido el contenido y su razón de ser.

No hace tanto que conocí este día tan peculiar y ajeno a nuestra cultura.

Es sorprendente porque cualquier vacío puede llenarse con algo.
Y este paréntesis es eso y nos pide decisiones, aunque,
no sé si sabré o podré tomarlas.


© GatoFénix .



lunes, 4 de julio de 2016

Musica improvisada. Se une a músicos callejeros, mira el resultado

Sólo se salvan las ratas, en un naufragio.

El miedo es un arma letal
de destrucción ( +iva) del hombre.
Es como esas modernas bombas
que dejan todos los materiales, edificios y enseres,
impolutos, pero hacen desaparecer
a los hombres.

Es algo programado y sistemático
que se ha usado desde tiempos remotos
por quienes, sin escrúpulos, han decidido
ser los amos de todos nosotros.
Y es por eso que hay que denunciarlos.
 
Estos sujetos, codiciosos y sociópatas,
van situándose en organizaciones mafiosas
donde el Grupo es una Corporación SA
con más derechos que cualquier ser humano
y sin conciencia.
 
Se van introduciendo como la carcoma
para reducir a serrín.."a serrán
los maderos de S. Juan"
 toda la estructura de la nave;
desde la quilla hasta los "costillares"
acaban desapareciendo en el agua
como un azucarillo en un tazón de leche.
Una vez terminada "la faena"
disfrutan de una victoria "Pírrica" porque,
cuando se hunde un navío, lo hace
con todos sus ocupantes; desde el Rey
hasta el último súbdito y ciudadano,
quedando a salvo, como siempre,
las ratas.


© GatoFénix .


lunes, 27 de junio de 2016

Un don caído del cielo por San Juan






Y aquella noche volví a reencontrarme con ella.
¡Qué armoniosa se veía a mi lado!
Mi compañera incomprensible e incomprendida.
La abrazo rodeándola sin agobio
deslizando las yemas de los dedos por su cuerpo
buscando acordes conocidos, casi olvidados y ocultos,
entre sus trastes y bordones de tripa de gato.

¡Que bien su ritmo cadencioso y circular!...¡Qué bien!
Poniendo el conocimiento en cada paso,
en cada beso, plantando huellas hacia el encuentro.

Los silencios ocupan cada rincón de su alma cuerpo
de resonancia, y al borrarse los olvidos con el aliento
emergen notas de aromas inodoros de sabor a mar.

La sal de la vida ha vuelto, en vaivén de pequeñas olas, a la arena.
La sal de la vida desplaza la pequeña muerte, de tantas noches tristes,
de tantos tristes días de otoño e invierno 
interminables, un día...
Un día, fortuito y afortunado, milagrosamente,
como don caído del cielo,
llega a su fin.
Es la noche de San Juan de 2016
y como hace tiempo somos una hoguera
de madera de palo santo
convertidos en acorde silente y entrañable.





viernes, 3 de junio de 2016

Puede que sean "los últimos tiempos".

Aquello que no es propio de nuestra naturaleza
termina por desaparecer, como si fuera piel muerta.
Hay un efecto "rechazo" que hace imposible asimilar
"lo extraño"

Oimos hablar de tolerancia y de intransigencia, constantemente.
Pero, en el fondo todos somos hijos de nuestras ignorancias,
aquellas que "mamamos" en la infancia y las que consentimos
en el ejercicio de selección personal, dejando esto,
tomando aquello, las más de las veces sin acierto ni criterio,
sólo la "vagancia pendular" que nos acompaña desde la cuna y
la pasividad como inacción vestida de acción o fatalidad.

Nacemos del amor pero no siempre comprendemos
y aceptamos lo que supone un sacrificio.

La indolencia nos moldea y sólo
en casos de padres ejemplares y heroicos,
reconocidos y apoyados socialmente, es posible inculcar
los primeros principios, que luego, con el paso de los años
nos faciliten la tarea de forjarnos como hombres o como mujeres
"de provecho".

Han pasado aquellos tiempos y ya tenemos,
en nuestras casas, en las calles, en las instituciones, seres
que, ni han sido, ni serán hombres o mujeres,
porque así lo han querido quienes mandan;
y sin lugar a dudas, con la creencia por su parte,
de que "han puesto una pica en Flandes".

Lo han hecho con conocimiento porque no hay arreglo posible.
Eso de la reeducación sólo es un Gulag más, que acaba con el ser.
No se puede aprender nada y hacer crecer una segunda piel.
El efecto "rechazo" hace que esa segunda piel sea un disfraz temporal
y a la mínima que algo arañe sobre su ego encapsulado
salta en pedazos como la cáscara de un huevo cocido
dejando a Calimero con un trocito de sombreo, como un solideo,
mostrando su aspecto original cubierto apenas
de una cutícula impermeable que lo mantiene "su genio y figura"
inalterado "hasta la sepultura".

Han sabido hacerlo, créanme, y lo siguen haciendo impunemente,
porque ellos han hecho las leyes a "su" medida.
Pero, no se lo digan o saldrán mal parados;
que está protegida seriamente esta "ingeniería social"
porque "son los signos de estos tiempos".
Puede que,
"los últimos tiempos"

© GatoFénix (1 de junio de 2016)
 http://defiendomiderecho.blogspot.com.es/2015/03/el-ex-diputado-socialista-alfonso-lazo.html

Archipielago Gulag

http://bibliotecasolidaria.blogspot.com.es/2012/08/archipielago-gulag-aleksander.html


Nos miramos solos. Como un pacto.





Ella sabe que algo me pasa.
Gime y hace como que me ataca;
Retrocede y gruñe; toca mi tibia con su nariz
  y me mira.
Sabe que estoy triste y se me sube a la pierna.
Nos miramos.
Nos compadecemos.
Y sentimos la soledad de cada uno.
Hay una especie de abandono sufrido.
- Nadie lo aceptaría, como pasa con las evidencias -
Se pasea por encima de.mi con sus patitas livianas,
 mientras parece que llora como un bebé.
No sabe qué hacer y yo tampoco.
Espera que le diga algo.
Pero, callo.
Y debo retirar la cara porque 
intenta lamenrme la barbilla.
Espera que le arroje su hueso de juguete
  y lo deja junto a mi pié.
Me mira.
Vuelve a pasearse y va a la puerta del patio
  a rascar el cristal para que le abra.
Se sube a mis piernas y me lame la mano.
Creo que le pondré el arnés y 
saldremos juntos a la calle para que olfatee 
su territorio próximo y se distraiga.
No sé si pensará,
y si piensa...lo que pensará.
Al menos, caminaremos
como el burro en la noria
con los ojos del entencimiento, vendados
por un tiempo.

© GatoFénix










lunes, 30 de mayo de 2016

Ramzi y familia: como agua de mayo, 2016




 Bonito es mayo, siempre...
pero a veces se engalana como este año
y no hay parangón con otros mayos;
15M o el Mayo del 68, sin ir más lejos.

Hay mayos externos, exteriores y mayor interiores:
el mayo interno que es nuestro reloj que nos marca los tiempos;
Los exteriores de esta "cinta" son: los teatrales, culturales o histriónicos.
Una cadena de Romerías que pasan frente a nosotros
solapando secuencias de cine...
a veces del "Oeste",
otras de folclore;
otras de "los mayos" y las Cruces de mayo.
Mayos de verdes campos de cereales adolescentes
moteados de pequeñas flores blancas
y asperges de bermellón,
del enorme hisopo de Dios,
que son las delicadas y rabiosas amapolas
encendidas como algunas mejillas de ababol
que miramos alguna vez, no hace tanto, ni mucho,
y que vimos tan cerca
como para caer entre sus pétalos
de terciopelo y raso como en un beso.

"Nos ha jodido mayo con no llover a tiempo"
expresión que habla de mayos inoportunos y desafinados:
acordes rotos, ellos, secos y de malos junios desarmónicos.
Es la música del I Ching que marca los tiempos agrícolas,
él que nos toma como, lo que somos, parte de una agricultura
biológica que empieza a ser transgénica por el olvido del amor
y el endiosamiento del hombre.

Los mayos interiores son los sentimientos.
Y en estos tiempos, llenos de inclemencias sobrevenidas,
visitar a unos amigos como Ramzi y familia
te armoniza y en un abrazo te resetean;
te reencuentras contigo, ese yo que otros dicen que no reconocen
y que él te confirma desde su verdad y la sinceridad del amor.
Es, sencilla y llanamente:
"Como agua de mayo".

Expresión esta, que reune un universo de conceptos,
sensaciones, realidades, certezas de cosas mágicas
que pocas gentes y en contadas ocasiones viven.
Porque nos han alejado de nuestra naturaleza
 para justificar el vacío con que nos llenan
aquellos ambiciosos, ignorantes y perversos
que andan por todos los rincones
de este precioso mundo, la Tierra,
al que han convertido en un estercolero,
cultural y político,
parecido al "cementerio" de neumáticos de Seseña
que es, bien leído,
todo un legado y un símbolo socio-político
de lo que estoy contando,
escribiendo "a tumba abierta"
mientras me dejen
los que todos sabéis y otros
que ni os los podéis imaginar.

Ramzi es con su familia un oasis de bondad
y de lo que a todos os deseo que encontréis
porque el mundo está en completa involución.
Inmerso en una alienación tan compleja
que hace difícil su reconducción porque
creen que son los "buenos" y los "cuerdos"
y no lo olvidemos, se autoproclaman
el futuro.
Ya no quedan hombres ni mujeres, estrictamente.
No podemos quedar.
Ha sido una victoria Pírrica la suya.
Dijo Shirin, la sobrina de Ramzi, con dulzura y tristeza:
- "No me gusta cómo tratan las mujeres a los hombres"
Y en ese momento volví a un tiempo remoto
como de otra reencarnación.
De esas veces que parece que te da un vahido, un instante,
que incluso físicamente tus ojos se viran a un punto
en el que no ves nada,
en mi caso arriba al pico derecho de la ceja,
y vuelves al punto, a la realidad del momento
y no acabas de creer exactamente donde estás.
Es un momento de sensacion del don de la ubicuidad
de fray Escoba en el que se incluye
el espacio y el tiempo.

Y te integras con grandes conocimientos
que sientes ya vividos y que te entristece
desde la más profunda comprensión de esas palabras.
La sabiduría femenina encarnada, nuestro mar,
- ellas: nuestro sagrado origen -
y perdida lamentablemente,
puede que, de forma irreversible.

"Como agua de mayo" Ramzi:
algo que es oportuno, benefactor, nutritivo,
deseado y deseable, siempre positivo
y enriquecedor.




Observen la mano de la estatua del Rey ecuestre y recuerden el chiste del dentista:
- ¡¿A que no nos vamos a hacer daño?!

© GatoFénix (con  mi reconocimiento a Ramzi, su hermano y su Sobrina)



BMW MOTORRAD AUTOPREMIER en ruta con Miquel Silvestre. Ahí estuve



Fue un día tal como dice Miquel silvestre. Un día estupendo para viajar en moto. Salgo en el minuto 5:17 con mi gorra de BMW


© GatoFénix

jueves, 19 de mayo de 2016

Carreteras secundarias de España con BMW R50/2













Gracias Miquel Silvestre por estas hacer esta ruta por carreteras de nuestra infancia.



© GatoFénix

domingo, 15 de mayo de 2016

Veni Sancte Spiritus: Pentecostés 2016

 Tomillo en flor.

 Puente de S. Antón

 Virgen de la Antigua de fondo.



El Fénix del tiempo
que nace y renace sin ser los tres mil seres
sino uno en todos en un alarde de misterio
y de imposible creencia.
Llega Pentecostés una vez más
como caido del cielo y brotado de la tierra
o como súbito delfín en el mar.
De todas las creencias, no tantas,
que me quedan, y no enteras algunas,
está mi firme creencia en el Espíritu Santo.
Nada existe fuera de él
y de todo cuida como nadie sabe.
Es, a la vez, el escudo protector
y una madre amantísima
que sin notarse nos hace ser,
estar y morir y renacer;
o transitar en el vacío
de los mundos;
o colmándnos de Dones,
que las más de las veces,
nos adjudicamos indebidamente.

Este Fénix del tiempo
hace sin hacer y deslíe las cosas
en el mesénquima del Universo Todo
haciendo que la confusión del caos
se aclare, y en un contínuo,
tome consistencias de cualquier naturaleza
y apariencia, pero al fin y al cabo, no nos engañeos:
sueños alambicados,
polvo de estrellas
o anemonas y corales
en un cráter de la Luna...
Un suspiro del viento de mayo.

"Veni Sancte Spíritu",
llena nuestros corazones infieles
y enciéndenos con el fuego
de Tu Amor.
Incombustible y loco amor
incomprensible e incondicional
que, fielmente y esencialmente,
Tú eres.

© GatoFénix

jueves, 12 de mayo de 2016

Somos hasta la marea

Posted by Picasa 

 Somos hasta la marea cuando estamos
sobre la arena y nos pisan los talones
las últimas puntillas de la ola.

Somos tan poca cosa si miramos,
como decía mi padre q.e.p.d.
"la inmensidad del océano"

Cualquier cosa que parezca grande
no es nada comprada con
la inmensidad del océano.

Nos dejamos ir poco a poco,
en cada inspiración,
mar adentro y...
Si nos diluimos en él,
dejamos a nuestro lado, flotando,
nuestro ego
y empezamos a ser lo poco que somos.
Hasta la marea misma.

Vaciamos los pensamientos
y los recuerdos desaparecen, mirando,
con los ojos cerrados, hacia el sol.

La piel, una y otra vez, queda cubierta
de una película salina brilllante
que nos lustra como al charol
y nos deja cerca de una máscara
a la que la zorra de la fábula dijo:
"Tu cabeza es hermosa, pero sin seso"

Si tuviéramos confianza os diría que
la palabra final ,incluso con "x",
tambien valdría.
¡Qué poco somos!
 
 Somos hasta la marea cuando estamos
sobre la arena y nos pisan los talones
las últimas puntillas de la ola.
(Encaje de bolillos, de mi adolescencia) 

Somos tan poca cosa si miramos,
"la inmensidad del océano"
que siempre dijo mi padre.

Cualquier cosa que parezca grande
es apenas nada comprada con
la inmensidad del océano.

Diluídos en él, dejamos
el ego, a nuestro lado flotandillo
y empezamos a ser lo poco que somos.
Y así lo sentimos, entonces.
Vaciamos los pensamientos,
los recuerdos mirando cómo desaparecen;
tumbados con los ojos cerrados,
viendo la luz del sol
como si nos llenara de oro.

La piel una y otra vez queda cubierta
por el sudario, salino y brilllante
que nos lustra como al charol
de un zapato vacío
a la deriva.
Como si nuestra piel
no tuviera final.

© GatoFénix

viernes, 6 de mayo de 2016

Aquel 16 de marzo de hace 5 cursos.




Podría haber sido Confucio, tan claro como lo entiendo.
Aquel dieciséis de marzo, como reza en la pizarra en la primera foto,
pasaban tantas cosas por mi cabeza que nadie puede aventurar.

No era un día más, era una cuenta atrás, de algo irreversible.
Aquello que fue mi vida cuarenta años iba a desaparecer
como cuando ese soplo que dije en "diente de león"
que te desbarata y te aboca a reconstruir la sutil esfera
de paracaidistas transparentes.

Deseaba ver con claridad, pero a veces las lágrimas no me dejaban.
Todo lo que escuchaba, era "ruido" y me parecían
verdades que nacían de deseos y de proyecciones
fruto de unas circunstancias penosas e inevitables.
Trataba de responder con amabilidad pero casi siempre
decidía por la sonrisa y el silencio.

A veces toca decidir cuando no se está fino ni acertado.
Cuando las cosa y las gentes te desbaratan no piensas
con limpieza y el dolor te lleva a retraerte o a escapar,
sabiendo que nada es una solución.

Reflexiono ahora que termina su legislatura,
pendiente de una nueva reelección porque todo es retorno en la vida.
Y se reverdecen el cinismo y la zafiedad doctrinaria
de comunistas y adláteres, constatando su ineptitud
con unos resultados contrastados,
lejos de subjetivismos.
Cualquier fracaso evidente, es, para ellos,
una nueva victoria.
El hundimiento cultural de un Instituto y sus alumnos
es un triunfo comunista que aleja a sus usuarios
de toda capacidad crítica y de toda reflexión
para tomar decisiones adecuadas a las circunstancias.

Esta fábrica de votantes "progresistas" pasaba por mi frente
en la primera imagen en la que, para centrar la dispersión
que traían los alumnos de ese trasiego de aulas
y de ese cernido de espacios y de conciencias
que los alienaba tanto como para no saber ni cuando ni dónde estaban.
Yo pintaba en la pizarra la fecha del día:
El uno es un monigote con un casco oriental de medio huevo,
con una red de camuflaje; 
porque el uno en mis ideogramas mnemotécnicos
era un soldado, así como "el seis" podría ser una mochila o una calabaza.
Con este sencillo sistema, al copiarlo en su cuaderno de clase,
empezaban a callarse y a entrar en situación, consiguiendo
alguna sonrisa cuando algunos lo coloreaban y veían que eran capaces
 de hacer algo como un graffiti que es lo que les "molaba".

Acababan de salir del aula y se queda llena de ausencias.
Han dejado ese olor a humanidad mezclada con champú
y un poco a tierra de la que llevan en sus deportivas.

El eco de las patas de metal de las sillas arastrándose
va cayendo sobre unos pupitres que en menos de dos cursos
tienen la Formica superior escariada y pintada con "blanquillo"
que a pesar de que lo tengo prohibido, por tóxico e inadecuado
para el uso escolar, como indica el envase, prolifera porque
los que mandan consideran que es malo prohibir, por principio,
en clara declaración de intenciones de que aquello
no es un centro educativo, sino más bien lo contrario
y en el mejor de los casos: 
Un "Centro de Engorde y Esparcimiento".
El destrozo del material y de las paredes lo dice todo.
Es como un centro de instrucción obligatoria, tipo "cárcel",
que se aprovecha para entrenamientos incívicos, y luego,
aprovechar su odio para hacer manifestaciones de fuerza y destrozo
en huelgas bien dirigidas o en "Gamonales" estratégicos
con el único fin de hacer efectivas las ideas de Gramsci
o las de Simone de Beauvoire camino de la República del 34
en la más terrible ignorancia sobre los hechos
estudiados con objetividad y rigor con la finalidad
de no repetir errores tan dolorosos y tan lamentables.

Poco importa lengua y Literatura, ya casi testimonial,
sólo interesan lo que a los que mandan interesa porque
aquello es un centro piloto de experimentación coeducativa
transversal e inclusiva donde el objetivo político es 
diametralmente opuesto a lo propio de esta etapa evolutiva
de los alumnos que han de afianzar conocimientos y estrategias
que les sirvan para toda su vida.

Ha pasado una nefasta legislatura que me hizo claudicar
de aquello para lo que fui formado y 
lo que fue la razón principal de mi vida.
De nuevo "los malos", alguno se espantará de leerlo,
repito "los malos" que sí existen, consiguieron quitarme de "en medio".

No crean que es una paranoia mía, son datos, meros datos constatables pero
que se los voy a ahorrar, porque son de manual.
De manual de moobing laboral, dentro de la ley; del que todos saben que, 
si se da, es mejor "abrirse" porque con cada palabra, con cada acto suyo,
te advierten que todo puede ir a peor.

No se sorprendan. 
Si los "malos" llegan al poder
lo primero es cambiar las leyes, así puede darse moobing laboral, legalmente.
El un arte eso de convertir en "legal, lo injusto".

Por eso, siguiendo a Confucio, trato de ser respetuoso en mi aspecto
y sincero en mis palabras, cosa esta última,
para la que hay que tener valor en ambientes totalitarios.
Pero es lo que hay, "si uno quiere ser serio en sus asuntos".

Por eso, siempre he preguntado cuando no sabía;
y en la ira, no he escrito nada.
Han pasado cuatro años desde aquello y,
 aunque todo reverdece, 
ya es otra primavera.

Lo último del cartel de Confucio, no se me ha dado:
No tuve oportunidad, para pensar si aquello me lo merecía.
Siempre hubo alguien, ligado a la política siniestra,
que me pasó ninguneando mis merecimientos y 
pisando mis derechos, porque 
"no era de ellos".

Sí que sigo pensando si yo merecía aquello
para llegar a esto.
Pido perdón a esos alumnos que querían que siguiera,
porque, a día de hoy, no sé si tomé la decisión acertada
y me huelo que pesó más, en ella, el miedo que el amor
y eso me entristece sobremanera.

Por lo que de sabio, nada de nada.
Un hombre corriente que no se atrevió
a morir "con las botas puestas"
y "a pie de obra",
como era mi deber.

 A 6 de mayo de 2016: primavera: 
"...la lluvia tras los cristales"...
Como un llanto sordo e hipnótico
en soledad.
Lleno de ausencias.

© GatoFénix