domingo, 15 de mayo de 2016

Veni Sancte Spiritus: Pentecostés 2016

 Tomillo en flor.

 Puente de S. Antón

 Virgen de la Antigua de fondo.



El Fénix del tiempo
que nace y renace sin ser los tres mil seres
sino uno en todos en un alarde de misterio
y de imposible creencia.
Llega Pentecostés una vez más
como caido del cielo y brotado de la tierra
o como súbito delfín en el mar.
De todas las creencias, no tantas,
que me quedan, y no enteras algunas,
está mi firme creencia en el Espíritu Santo.
Nada existe fuera de él
y de todo cuida como nadie sabe.
Es, a la vez, el escudo protector
y una madre amantísima
que sin notarse nos hace ser,
estar y morir y renacer;
o transitar en el vacío
de los mundos;
o colmándnos de Dones,
que las más de las veces,
nos adjudicamos indebidamente.

Este Fénix del tiempo
hace sin hacer y deslíe las cosas
en el mesénquima del Universo Todo
haciendo que la confusión del caos
se aclare, y en un contínuo,
tome consistencias de cualquier naturaleza
y apariencia, pero al fin y al cabo, no nos engañeos:
sueños alambicados,
polvo de estrellas
o anemonas y corales
en un cráter de la Luna...
Un suspiro del viento de mayo.

"Veni Sancte Spíritu",
llena nuestros corazones infieles
y enciéndenos con el fuego
de Tu Amor.
Incombustible y loco amor
incomprensible e incondicional
que, fielmente y esencialmente,
Tú eres.

© GatoFénix

No hay comentarios: