lunes, 30 de enero de 2017

Mi casa: Mi hogar.


Mi casa es la parte más exterior de mi cuerpo.
Una proyección de él y por eso es sagrada.
Mi casa es un lugar seguro, un espacio cerrado
donde vuelco mi energía para poder
recuperarla cuando la he gastado en el exterior.
Por eso mi casa es un lugar que proyecta lo que soy
y es el espacio que compartimos los miembros de mi familia.
Cada uno tiene derecho a costruir su casa
con las características que elija y eso es,
lo que verán aquellos que lleguen a entrar en ella.
Hay palabras que ayudan a entender cómo es una casa:
La intimidad.
Nadie puede atentar contra ella porque es imprescindible
para el desarrollo del ser humano en armonia y en equilibrio.
Para que se de la intimidad, hace falta respeto.

Respeto, que nace del respeto a uno mismo.
Es imprescindible respetarse a si mismo y luego
reconocer a los otros miembros de la familia
el rango que ocupan dentro de ese ámbito y en la sociedad.
En la casa como espacio personal y familiar
existen diferentes tiempos. Y,
aunque todos ellos son siempre privados,
hay situaciones 
en las que ese espacio puede ser más abierto, 
aún dentro de la privacidad.
Por eso para acceder a este espacio siempre es necesaria
una invitación.
Nadie puede autoinvitarse, ni acceder por voluntad propia,
porque eso es una invasión de una zona privada y que por tanto
está defendida y protegida por la Ley.
Cohexion
Uno tiene el deber y el derecho de defender su casa
con los medios que autorice la Ley de cada país
y que se tipifica como "legitima defensa".
 Implicación. Solidaridad. Lealtad
Pertenecer a una casa exige lealtad.
 Lealtad, que no es otra cosa que ser fieles defensores
de aquello que es nuestro hogar.
Cualquier conducta que ponga en peligro la intimidad
o la integridad de sus miembros es una traición.
Y la traición, como "el caballo de Troya", resquebraja
la cohesión y destruye la familia, a veces, sin obtener
ningún beneficio a cambio.
Orden jerárquico natural. Responsabilidad.
Todos los miembros: el padre, la madre y los hijos
son importantes porque sin ellos no existiría la familia,
ni tendría razón de ser.
Cada uno de ellos tiene unas responsabilidades.
Responsabilidad: palabra que tiene que ver con el grado
de servicio que le corresponde aportar para su sostenimiento.

Los tiempos en el hogar:
Los tiempos son importantes porque cada uno de ellos
viene marcado con unas caracteristicas especificas.
Es un tiempo más social el de las doce del medio día
o el de la tarde, pasadas las seis.
Horas, estas, adecuadas para hacer o para recibir visitas.
Las horas de las comidas ya son momentos de más intimidad,
siendo la comida de medio día de menor compromiso
y la cena, la comida de mayor compromiso familiar.
Las horas de la noche son las horas de mayor intimidad.
Compartir esas horas sólo corresponde a los familiares
o a los amigos de máxima confianza, porque implica
la pérdida, casi absoluta de la intimidad, y es cuando,
todos somos más vulnerables:
Las ropas pasan de ser informales a ser ropas para dormir;
se tienen que compartir baños, WC, tanto para el aseo personal
como para hacer nuestras necesidades humanas.
Por eso, la noche no puede ser un tiempo que se deba compartir
ni con frecuencia ni por largos periodos y mucho menos
como una cosa habitual porque indica una falta de consideración
hacia nosotros mismos y hacia el resto de los miembros
de la familia.
Comprar o alquilar una casa es algo muy costoso.
Tenemos que dedicar gran parte de nuestro salario para conseguirlo.
Dedicar muchas horas de trabajo fuera y dentro de la casa.
Pero crear un hogar requiere todo lo anterior más mucho amor, esmero
y dedicación, y sin embargo es tanta la fragilidad que se puede perder
sin remedio:
por un accidente, como un incendio;
por un asalto o un robo criminal;
o por una traición.
Cualquier motivo puede acabar con un hogar
y llegar a desaparecer...
como si nunca hubiera existido.
Y todo lo anterior podría resumirse en una palabra: Amor.
Si existe este sentimiento todo lo anterior ya está, porque el amor
se compone de cada una de esas cosas que antes he expuesto
y si no se da no hay forma de hacer entender ninguna de ellas.
 Las recuerdo:
AMOR, INTIMIDAD, RESPETO, ARMONIA,
EQUILIBRIO, COHEXIÓN, IMPLICACIÓN,
SOLIDARIDAD, LEALTAD, COLABORACIÓN.
ORDEN JERARQUICO NATURAL
RESPONSABILIDAD, SERVICIO 
Y finalmente FRAGILIDAD
© GatoFénix