lunes, 25 de marzo de 2019

Primavera 2019: Pluma...de gaviota.






Hoy es 24 de marzo de 2019 y me han entrado
unas ganas irrefrenables de escribir con esa pluma.
Vosotros ya lo veréis en Arial o en Times Roman
Pero el original está escrito en un libro de notas 
que en su año fue una agenda, como todas, llenas
de páginas vacias como si esos días
no hubieran existido.
Pero como el tiempo es como es:
va y viene;o se detiene.
Se detiene cuando quiere, y sólo en estas agendas,
y puedes escribier fuera del tiempo,
fuera de tiempo, claro, porque sus hojas impresas
son del año que sean, aunque curiosamente, en estas hojas
que escribo, se lee: MARZO  24 - 25
Miro la cubierta y pone: 2010.
Quedo pensando como todo es un juego sin casualidades
pero que a nosotros nos sorprenden y nos silencian,
porque nuestra memoria localiza ese tiempo
y ve que es mucho o que no ha sido nada,
y nos vemos nueve años después, en alguna página escrita
y nos recordamos...varis páginas sacando la nota media 
de los alumnos antes de Semana Santa...
Ves. Una pausa y sigo por el placer de escribir 
con la pluma que me regaló mi mujer estas Navidades:
MONTBLANC, modelo "le Petit Prince Edition"  
  
A veces dan estos prontos, como si, las palabras y los trazos,
estuvieran cautivos de la tristeza en la bodega de un barco
y necesitan subir a cubierta;
ir corriendo hacia la Proa,
y ver,
como sólo se ve en el mar que la mar es redonda,
"la mare que nos parió" y el cielo imagino
azul como el azul de unos ojos imposibles de amor imposible,
cielos cruzados por gaviotas que viajan hacia barlovento,
jugando con el aire de sus alas ignorando el viento de estribor
que lleva nuestro navío, ligeramente escorado
hacia el lado de babor.
Y se va mitigando el ansia viva de scribir y vuelves en ti.
vuelves a llenarte de aromas de primavera;
colores pintando las ramas de los árboles;
como si fuera un regalo de cumpleaños
de los más inesperados.
Es primavera;
no una primavera cualquiera; Es, esta primavera,
la primera de otras que espero que vengan, 
a pesar de nosotros los hombres,
que ya no tenemos ojos
sino para "el móvil",
reducidos a una celda,
"El Celular" que llaman, nuestros hermanos 
del otro lado de esa mar océana.

© GatoFenix

No hay comentarios: