martes, 11 de mayo de 2021

El campo en el exilio parece infinito










 El campo en el exilio parece infinito,

de hecho, lo sentimos inabarcable porque lo sabemos;

lo sentimos tan lejos de otro lugar conocido, que no llegamos;

ni sentimos el eco de su pálpito, como si hubiera muerto.

Entonces el entorno nos rodea de flores, en primavera,

ababoles por doquier y con margaritas, diente de león,

avena loca, espigas con penacho, o sin él, de trigo reciente.

El campo y su cúpula de nubes brillantes y algodonosas,

a veces con forma de continentes o de islas rodeadas de un mar,

azul zafiro radiante, en el que se deslizan y a favor del viento,

sólido y fuerte, que no desequilibra en tierra y desbarata el cielo.

En el exilio estás desubicado, por eso el zarandeo juguetón 

del viento...

nos desequilibra habitualmente; y caminamos como ebrios 

por el aroma dulce y pegajoso de unas flores amarillas de Gayomba 

que forman pequeños muros redondos junto a una acequia,

tras una Víborera de flores rosadas como campanillas y, al lado, 

de una Centaura de las montañas, tan exótica como elegante.

La "avena loca" se yergue como bandera del enajenamiento visual de colores, 

de aromas, texturas y perfiles cimbreantes en un campo abierto 

donde Dios derrochó sus dones a manos llenas para llenar nuestro vacío, 

por estar ciegos y seguir dormidos en nuestra niñez recurrente, 

acurrucados en el miedo ante tanto infinito incomprensible. 


© GatoFénix 

 

sábado, 20 de marzo de 2021

Pasado y presente: San José, Día del Padre.






Podría decir muchas cosas que tengo apiladas en mi memoria,

pero eso, ya no toca en este ahora.

Empezaré por decir que ser padre ahora es, o muy extraño,

o algo pasado de moda.

Ser padre en 2021 es algo que casi hay que llevar en el anonimato.

Ser padre está casi rozando el delito. Casi, casi, y escrito con mucho miedo.

La figura del padre ha sido meticulosamente demolida, por lo que

todos lo que se quieren enterar, saben.

Hay tal grado de perversidad en este hecho que ni siquiera

puedo explayarme en enumerarlas, aunque ni merece la pena intentarlo.

Ya no se puede escribir a corazón abierto. 

Es inútil hacerlo, porque, la información ya es sólo propaganda;

y aquello que no lo sea, puede tratarse como algo subversivo.

El padre ha dejado de ser uno de los dos pilares de la familia, porque

de esa manera está siendo abolida la familia natural. Os explico:

Porque lo natural ya no existe. 

Ha desaparecido lo objetivo.

El sol ya no sale por el Este, sino por ahí. Y te lo señalan.

Sobre el Norte pasa igual, puede que estén a punto de prohibir, las brújulas.

Así, el grado de confusión, ganará mucho en calidad.

Decir que soy padre ahora a mi me da vergüenza, sinceramente.

Y también me da vergüenza escribir esto, pero con un poco de valor,

que siempre he tenido, lo digo porque es verdad.

Y no es que no esté orgulloso de ser padre, que lo estoy. 

a pesar de que en San José no me haya felicitado mi hija

hasta que escribo esto. Yo estaba de viaje, pero a la vuelta,

me ha dado un abrazo y me ha entregado un regalo precioso.

Es una cajita que dice:

Feliz (un corazón) Día

y está llena de cositas de chocolate: 

Una botella de Cava, pequeñita,

envuelta en platina verde y oro;

Un tarrito de Nutella;

seis caramelos seis, envueltos en oro, Werners Original (sugar Free);

y un habano, de chocolate, con su vitola 1901 arriba y abajo Don José.

Una cajita que es un milagro de esperanza, que me ha hecho que contenga las lágrimas, 

que se me agolpaban, como ahora que estoy escribiendo esto.

sólo que ahora las estoy dejando salir suavemente.

Veo tantas cosas en este obsequio.

Todo es Ella, mi hija, la que fue cuando era niña y que duerme asustada 

todavía en su corazón, como en el mío donde no pasa el tiempo.

Sabes que lo imborrable no puede volver pero está.

Como digo:  Pasado y presente en e día de San José 

Pero en este momento su misma figura, la de padre,

es muy molesta y así lo han enseñado;

así han adoctrinado los que mandan de verdad, y ...

desde elmayodelsesentayocho, todo junto, hemos colaborado todos.

Todos, engañados magistralmente, con músicas y canciones bonitas en inglés,

que mola "mazo", y da una importancia y prestigio alucinante.

No como el español o la jota manchega que suena muy "paleto".

Y en esta modernidad hemos vivido el proceso de la "rana hervida",

Y puedo asegurar que yo también estaba en la cazuela, pero Dios quiso,

por lo que fuera, que en un golpe de iluminación, o porque leí mucho...

 y medité todos los días...y recé...y me equivoqué y... me di cuenta, y,

 como vi que el mayor peligro viene de la adulación;

 y que no se regala nada, sino que te están comprando,

porque todo cuesta;

 y que para subir social y profesionalmente, 

has de venderte entero para una causa que es de otro y con unos fines 

que no son los tuyos... 

Por eso, salté fuera de la cazuela y puedo escribir esto.

Y como estuve dentro, puedo comprender a aquellos que siguen medio cocidos, 

si no, ya muertos "de hecho", dentro de perolo.

He pasado de vivir el día más grande y bonito en mi casa, porque mi madre lo hacía así.

Y de tomar unos tortas de anís, hechas por ella, con un montón de arte y de amor, 

(que ya no queda) y cocidas en el horno de Zafrilla para mojarles en un chocolate hecho 

en un puchero enorme y gordo, de porcelana. 

Chocolate de ese que podías dejar una

rebanada de torta "de pie" y no se caía para un lado casi ni empujándole.

A este día en el que parece que van ganando los geno-cidas, o eso pregonan,

porque muchos hijos, maltratan a sus padres, viven de ellos, los avergüenzan

por sus torpezas propias de la edad y de haber trabajado como cabrones para llegar

a esta traición perpetrada sistemáticamente por el poder y sus instituciones de sumisión

desde el entretenimiento las porquerías de alimentación y las drogas...

porque todo eso, que son las caras del odio y la crueldad, "mola mazo"·


Con mi mayor cariño a mi padre (ya muerto) y a mi madre que hizo posible el milagro

de haberme traído a este mundo, para ser testigo de lo que ha llegado a pasar; porque

ha pasado una y otra vez, desde que el Mundo es Mundo;

 y recordar a los "dormidos" que esto que vivimos ahora, nos lo debemos a nosotros mismos,

 porque hemos sido engañados magistralmente,

 porque (los de la sombra) dominan muchas ciencias para destrozar conciencias.

Sólo queda elegir el amor en vez del miedo y en ese momento ellos pierden todo su poder,

porque Dios nos ha hecho con una pizquita de Él y ya somos inmortales. 

Por eso Facundo Cabral canta. "Hoy es un nuevo día, para empezar de nuevo"

y dice que en una eternidad, siempre hay tiempo para empezar de nuevo.


 

© GatoFénix




 

viernes, 12 de febrero de 2021

Feliz año del Buey

 






Como loco, y con el barbijo por montera, me lanzo al ruedo.

Hoy brindo por todos los días de este año del Buey que vendrán,

uno detrás de otro como vagones de un tren de mercancías de antes.

Este tren cuando acabe de pasar por nuestra estación será otro año.

El día de hoy sólo trae deseos de felicidad para todos los personajes del andén.

Todos y cada uno de nosotros con cara de viaje, que es como una interrogación 

llena de miedos y a la vez de ilusión de niño.

Parece que los magos de Dark Veider, ¿O eran de Da-Vos veinte 30?

No sé, creo que nos auguran trenes litera, que los aviones contaminan mucho.

¡Buenoo! De aviones saben mucho porque hasta van a mear en ellos, con perdón,

que no quiero faltar, a la verdad por supuesto, ¿en qué pensabas?

Y otros que vuelan y dejan el cielo con nubes muy raras,

como si fuera borracho el piloto, para que me entiendas.

O como si no fueran a ninguna parte, o como si los mandos tuvieran amnesia

y no supieran regresar al aeropuerto. 

Por eso, van a traer muchos trenes con literas para viajar, que pudieran ser un anticipo

a trenes de ganado con destino a ninguna parte, como ya pasó no hace tanto.

El buey es signo de gran trabajo y tesón, lástima que a veces no sepa adónde ir.

Aunque siempre hay una rata u otro animal más despierto y perezoso

que lo utiliza para llegar, tal vez donde él nunca hubiera querido llegar,

o sí, como en el relato chino cuando fueron a Buda a agradecerle su creación.

Por eso la rata subida en el Buey, donde había viajado, al saltar delante de él,

es el primer signo del Horóscopo chino...

luego viene el Buey, que es el de este año.

No es un año de negociaciones, más bien de aquí estoy y de aquí no me muevo,

pero claro, existe el riesgo de que haya topetazos, encierros, tal vez fiesta en el Ruedo.

No sé, se me ocurre, que como ahora, lo taurino está mal visto

puede que, como paradoja, porque de eso es tiempo, surja algún torero;

o alguien al que le corten la coleta;

o, en el peor de los casos, que quedemos todos 

para el arrastre.


© GatoFénix

miércoles, 3 de febrero de 2021

Feliz Año del Buey de Metal Yin


Ya empieza el año chino de Buey de metal.

Que sea feliz para todos, dentro de lo que cabe.

Luego de rumiar el texto os lo expondré.
Ahora voy a pastar un poco en la noche
para adquirir aquello, que tenga que escribir,
en mis sueños bucólicos.

© GatoFénix


lunes, 25 de enero de 2021

1995 soneto- Un océano de lágrimas lecho

Un océano de lágrimas lecho


Las palabras que viene de corrido
son relatos, ni pequeños ni gordos,
que llaman a las puertas de los sordos
que no quieren oír. Punto y seguido.


Quieta la mar; el corazón hundido.
Vaivenes con las olas; remo, poco;
salitre en los pulmones; piel de coco.
El sol y la esperanza se han perdido.


Los embarcó la hambruna impenitente.
Vislumbran la muerte, están fatal.
Son tan pobres que no tienen presente

.
Los diluye la noche con su mal.
(Que no hay justicia, lo sabe la gente).
Chocan con la costa. Punto y final.


 ©  GatoFénix

Y luego pasa una pizca de tiempo y es, como una eternidad sin pasado.

 




Me sorprendo que todo sea lo que no es

y parezca verdadero.

Nadie, ni yo mismo, diría lo que es cierto

porque en este momento todo está cambiado.

La melodía la esta interpretando un loco

que no entiende de música.

alguien que tiene potestad porque lo han empoderado

para que mate lo vivo y haga vivo lo que solo es odio rancio.

Está empoderado porque aunque la partitura sea correcta,

se ha transportado a varias séptimas o décimas y acordes disonantes

propios de lo que barrunta el desastre.

suscribo la partitura anterior, letra por letra, a pesar

de que el ego que siempre rebulle me pellizque el estómago

como explicando lo que es "hacer de tripas corazón"

pero

no es cierto porque un corazón, hasta mortalmente herido,

es un corazón y eso es reconocerle , aunque sea un sarcófago

que en él yace el alma de esta encarnación donde se atesora

cada experiencia pasada en compañía, y al run run del amor bonito,

que casi ni creemos que pudiera existir,

porque, al fin, todo es una pura representación

digna del "Oscar" de la Eternidad

aunque nos parezca increíble.

Hoy es 06/11/2020 y parece que la nueva normalidad que venden

consiste en un retorno a las cavernas del odio y la oscuridad

y que seamos pastoreados, al menos los que se dejen,

en ese "Mundo feliz" del que tanto hemos hablado y

al que  tan poco se ha comprendido

ni tampoco parece que existiera

en lo real de ahora que no es sino

impura virtualidad convertida en realidad.

©  El GatoFénix de siempre (textualmente)

domingo, 24 de enero de 2021

En el andén permanentemente...

 












Cargado de muerte y de tristeza...

Como se cargan los carros que rebasan sus dimensiones por los lados;

apoyado en el infranqueable valla de un andén de cercanías.

Nos alejamos tirando de una goma elástica y,
en estos días,
casi no tenemos fuerzas para más.

Es, el conocimiento de las cosas.

Ese terrible acoso de las cosas que vienen en tropel y sin orden.

Cosas que se amontonan alrededor o sobre nosotros ¡vaya usted a saber!.

Pero que son pensamientos basados en otras cosas más materiales
que llamamos hechos.

Hechos, que nuestro pensamiento adereza con luchas internas,
incredulidades y dudas que hacen tambalear
las propias cosas que hemos asumido como certezas.

Y no hay certezas dentro de una evolución.

En el movimiento no pueden establecerse certezas.

La única: que hay movimiento y estamos dentro de él

porque formamos un todo con el todo.

Y, aunque nos detengamos aparentemente, el movimiento sigue

y confunde la situación como cuando las ondas del estanque deforman la imagen del fondo.

Si acaso podemos darnos cuenta, y no siempre,
que somos tan poca cosa que nos identificamos
con un pequeño trozo de plumón de un polluelo…
o, a los paracaidistas volantes de un diente del león,
al romperse.

La soledad nos llena de dolor y de lágrimas en el andén mientras

vemos tras la empalizada cómo, las que más queremos, se abrazan para despedirse

antes de subir a un tren que la va a llevar muy, muy lejos de mi y del nosotros.
Y lo sentimos tan hondo como si fuera para siempre.
Como si sintiéramos que lo fuera.

Como que así sería y así fue; y yo sabiéndolo, ya en ese momento: impotente.

Y se me vuelven a llenar los ojos de lágrimas
porque es una parte del movimiento del reloj que marca el día,
y todas las demás señales esperan contemplando en su movimiento…
segundos…minutos u horas que cambie el numerito de la ventana.

Pompas de jabón en movimiento vestidas de todos los colores en su transparencia,
es lo que somos.

Figuras de agua
como de lágrimas de mar con el jabón
que nos configura, por un tiempo, como esferas multicolores,
aparentemente vacías y totalmente inconscientes de nuestra fragilidad…
Abocados a nuestra desaparición como pompas
quedando estampadas en el suelo
como pequeños soles de agua…
hasta volar a nuestra casa de siempre.
Solos siempre

© GatoFénix

martes, 19 de enero de 2021

Hay mañanas como hoy...




 



Hay mañanas, como hoy, en las que tu lucidez, te espanta.

tienes en la cabeza pensamientos, como en un nido en medio de la frente

que como una madeja de espaguetis, se extiende en sus terminaciones

hasta el parietal derecho y sube hasta el centro de la cabeza

y ahí se queda.

Es como un suplemento entre vegetal y mineral

que asciende un poquito, marcando un eje y una dirección

hacia el infinito: más allá de las estrellas.

hoy, suficientemente solo, como para ver esencialmente

a quién está cerca, con la nitidez que espanta y que te induce al silencio.

Al silencio y a contar en este cuaderno  de bitácora "itinere cordis"

cosas que tal vez no lean quienes lo entiendan completamente.

Realmente escribo para mi,

en ese afán de encontrar un alma gemela, de verdad.

No una engañifa de persona de esas que gracias a su arte, 

hacen que tu ego, del que no me libro, se ponga de su parte y confíes...

y cuentes con el corazón herido pero totalmente abierto: todo.

Y, con es información sagrada, te hagan vivir una fantasía fantástica pero falsa.

Por eso, así colgado de una nube de algodón vives "sine die"

hasta que la realidad se transforma y deviene en lo real,

que es lo que realmente es: Objetivamente.

Esa amargura como de cicuta, te mata en este plano y viajas en la nada, 

en un sintiempo, ajeno a ti mismo, porque dudas hasta de quien eres;

Lo que has sido siempre. Y casi llegas a pensar 

que eres lo que te han dicho que eres.

Y hasta olvidas tus principios de vida;

 y se desdibuja tu esencia de inteligencia amorosa que eres.

Hasta que , con mucho esfuerzo, recordando los consejos que diste a otros,

comienzas a aplicarte meticulosamente a reconstruirte; nuevamente solo.

Solo y escamado de la gente de tu entorno, de tu familia

(como el gato escaldado que del agua fría huye)

A los que ves cómo realmente son sin el velo de tu engaño propio.

Y los ves por lo que hacen, no por lo que dicen.

Aunque descubres que escuchando atentamente, sin complacencia, 

descubres que realmente dicen ellos mismos lo que son,

porque ahora sus palabras sus gestos y ademanes, son 

perfectamente decodificados, con tal que: no intervengas;

ni le ayudes a expresarse; ni cortes su discurso; 

sin permitir que te lo vuelvan a soltar.

Porque es el mismo discurso con el que me acusan. 

Luego, me callo aunque pudiera seguir hablando, 

como antes hacía,

y que cada cual haga o interprete lo que que quiera según

sus principios, creencias y voluntad.

En esta mañana luminosa y fría de enero de dos mil veintiuno,

al lado de donde y cómo se empezó a escribirse el Quijote,

 descartado y material-mente pre-so,

me atrevo a confesar mi gran vulnerabilidad.

Esa vulnerabilidad que propicia el no ser amado,

no sentirse amado nunca. Ahora lo sé.

Con esa certeza de que, a parte del Ángel de la Guarda,

no hay nadie que me acompañe y acoja de corazón

tal como Ellos lo hacen.


© GatoFénix


https://youtu.be/VGyHddww6ew



sábado, 9 de enero de 2021

"En las guerras no gana nadie, hijo. Todos pierden": mi padre José María García Martínez (RIP)



Mi padre después de terminar el Servicio Militar como ya tenía la carrera de Maestro de Escuela, pero no tenia plaza, mi abuelo le preparó un aula para dar clases particulares, a unos pocos alumnos, en  una habitación de la planta baja de su casa, en la calle de la Feria nº 77 de Albacete.
Así estuvo un par de años hasta que se declaró la guerra y lo llamaron a filas.
Albacete estaba en la zona republicana, así que desde que comenzó la
guerra mi padre estuvo en ella, como soldado, al principio y después,
como Suboficial de Complemento por ser Maestro, era lo que llamaban:
Milicianos de la Cultura.
No contaba muchas cosas porque fue todo tan doloroso que durante toda
su vida no consiguió superar la experiencia que había vivido.
Lo poco que contó, es muy interesante, o al menos a mi me ha servido de
mucho para conocer directamente algo que es historia y que después se
ha contado de muy diversas formas hasta no parecerse en nada a lo ocurrido:
"En una guerra no gana nadie; Todos salen perdiendo" y lo decía él
mirando algunas fotografías en blanco y negro con un grupo de
milicianos, jóvenes como él, de los que recordaba sus nombres y sus
procedencias para luego afirmar que sólo él consiguió milagrosamente
acabar vivo la Guerra.
Nada más incorporarse al ejercito, de nuevo, fue enviado al frente.
Había necesidad de enviar efectivos de infantería a la zona de
Extremadura y allí fueron, a marchas forzadas, caminando. 
En una jornada, que terminaron llegando a algún lugar, desconocido por los Mandos, y,
como se hizo de noche, dieron la orden de acampar para dormir. 
No llevaban ninguna luz, por estar, según sospechaban, cerca del objetivo y así no
ser vistos por el enemigo.
Al amanecer, se fueron despertando unos y otros, quedando espantados por
el espectáculo. Habían dormido rodeados de cadáveres. Había muertos
por todas partes, lo que indicaba que ya estaban en el mismo Frente y,
seguramente, habían llegado tarde. Era uno de los puntos en los que
había librado una dura batalla cerca de Badajóz y se batieron en
retirada recibiendo orden de dirigirse al noreste.
Se replegaron para Talavera y los dirigieron hacia Guadalajara. En sus
inmediaciones, contaba un episodio que repetía muchas veces. Se
encontraba su compañía a las afueras de un pueblo que nunca dijo su
nombre. Era una aldea. Y se refugiaron en una casa que era como un
establo que se encontraba vacío. Él, salió a "hacer sus necesidades" en
un escampado tras unas matas y cuando volvía, andando, cruzando una era,
sin ninguna protección, lo divisó un avión enemigo y le lanzó una
ráfaga de ametralladora. Corrió hacia una piedra enorme que se
encontraba cerca, porque la avioneta o el caza volvía a por él. Así
estuvo más de media hora, dándole vueltas a aquella piedra, evitando las
balas que daban en aquel escudo fortuito y escaso, pensando que cada
pasada sería la última y que allí terminaría su vida. Su angustia era
enorme, porque no podía alcanzar la casa que le pillaba lejos y sin
embargo la piedra cada vea le ofrecía menos protección. En una de las
pasadas le llegaron a saltar a los ojos trozos de piedra que se desprendían por
el impacto de las balas, y allí, a veces tumbado y luego hecho un
ovillo aguantó, rezando y sudando, hasta que cesó el ataque y el avión
se alejó. "Debió acabar las balas", decía, o puede que recibiera la
orden de volver a la base.
Estuvo un rato que no podía moverse del miedo que había pasado
temiendo cada instante por su vida.
Como habían sido descubiertos, inmediatamente salieron buscando zonas
de protección hasta que llegó la noche, pero no volvió el avión tal
vez por no considerar que hubiera nadie más o por la razón que fuera.
De allí los llevaron hasta el Ebro. Mi padre como era maestro lo
nombraron cartero y teñía que llevar las cartas a las trincheras
cuando les llevaban la comida con las acémilas. 
Había muy poca gente que supiera leer y él se encargaba de leerles las cartas a algunos
soldados, y también escribía, por ellos, cuando no sabían, y así enviar noticias
a la familia o a las novias.
Muchas cartas las tenía que devolver a su cartera, porque los
destinatarios habían muerto. Al principio se mandaba un mensaje a casa
luego más adelante ya no se enviaba nada, de ahí que no supieran las
familias ni los soldados cual había sido la suerte que habían corrido
ambos.
No contaba muchas cosas mi padre, pero otra que contaba es que estuvo
en la batalla del Ebro. Aquello fue una carnicería y ellos estaban
retrocediendo en dirección a Barcelona. Un día se dieron cuenta que
todos los Jefes habían desaparecido. Los habían dejado abandonados a
su suerte; luego se enteraron que habían huido a Francia por los
Pirineos. 
Una vez el ejercito deshecho cada uno se fue por donde pudo
y él sólo andando y muerto de hambre llegó a Barcelona, vestido con lo
que quedaba de traje militar y arrastrando el Mauser como se arrastra un arado. Lo
acogieron en una casa y lo escondieron. Le dijeron que se quitase el
traje y le hicieron desaparecer el fusil y los correajes. Le prestaron
ropa y le dijeron que se mantuviera un tiempo escondido. Entonces
empezó la propaganda en la radio y por coches con altavoces por las
calles diciendo que los que no tenían delitos de sangre que se
presentasen en los Cuarteles, que no sufrirían represalias y que les
ayudarían a volver a sus casas. En la casa, donde estaba acogido, insistían en que no hiciera
caso, pero mi padre creyó lo que decían y se presentó porque no tenía
nada que temer. 
Nada más presentarse, lo trataron como a un prisionero
de guerra y lo mandaron a un campo de concentración.
Esa parte, la escribiré en otro momento, porque, aunque no es larga, tengo que recuperar y ordenar lo que sé para poder contarla.


© GatoFénix

martes, 5 de enero de 2021

Caminos distintos seguimos desde un día...Hoy lo sé.

 






Algún día, seguimos caminos distintos, pero

no me preguntes desde cuándo.
Sólo, una noche, encontré la cama tan enorme 
que no me veía en ella.
Y la habitación 
dejo de tener el auténtico sentido de su nombre: dormitorio.
Allí, solo, sólo quedaban recuerdos.
No sé...
 si las fotos de la mesita pertenecían a otra casa o eran
vestigios de un sueño.
No sé...
Te lo diría si lo supiera, 
aunque tampoco me preocupa en este momento, 
porque veo que es algo que no soluciona nada.
Vivo, al lado de los recuerdos.
Unos, estaban en la mesita, en algún cajón del tiempo, 
como testigos mudos de sucesos.
Otros, pasean por mi cabeza y danzan en los sueños entrecortados 
de cada noche.
Es como vivir un asilo domiciliario, 
en mi propiedad, 
sin servidumbre en el que el precio es el desprecio y el silencio, 
lo cual, a veces,  me da un poco de miedo...
Estoy tranquilo y lúcido.
Por un tiempo me devanaba los sesos buscando fechas o acontecimientos 
para entender aquello, pero luego vi que era una tarea inútil y desesperante.
Fuera lo que fuera, estaba muy bien urdido..
Como se puede urdir algo, trabajando meticulosamente;
con información de alguien que se manifiesta sin tapujos;
dejando abiertos todos los frentes.
Algo propio que sufre quien confía y es engañado durante largo tiempo.
Da pena. 
Mucha pena, porque mi realidad interior está muy lejos de lo real y los hechos.
Me consuela recordar al Santo Job y la pruebas que le puso el Señor;
y también, las Bienaventuranzas e incluso,
 la misma Pasión de Jesucristo, salvando las distancias.
 De Él mismo, Jesús, ante Herodes, donde... no dijo ni una palabra.
Siento mucho que mi vida haya sido tan desacertada.
Tanto, como para no saber que sí lo era. 
Tanto, que sabiendo las cosas, las he ignorado por amor; hasta pensar, convencido, 
que mi amor era correspondido.
Escrito el 23 de noviembre de 2017

© GatoFénix (Pero hasta hoy no se ha revelado el escrito)

domingo, 29 de noviembre de 2020

Soledad acompañado, una vez solo conmigo mismo. (1)

 





  

(Evocación de soledad en compañía, una vez solo conmigo mismo)

 

Hoy todo empieza en este punto

Donde el pulgar de tu mano se une al dedo índice.

Besarte ahí, es una metáfora de ti.

Al cerrar los ojos en el beso,

empiezo a sentirte, incluso…

Fuera y lejos, en el espacio y en el tiempo...

Cada pliegue del cristal de tu cuerpo,

está en la superficie de mis labios,

lo que despierta el mapa conceptual

de tu ser, y aunque ni tú misma lo sepas,

este recuerdo, no puede dejar de existir,

porque es imborrable a la ”goma”

del tiempo.

Sin embargo, sé que todo es mentira, no me engaño,

lejos del sentimiento del amor;

y puede darse el caso, que sientas,

lo que no es sino, algo inexistente,

fuera de esta inefable vibración.

Porque, lejos de ser una mentira,

El amor es,

por encima de todo, algo cierto,

aunque íntimo, personal y, que es ajeno

a lo que tú seas, a lo que tú sientas;

Porque es una vivencia existencial,

Una enorme gracia derivada de estar encarnado,

ajena al sentir del otro, porque es intransferible;

porque, de no ser así, ya sería un milagro su olvido,

que es incompatible “de facto”

con el sentimiento del amor real;

Por más incomprensible que te parezca, si

no fuiste la mano, la piel de los labios,

o ambas cosas…

de este momento que viví,

y que, en este ahora, te cuento.

Dichosa la persona que, al leer esto, su alma

viaje transversalmente en las líneas del tiempo

y se encuentre en ese oasis de éxtasis que es:

sentirse en el Todo,

en el, no tiempo, que es el Amor Infinito

de donde provenimos,

en donde nos movemos y,

paradójicamente,…

de donde salimos y a donde volveremos…

si amamos y queremos de verdad.

Y eso, vivido con alguien que esté contigo

intemporalmente desde aquel momento

indeleble.

© GatoFenix  
En todo este eclipse de Luna Nueva 29/11/2020

domingo, 15 de noviembre de 2020

Volver al Templo de la Virgen del Monte en Bolaños.




Atrás queda un verano, este de 2020, tan bisagra.
Por llamarlo algo gracioso.
Un verano que cerraba puertas y, curiosamente,
no sabíamos con certeza, que se abrieran otras.
Otras, sí sabíamos que se estaban gestando,
pero, no teníamos, la más remota idea, de tejas a bajo, claro,
de qué naturaleza eran.
Casi siempre, en circunstancias parecidas,
hemos tomado la moto y hemos hecho la ruta, mi hermano y yo,
a este Santuario de la Virgen del Monte, para,
a nuestra manera, decirle a Ella, sin palabras,
Que Ella que nos vio tantas veces de Romería,
en otros tiempos, nos vea "que allí estamos".
Pidiendo un poco de Luz y concreción 
del tiempo que nos está tocando transitar.
La verdad es,
 que cuando pedimos que se nos diga algo,
normalmente, en nuestro corazón, ya tenemos noticias.
Pero no queremos escucharlas ni verlas. 
Estamos ofuscados por nuestras propias mentiras,
y miramos para otro lado cuando hay cosas obvias  que están,
y que por muchas cosas que también intuimos, las ignoramos.
Secuelas de la infancia, diríamos.
Donde nos acunaron con mentiras y leche agria, y eso,
cuando hubo leche.
Rodeamos la Ermita y aparcamos junto a unos árboles
ya medio frondosos, que conocimos recién plantados.
Ahora todo está urbanizado.
La soberbia y la estupidez del hombre,
no tienen límites.
Son tiempos de sombra, y no precisamente,
la que puedan producir estos pobres árboles.

 © GatoFenix  


martes, 10 de noviembre de 2020

La fuente del Paseo de las Moreras

 


Agua de la fuente;
luna en el cielo:
sentimiento.

Distancia enorme de todo.
borbotones del agua,
reguero y murmullo
escucho muy adentro.

Agua de la fuente...
rebosando
cristalino aliento.

 Tristeza turquesa en vaivenes
rebosa el cuenco
de lejanos y entrañables
recuerdos.

Agua al fin lindando
con unos toneles de buen vino.
Agua y vino
con el pan del amor
para andar nuestro camino.

Cerca de aquí la Parroquia
donde cantaba "El Padre Nuestro"
Ángeles de Dios Padre Madre,
os suplico...
Un abrazo a mi soledad, 
que sea una lluvia
de Tu Aliento
de Sanación Divina.
a quien lo lea y crea.





© GatoFenix 
Tomelloso 11-10- 2020