domingo, 2 de julio de 2017

En deuda con los amigos y el silencio.

Mi escritura parte del callar.
Un silencio impuesto indefinido.
borbotones de cosas hechas palabras
que vienen galopando con las olas;
Es el ritmo datílico sobre la ensenada
que dibuja tristezas profundas a golpe de olas
que afilan sus flecos de luna en la arena 
candente sedienta, brillante y silente.

Sólo me queda el resuello de aquello tras el jadeo,
perlada la frente y sin vista,
lejos de mi, como con nadie,
por un momento olvidando,
que el amor es amnesia e impotencia.
Como montando un caballo de humo
un jinete seco, hueco y vacío
penetrando la noche, negro y fucsia,
hacia un lugar que ni te han dicho que existe
y vas.
Como una flama informe enamorada
como un rescoldo en la chimenea
donde asamos un sabroso boniato,
bañados en el vapor dulce y aromático que exhala
al abrirlo.
 Hace poco he visto amigos que salen como del agujero del tiempo
con la misma alma que siempre y con el cuerpo
erosionado por los años de lucha sin cuartel
contra la enfermedad, la subsistencia o la soledad. 
Jugando en la lotería su salud, su dinero y el amor.
La lucha les ha quitado parte de los ojos,
o de sus oidos, o la velocidad de sus dedos
tocando la guitarra.
...Y nos miramos en silencio más que nada,
porque el sentimiento llena el aire que nos separa
y nada hay que decir.
Nos callamos.
Nos emplazamos.
Miramos en la misma dirección 
y viviendo lejos
nunca nos sentimos tan juntos.

Somos: buenos pintores, escritores, mecánicos...
expertos en cosas que parece van a desaparecer.

Nunca fuimos más allá que honestos,
y no tuvimos, que yo recuerde, orgullo por nada,
sino intimamente, despues de un logro personal tan tonto
como dejar de fumar o tan importante como terminar
algo creado de la nada con la sola herramienta de la inteligencia
la dedicación y el oficio.
Que entonces sí que nos deteníamos un momneto,
 y respirando profundamente,
perdiamos la mirada y sonreiamos a la nada.
Ah...y nos frotábamos mecánicamente las manos.

La gente sencilla somos harto complicadas;
no así,las personas influyentes y eso,
que son simples y adivinables en su razón de ser,
como decimos entre nosotros: "como el mecanismo de un chupete".
Jajaja...Y no va con segundas.

© GatoFénix




No hay comentarios: