miércoles, 3 de febrero de 2016

Pasada la Candelaria

Si la Candelaria plora el inverno está fora...
Si la Candelera plora, ya está o invierno fora; y si no plora, ni dentro ni fora.
Y la Candelaria pasada, y de qué manera...
ni dentro ni fora.
Y así estamos. En este limbo del infierno.
Una antesala que no pasará a la historia como es.
A partir de ahora, las mentiras sistemáticas, explicarán cumplidamente
lo que convenga que se estudie en los colegios si es que siguen existiendo
o ya se hace oficial lo que profeticé hace años:
"Centros de engorde y esparcimiento".

Plorar, no sé, pero chorar; chorar mares, depois de potar bastante;
potar moito, hasta potar sangue.

"Porque no eres ni frío ni caliente"...
No es igual ser templado que estar tibio, templado.
Lo que hay es pues,...eso en lo que degenera lo del género.

"Largo, largo; maldito lo que valgo"
Hoy es día de palabras crípticas, de silencios.
Son un anticipo de los días venideros, dias aciagos...
Días que ya anuncié hace años, bastantes años...
Algo inusual. Es cierto, pero siempre he sido así.
Me gusta vivir conscientemente cada momento, sin filtros.
En la mili todos bebian para olvidar, decían.
Se sorprendían que dijera que yo quería acordarme de todo.
En la Batería, una noche, un compañero que tenía su taquilla
junto a a mía, volvía borracho y dijo a voz en grito:
"Toledo, que así me llamaban, es el único hombre de esta Batería"
"Os he visto a todos en aquella juerga del chalet, en calzoncillos y borrachos"
Nadie rechistó. Hablaba poco. Era vasco y tímido "el paraca",
Si leyera esto, lo recordaría creo, porque aunque estaba borracho,
nos quedaba mucha mili y nadie le recriminó nada. Nadie.
Ahora no recuerdo su nombre, al otro lado estaba Formentí Picas,
era de la Seo de Urgell y su compañero, de Lérida.
Todo esto viene a colación porque siempre, desde que recuerdo,
soy así. Y lo digo sin orgullo, sino más bien, casi como un lamento.
Ser consciente no es fácil ni cómodo pero es lo que he elegido.

Hay una lucidez esta Candelaria que duele.
En la fiesta del nacimiento de la luz, todo es luminoso.
Con esta claridad la porquería no puede ocultarse,
la mezquindad resalta con su genuina personalidad.
Una personaidad que resalta en el plasma, en las portadas
y en todas las redes sociales infestadas y corrompidas hasta
Potar.

Esta nausea no es sólo una imagen externa y superficial,
es algo que nace en las raices más profundas de la cultura
progresista que abanderan un ejercito de nausitas engolados
que sólo su vacío es mayor que la soberbia espiritual, les chocará esto.
Son los ateos con más soberbia espiritual que puedan existir.

Es un ejército de peones negros  y cobardes, no son como el vasco
de esta historia. Hombre de honor, valiente
y con todas las miserias que tenemos los hombres que moriremos de pie.

Día de la Candelaria y ya madrugada de S. Blas, el protector de la garganta.
Por donde sale la voz que articulamos.
La voz que fue mi herramienta en mi trabajo.
Como esta voz virtual en defensa de la verdad, aunque ya no sólo no vale nada
sino que como en los tiempos que relata Orwell, es peligroso utilizarla con libertad.
De ahora en adelante todo va camino de Venezuela o peor aun.
Según lo previsto.

No me sorprende nada, pero vivir ya sin amigos, transparente en la sociedad,
ajeno como en tierra extraña, sin posibilidad de entendimiento en Babelia,
con paisanos con una estructura profunda dañada y
con un cerebro llenos de doctrinas tan fanáticas y falaces,
como carentes de solidez y llenas de odio.

Un odio incomprensible insuflado por familiares podridos de maldad y de soberbia.

Odio, codicia, ansia de poder y vanidad.
Tanta vanidad como propicia el mundo.
Ese mundo perverso tan viejo y, travestido de nuevo que hoy parece, que anuncian
los mediocres y trileros líderes aupados por epsilones, previamente preparados,
dos generaciones atrás, para ser felices con el soma y la vileza de ser siervos
verdugos de los hombres de bien que ahora van camino a las catacumbas
o a una muerte civil o la muerte real.

© GatoFénix


No hay comentarios: