viernes, 25 de marzo de 2016

La hora "nona" unos idus de marzo.

665488164_WHMDKANMCQOBOTR



44 Era ya cerca de la hora sexta cuando, al eclipsarse el sol, 
la oscuridad cayó sobre toda la tierra hasta la la hora nona.
45 El velo del Santuario se rasgó por medio 
46 y Jesús, dando un fuerte grito, dijo: 
"Padre, en tus manos pongo mi espíritu" y
dicho esto,
expiró. (Evangelio según S. Lucas 23)

Hoy las fuerzas de la Oscuridad celebran su victoria pírrica.
Durante unas horas la Tierra toda está en su oscuridad.

Ahora Jesús viaja al inframundo y verá a nuestros difuntos
para reconfortarlos, y quiera Dios, que se levanten con Él.
Entre ellos mis padres, y mis amigos y familiares
que ya tomaron el camino de "vuelta a casa2.
No es día sólo de pena. 
Es un día agridulce, casi como toda la vida,
en la que la flor del melocotón se une al fruto caído y agusanado.
Aquí mientras barajando recuerdos y actualidades.
Son mis recuerdos primeros: en casa, donde no se ponía la radio estos días
y no podíamos cantar y casi ni levantar la voz.
- "Dios ha muerto" , nos decía.
Mi madre vivía con honda pena y yo no entendía;
cuando era niño, aquel duelo me era ajeno.
Para ella era totalmente rea,l el tiempo litúrgico
y me acostumbré a su pena y a su luto.

Más tarde, años después, leyendo la Pasión;
viendo la Semana Santa de Cuenca;
asistiendo a los Oficios;
participando con los cantos del Coro
.."Pueri hebraereorum portantes ramas olivarum..."
...¡Crucifícalo! de Bach
Hasta el "Resurrexit et adhuc cum sum alleluia..."
comprendí perfectamente a mi madre.
Su espiritualidad la hice mía, a mi manera.
Y la gravedad de vivir pensando en la Pasión
como algo actual y que se repite una y otra vez.

llevamos una cruz que nos resulta inmerecida
y retomando un sermón de Fray Carmelo, dominico,
asumo que "sólo cuando la cruz es demasiado pesada,
sabemos que es la nuestra. Aquello que creemos
imposible de llevar, es nuestra cruz"
Esto, como veis, lejos de ser un teatro,
una representación vacía, es una verdad
que en muchos casos es inasumible...
y entonces, esa es nuestra cruz.

Día de dolor, en el que fácilmente caemos
en la desesperanza,
en la tristeza, porque vemos
que el hombre no tiene remedio.
Porque vemos, cada día que nuestro "reino"
no es de este mundo. 
Y que nosotros nos referimos a ello diciendo:
Yo es que parezco de otro planeta.
Frase nacida de la perplejidad.
De la más profunda perplejidad de una sociedad
que sigue "asambleariamente"
eligiendo a Barrabás.
Con una salvedad, muy grave;
Que hoy, precisamente, acaban de crucificar
a Jesús.
Y por unas horas está, muerto.
Y diría que por morir, hoy, está muerta
hasta nuestra esperanza.

© GatoFénix


No hay comentarios: